Mario Fumero en contra de privilegios para pastores de iglesias evangélicas

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-El reverendo, Mario Fumero, dijo que las iglesias evangélicas prósperas deben otorgar ayuda económica a pastores pobres y de tercera edad y no andar pidiendo dinero al gobierno ensanchando el desprestigio de las iglesias protestantes en Honduras.

Aseguró que la cúpula de la Confraternidad Evangélica no debe acudir al gobierno a solicitar privilegios para los pastores, excluyendo a la población del campo y a las personas de la tercera edad que sobreviven en condiciones de miseria.

Noticia Relacionada: Bonos y seguro social para pastores pide Confraternidad Evangélica al Gobierno

«Yo espero que la Confraternidad recapacite y le pida al gobierno que haga extensivo este bono no solamente a los pastores, sino a todos los de la tercera edad que carezcan de pensión, de seguridad social y que estén en extrema pobreza», dijo Fumero en una transmisión en Facebook Live. 

El liderazgo de la Confraternidad Evangélica acudió al gobierno de Juan Hernández pidiendo fondos públicos para que se financie la incorporación de los pastores de tercera edad al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), aunque no han aportado para ser beneficiarios, y bonos en dinero, alegando que han sido golpeados por la pandemia del Covid-19, según el pastor Oswaldo Canales.

«Debemos tener cuidado de no pisar terreno peligroso. Aceptar una dádiva a favor de los pastores de un gobierno y que no sea amplio e igual para todos puede despertar sospechas y desprestigio”, comentó Fumero.

«No solamente por ser pastores debemos tener más privilegios que los demás. Hay campesinos y personas que quizás están en peor condición que un pastor», agregó. 

Fumero sostuvo que la Confraternidad Evangélica «es responsable de recolectar entre las iglesias, fuertes recursos para ayudar a los que no lo tienen», tal como se establece en la palabra de Dios, en la biblia, en Corintios 8.14.

En la Confraternidad Evangélica figuran varias prósperas iglesias, algunas de ellas propietarias de centros educativos, clínicas de salud, hoteles y otras propiedades en edificios y tierras en zonas urbanas y rurales, al grado que estas posesiones, en muchos casos, han dividido a sus pastores culminando en el fraccionamiento de estas agrupaciones.

«Ustedes darán de su abundancia lo que a ellos les falta, y ellos, a su vez, darán de lo que tienen para que a ustedes no les falte. Así reinará la igualdad», dice el versículo de la Biblia citado por el Reverendo Fumero. 

«Es un deber de las iglesias grandes ayudar a las pequeñas porque este es el espíritu de la palabra», insistió el religioso en su consejo a la cúpula de la Confraternidad Evangélica.

Entre las «iglesias grandes» en Honduras se encuentran, Vida Abundante que tiene como pastor general a Evelio Reyes; la del Centro Cristiano Internacional (CCI), dirigida por el pastor Alberto Solórzano y Mi Viña por el pastor Mario Tomás Barahona.

Algunos de los pastores de estas iglesias viven en fastuosas residencias y son propietarios de vehículos y bienes, lo que contrasta con la pobreza en que vive más del 60 por ciento de la población hondureña.

“Vamos a elecciones o hay continuismo”: Mario Fumero

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Para el reverendo, Mario Fumero,  la celebración de elecciones dentro del sistema constitucional son valederas, porque el problema  no está en que se desarrollen en tiempos de la pandemia sino en  la forma en que se van a llevar a cabo y las campañas que se utilizarán para dicho propósito.

Noticia Relacionada: Justicia de Honduras admite recursos de amparo contra las elecciones de 2017

Fumero aconsejó a los políticos que inviertan menos dinero en las campañas y en las movilizaciones masivas porque la situación de Honduras no está para eso. Sin embargo, dijo que, en la realidad el pueblo solo tiene dos opciones: ir a las elecciones o dejar que siga el continuismo. “Creo que preferimos que haya elecciones y no romper el calendario democrático del país”, continuó diciendo el también director del Proyecto Victoria.

Señaló que, por falta de valores, la corrupción es un mal endémico en todas las esferas del Estado, pero que no podemos obviar los derechos ciudadanos ante la situación de la pandemia que viven los hondureños.  Ante tal situación,  Fumero plantea priorizar la forma  de llegar a las urnas  sin poner en riesgo a los electores y combinar la política con la salud, cuidando al  individuo sobre los derechos ciudadanos.

Indicó que el éxito de las elecciones dependerá de cómo evolucionen las cosas en el futuro y de cómo se desarrolle la campaña, porque el riesgo es inminente mientras no haya una vacuna contra el Covid 19.  “El éxito o el fracaso va ser determinado por la seguridad  si no hay vacuna antes de las elecciones”, aseveró Fumero, en el foro, Políticos en Tiempos de la Pandemia, desarrollado por TSI. 

Sobre el tema, también participó el sociólogo,  Eugenio Sosa,  quien es del criterio que la política, en el marco del Covid -19 se vuelve necesaria  porque es de ahí donde se deben derivar las buenas instituciones y los mejores estadistas que le propongan a  la sociedad  una mejor gestión de la pandemia.

Según Sosa, lo que ahora hay en Honduras es una degeneración de la política y un grupo de políticos que han perdido la calidad política y la moral poniendo  intereses personales a través de la corrupción y los  intereses partidarios por un triunfo electoral. Aseguró que los partidos políticos en un contexto de pandemia deberían reflexionar al conocimiento y a la forma de cómo mejorar la gestión de la pandemia.

“Pero si lo vemos por el lado politiquero es lamentable que se tomen primero intereses personales o partidarios”, dijo el sociólogo, quien agregó que se ha perdido la posibilidad de que en los momentos más críticos haya convergencia en Honduras.

De igual manera, expresó que Honduras es el país con más desigualdad de América Latina, con una gran cantidad de pobreza y que ese conglomerado va aprendiendo en el camino a vivir con la pandemia usando mascarilla y a desarrollar su día día sin importarles si hay o no segunda vuelta electoral. 

Apuntó que una ciudadanía interesada por la democracia o por la política requiere de ciertas condiciones sociales, pero aclaró que en el país hay un sector importante de la población preocupado por las situaciones políticas y por la corrupción, que son los que se involucran activa o pasivamente con preguntas, como ¿dónde está el dinero?

“Y que hay un gran sector que todavía sigue siendo presa de las políticas clientelista y asistencialistas de los políticos porque los grandes niveles de pobreza no van de acuerdo con la democracia”, concluyó Eugenio Sosa.