Amnistía Internacional observará el juicio contra asesinos de Berta Cáceres

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- Amnistía Internacional observará el juicio de ocho personas acusadas del asesinato en 2016 de la defensora de los derechos humanos hondureña Berta Cáceres, que comenzará el próximo lunes 17 de septiembre en la Corte Suprema de Justicia en Tegucigalpa.

«Es crucial que las autoridades hondureñas aseguren que este juicio cumpla con los estándares internacionales de equidad y que la justicia prevalezca en uno de los crímenes más emblemáticos en la historia reciente de la nación», dijo Erika Guevara-Rosas, directora de América para Amnistía Internacional.

                                                                            Erika Guevara Rosas, directora de América de Amnistía Internacional

«En un país plagado de amenazas y ataques contra defensores de los derechos humanos terrestres y ambientales, el sistema judicial de Honduras puede establecer un precedente importante al defender los derechos de la familia de Berta a la verdad, la justicia y la reparación y al demostrar que el asesinato de defensores de los derechos humanos queda impune «.

“Es crucial que las autoridades hondureñas garanticen que este juicio cumpla con los estándares internacionales de equidad y que la justicia prevalezca en uno de los crímenes más emblemáticos en la historia reciente de la nación”

Erika Guevara-Rosas, directora de América de Amnistía Internacional

Una representante de Amnistía Internacional, Kathy Price, asistirá al juicio del 17 al 19 de septiembre, mientras que otros miembros de la organización supervisarán los procedimientos de forma remota y en persona durante el resto del juicio. El precio estará disponible para entrevistas en persona, en Skype o por teléfono.

La misión de observación tiene como objetivo monitorear el cumplimiento por parte de las autoridades de las garantías de un juicio justo para garantizar que todos los responsables de la muerte de Cáceres sean llevados ante la justicia. Amnistía Internacional ha expresado en repetidas ocasiones su profunda preocupación por el hecho de que la investigación realizada por las autoridades hondureñas haya sido gravemente defectuosa y no haya investigado las pistas sobre quienes pueden haber estado involucrados en ordenar su asesinato.

Fondo: El 2 de marzo de 2016, Berta Cáceres, defensora del medio ambiente y de los derechos indígenas, fue abatida a tiros por hombres armados en su casa en Intibucá, Honduras. Junto con otros miembros del Consejo Cívico de Organizaciones Indígenas y Populares de Honduras (COPINH), había hecho campaña contra el proyecto de la presa hidroeléctrica Agua Zarca y el impacto que tendría en el territorio de la gente indígena Lenca.

“En un país plagado de amenazas y ataques contra defensores de los derechos humanos, el sistema de justicia hondureño puede establecer un precedente importante defendiendo los derechos de la familia de Berta a la verdad, la justicia y la reparación y demostrando que el asesinato de defensores de los derechos humanos no irá impune”

Erika Guevara-Rosas, directora de América de Amnistía Internacional

La Fiscalía hondureña ha acusado a ocho personas del asesinato de Cáceres, incluidas algunas personas vinculadas con Desarrollos Energéticos SA (DESA), la empresa que construye la presa de Agua Zarca y otras vinculadas con el ejército, pero COPINH teme que las autoridades hayan no investigó a ningún funcionario de alto rango en el gobierno o la compañía por supuestamente haber ordenado su asesinato.

Amnistía Internacional ha documentado un patrón de amenazas y una mayor estigmatización contra quienes buscan la verdad, la justicia y la reparación de los asesinatos de Cáceres y otros que se atreven a informar sobre las acciones de empresas poderosas contra los pueblos indígenas locales o las comunidades rurales.

El año pasado, la ONG Global Witness nombró a Honduras como el país más mortífero del mundo para los defensores de los derechos humanos ambientales, y documentó a más de 120 defensores asesinados allí desde 2010.

COPPPAL observará elecciones en Honduras

Tomado de UneTV

A casi un mes que la Alianza de Oposición contra la Dictadura en Honduras, oficializara una denuncia en el pleno del Congreso Nacional por el “desarrollo evidente de un complot que conduce indudablemente a un fraude electoral” en los comicios generales que se celebrarán el 26 de noviembre, las misiones internacionales han encendido sus alarmas y se alistan para arribar a Honduras.

Se trata en esta ocasión del interés de parte de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y El Caribe (COPPPAL), presidida por Manolo Pichardo, de enviar una fuerte delegación para cumplir en el desarrollo de las generales del 26N con una veeduría electoral, en atención de las pretensiones de un fraude electoral.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) en Honduras, recibió una carta formal de parte del Secretario Electoral de la Alianza de Oposición, Oscar Rivera, para remitir el interés del presidente de la COPPPAL, para presentar una misión observadora para los comicios.

Cabe destacar que la COPPPAL viene desarrollando misiones de veeduría electoral, por más de 30 años en los diferentes países de América Latina y El Caribe para contribuir a la transparencia de los procesos y el fortalecimiento de la democracia en la región y el fortalecimiento de los partidos políticos. En ese sentido, el secretario del TSE, Alejandro Martínez, acusó de recibo la intención de la Conferencia de los Partidos Políticos y en las próximas horas podría recibir la luz verde para que esa misión internacional también acompañe y resguarde el proceso.

EN LA MIRA.

Honduras esta puesta en la mirilla internacional ya que desde el Golpe de Estado de 2009, los índices de violencia, la criminalidad, la corrupción y la impunidad se han incrementado.

Hace pocas horas, la iglesia católica en Honduras inspirada en los preceptos del papa Francisco, redactó un comunicado oficial donde fustigó al actual régimen por el declive del Estado de Derecho profundizado en los últimos cuatro años. Asimismo, dejo en relieve, su preocupación por la poca transparencia que existe en el país, así como por la concentración de poder en la silla presidencial. Otra de las preocupaciones fue la reelección impuesta de manera ilegal por quienes gobiernan, entre otras.

En las elecciones generales hondureñas de noviembre participarán diez partidos políticos con nueve candidatos a la Presidencia, de los que solamente tres tienen opción de triunfo.

CONTINUISMO VS DEMOCRACIA.

El gobernante Partido Nacional buscará su tercer triunfo consecutivo desde 2009 cuando contribuyeron directamente al Golpe de Estado y el segundo al frente del actual presidente del país, Juan Orlando Hernández.

Es necesario recordar, que la democracia es un régimen político cuyo fundamento es la igualdad sustantiva, real, de todas y todos los ciudadanos, o igual libertad para todos. En consecuencia, como segunda característica, la democracia es el régimen en que los empobrecidos, las clases subalternas, constituidas en movimiento político, organizan el poder político y establecen las condiciones materiales que posibilitan realmente la igual libertad.

Ese precepto, de acuerdo a las estadísticas nacionales en Honduras, es una contradicción naturalizada por el sistema económico neoliberal desprendido desde el recetario del Consenso de Washington. Para el caso, Honduras luego del golpe de Estado se convirtió en el país más violento del mundo, el segundo más pobre de Latinoamérica y el más alto en niveles de impunidad del Continente. A 39 días para que se desarrollen las elecciones generales de Honduras, la Alianza de Oposición ha llamado al pueblo hondureño para que salga a votar masivamente y poder vencer el fraude electoral que pretende montar el oficialismo y que con pruebas han denunciado.

La respuesta a una democracia insatisfactoria y deficiente es más y mejor democracia – con todos (as) y para todos (as). De ese modo se hará factible hacer con ella y desde ella la transición hacia un nuevo paradigma de desarrollo social, democrático y sustentable.