ONU pide no usar militares para reprimir las manifestaciones en Honduras (vídeo)

 

Señalan el uso extensivo e indiscriminado del gas lacrimógeno para disolver las manifestaciones del pueblo que tiene derecho a la protesta

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-La vocera del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), Elizabeth Throssell, pidió al Gobierno de Honduras evitar la presencia de las Fuerzas Armadas y de la Policía Militar en manifestaciones, y que reconsidere las leyes que regulan el uso de la fuerza en las mismas.

     Elizabeth Throssell, vocera del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

En la rueda de prensa de cada quince días en la ONU,  Throssell mostró su preocupación por el clima de agitación que vive el país desde la celebración de las elecciones presidenciales el pasado noviembre, que según la oposición fueron fraudulentas.

Throssell manifestó: “Pedimos a las autoridades hondureñas que eviten la presencia de la policía militar y las fuerzas armadas en las manifestaciones, ya que son funciones para las que no han sido entrenadas ni equipadas”, detalló.

Añadió que la oficina del Alto Comisionado en Honduras,  alertó del uso “extensivo e indiscriminado” de gas lacrimógeno para disolver las manifestaciones celebradas el pasado 12 de enero, al tiempo que condenó los actos de vandalismo que se registraron durante las protestas.

Más Adelante añadió: “Reiteramos el llamamiento hecho por nuestra Oficina en Honduras a las autoridades para emprender una evaluación de las normas de enfrentamiento, incluyendo el uso de la fuerza, que debe únicamente usarse cuando sea necesario y proporcionado, de acuerdo con el derecho internacional”.

Nota relacionada OACNUDH expresa profunda preocupación por la situación de violencia post-electoral

Throssell expresó que debería existir responsabilidad pública por el uso letal de la fuerza, que debería estar estrictamente restringido a la protección de la vida.

Además hizo un llamado a los partidos políticos, medios de comunicación y a la sociedad civil “que se abstengan de cualquier declaración que pueda interpretarse como una incitación a la violencia”.