¿Quién mandó al diputado “cometa” a rebajar las penas a favor de los corruptos?

Por: Redacción CRITERIO
redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Un diputado suplente que casi nadie conoce porque no se presenta a las sesiones del Congreso Nacional, fue quien introdujo la reconsideración del acta legislativa para reducir las penas contra los corruptos en Honduras.

diputado "cometa"
                                                                          Agapito Rodríguez

Su nombre es Agapito Rodríguez, quien es el suplente del diputado por el departamento de Lempira y presidente de la Comisión de Educación, Salvador Valeriano.
Rodríguez, fue curiosamente además el diputado suplente del actual presidente hondureño, Juan Hernández, durante el período (2010-2014) y el cuatro de mayo del 2016 fue juramento como secretario de la Junta Directiva del Colegio de Abogados de Honduras.
El “diputado cometa” como lo han bautizado sus compañeros de las bancadas de la oposición, es colega y coterráneo de presidente Hernández. En el occidente de Honduras es conocido además por ser parte de un bufete de abogados que se vincula a la familia Hernández.
En este bufete ha laborado el hermano del mandatario, Juan Antonio “Tony” Hernández, “un hombre de interés para los Estados Unidos”, por tener supuestos vínculos con el narcotráfico, según una publicación de Insight Crime. Asimismo el actual presidente de la Corte Suprema de Justicia, Rolando Argueta y otros prominentes funcionarios del Estado, originarios de la zona occidental de Honduras.
LA JUGADA CLAVE DE AGAPITO
Pese a que nunca asiste a las sesiones del Congreso, Agapito Rodríguez, apareció el pasado martes 8 de agosto e introdujo una reconsideración del acta mediante la cual se hizo la rebaja de penas ligadas a actos de corrupción y se hizo a un lado lo aprobado el jueves 3 de agosto.

Noticia Relacionada: MACCIH alertará sobre la disminución sobre penas de funcionarios ladrones

El reglamento del Parlamento hondureño establece que para una reconsideración sólo se requiere que haya quorum, que no es más que la simple mayoría de los parlamentarios, es decir 65 y que la votación alcance la mayoría, el equivalente a 38 votos. Fue bajo esas condiciones que el oficialismo representado por el Partido Nacional logró aprobar a su antojo las nuevas penas.
La acción estuvo de principio a fin plagada de malicia, ya que se discutió cuando en el Congreso casi no había presencia de diputados de la oposición y se aprovechó también la ausencia del consultor español, Francisco Javier Álvarez, experto en derecho penal, contratado con fondos de la comunidad internacional, que le apuesta al adecentamiento de la justicia hondureña.
La diputada del Partido Innovación y Unidad Social Demócrata (PINU-SD), Doris Gutiérrez, manifestó que en el Congreso de Honduras los diputados no pueden ni levantarse para ir al baño porque a su regreso se pueden encontrar con una sorpresa.
El secretario del Congreso Nacional, Mario Pérez, aceptó este martes que hubo una reconsideración del acta, pero no justificó las razones del porqué se acudió a este mecanismo. Pérez insistió constantemente y con ánimos de manipular en el contenido del Código Penal vigente.

Ahora la pregunta que cabe es: ¿Quién mandó al diputado “cometa” a rebajar las penas a favor de los corruptos?

Código Penal vigente Aprobación del pleno el 3 de agosto (Dictamen) Modificado mediante acta de reconsideración el 8 de agosto
Delito Malversación por apropiación: Pena: Dos a cinco años. Pena: Cinco a siete años Pena: Cuatro a seis años.

 

Delito Malversación por uso: Pena: Dos a cuatro años Pena: Cinco a siete años Pena: Cuatro a seis años.
Delito: Administración  desleal del patrimonio público: Pena: Tres a cinco años Pena: Cinco a siete años Pena: Cuatro a Seis años

NOTA: Si la pena se establece en menos de cinco años— que fue lo que se hizo mediante la reconsideración  del acta— ésta se reemplaza con detenciones domiciliares, trabajos comunitarios, pago de  fianza u otras medidas. 

Para el diputado del Partido Libertad y Refundación (Libre), Rasel Tomé, la reconsideración «es una práctica gansteril porque el artículo 475 se había aprobado con penas de nueve a doce años de cárcel para los delitos de malversación de caudales públicos, y en la rectificación del acta los dejaron de seis a nueve».
En la modificación se estableció una pena de cuatro a seis años de cárcel para el delito de enriquecimiento ilícito, cuando se había aprobado con penas de seis a nueve años.
Entre tanto el diputado por el Partido Liberal, Osman Aguilar, indicó que el Partido Nacional está acostumbrado a cambiar, mediante reconsideraciones, lo que se aprueba en el pleno y recordó que algo similar ocurrió con la reforma al artículo 355-B del Código Penal, que sanciona con cárcel y tipifica como terroristas a los medios de comunicación que den espacio a las protestas sociales.

MACCIH alertará sobre la disminución sobre penas de funcionarios ladrones

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- El vocero de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), Juan Jiménez Mayor,  a su regreso a Tegucigalpa ha manifestado su malestar porque los diputados del Partido Liberal y del Partido Nacional han disminuido las penas para los delitos cometidos contra el erario publico por parte de funcionarios.

Jiménez Mayor, ha ecrito en su pagina de Twitter » Ya de regreso en Honduras informo que alertaremos sobre problemas de reduccion de penas de delitos de corrupción. Mala Señal para el país».

La semana recién pasada los diputados del Congreso Nacional a excepción de los del Partido Libertad y Refundación (Libre) y del PAC ahora en el Partido de Innovación y Unidad (PINU), aprobaron rebajar las penas a los ladrones del erario público de 9 a 12 años pasó de 6 a 9 años y otras de 4 a 6 años de reclusión lo que podría permutarse por el pago de 10 lempiras por día de cárcel.

El diputado de Libertad Y Refundación (Libre),  Rasel Antonio Tomé,  explicó que, en una rectificación del acta de la sesión del 8 de agosto pasado, el Congreso aprobó por mayoría la reducción de las penas sin que trascendiera a los medios de comunicación. 

Agregó que esa es  una práctica gansteril del partido oficialista (Nacional),  porque el artículo 475 se había aprobado con penas de nueve a doce años de cárcel para los delitos de malversación de caudales públicos, y en la rectificación del acta los dejaron de seis a nueve.

Tal perece que los actuales diputados estuvieran blindándose y blindando a la gente de sus partidos para la entrada en vigencia de la ley de colaboración eficaz y de las investigaciones que están realizando la MACCIH y otras futuras en donde se señala a varios funcionarios de pasados gobiernos pero mas a los de los dos últimos periodos. 

En otro tuit Jiménez Mayor manifiesta que la potestad de reducir o incrementar las penas a los corruptos debería ser una decisión tomada por el pueblo y no por los parlamentarios.

El vocero de la MACCIH señala que lo que se planteó al Congreso hondureño fue la ampliación de las penas y no su reducción y con estas acciones se está contrariando la dirección anticorrupción que debe tomar el país para erradicar ese flagelo que tiene al país viviendo en la miseria y a unos pocos en opulencia luego de haber sido funcionarios estatales.

Igual que JOH, Confraternidad Evangélica de Honduras pide al Congreso endurecer penas

Los religiosos se pronuncian sobre todos los temas de gobierno, curiosamente siempre en la misma línea oficial, pero nunca se han manifestado sobre la ilegal reelección que pretende el mandatario

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- La Confraternidad Evangélica de Honduras de manera curiosa aparece pidiendo el endurecimiento de las penas al igual que lo ha hecho el presidente Juan Hernández.

Así lo expresan en su comunicado emitido este miércoles donde “solicitan a los honorables diputados del Congreso Nacional que emitan leyes contentivas de penas severas que se apliquen sin excepción a todo aquél que se le compruebe su participación intelectual o material en los horrendos crímenes que actualmente aterrorizan a la población hondureña”.

Atribuyen la migración a los actos delictivos en el país, pero no hacen referencia a la falta de empleos y oportunidades para los hondureños.

De igual manera se ponen a la orden de las autoridades estatales para contribuir con los programas de prevención orientados a la reducción de la delincuencia.

SOLICITUD AL CONGRESO NACIONAL

Ante el evidente incremento de nuevas modalidades de asesinato, crueles y despiadadas que van desde decapitaciones hasta desmembramientos, ejecutadas por personas deshumanizadas, sin temor a Dios ni amor al prójimo, la CONFRATERNIDAD EVANGELICA DE HONDURAS solicita a los honorables diputados del Congreso Nacional que emitan leyes contentivas de penas severas que se apliquen sin excepción a todo aquél que se le compruebe su participación intelectual o material en los horrendos crímenes que actualmente aterrorizan a la población hondureña.

Pedimos a los honorables diputados consideren las consecuencias negativas que esos hechos sangrientos dejan como resultado, siendo algunas de ellas las siguientes:

  1. Desintegración y destrucción de las familias por la pérdida de sus seres queridos.
  2. Migración de hombres, mujeres y niños hacia otros países tratando de salvar sus vidas.
  3. Debilitamiento de la economía nacional por cierre de negocios, o temor para abrir nuevos, ocasionados por la extorsión practicada por grupos delincuenciales.
  4. Baja participación de inversión extranjera por los altos niveles de inseguridad.
  5. Pérdida de la libertad de movilización y la paz de la ciudadanía honrada que sufre el terror de ser víctima, aún en sus propios hogares.

Esperamos que los diputados del Congreso Nacional respondan favorablemente a esta solicitud, teniendo como principal motivación la protección de las vidas del pueblo que les eligió.

Asimismo, la CONFRATERNIDAD EVANGELICA DE HONDURAS patentiza su solidaridad con las familias que de una u otra forma han sido golpeadas por tan repudiables actos delictivos.

De igual manera nos ponemos a la orden de las autoridades estatales para contribuir con los programas de prevención orientados a la reducción de la delincuencia.

«El producto de la justicia será la paz; tranquilidad y seguridad perpetuas serán su fruto.». Isaias 32:17

Tegucigalpa, M. D. C. 18 de enero de 2,017. Confraternidad Evangélica de Honduras.