Honduras, el país con más amputados por la bestia

Reportaje elaborado por María Cidón y Priscila Hernández

redaccion@criterio.hn /colaboración Connectas

Medio en risa, medio serio, dice Rony que uno se asusta de ver tanto hondureño en las rutas del migrante hacia Estados Unidos. Él lo sabe porque a sus 27 años lo intentó cuatro veces, dos con éxito pero fue deportado, una tercera fue detenido en México y en la última, en 2012, le fue peor porque perdió las dos piernas al caer del tren. Pero con todo es un muchacho alegre y jovial, cariñoso con las personas mayores de las cuales cuenta que se ganó su afecto mientras se recuperaba de las heridas en un asilo de hermanas de Santa Teresa de Calcuta en San Luis Potosí.

Según reporta el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) entre 2012 y 2014, 71 hondureños han resultado amputados. Y es que gran parte de los migrantes que resultan lesionados de gravedad y que toman la peligrosa ruta del tren por la ser la vía más rápida, son de este país. La mayoría salen por la frontera de Guatemala con México por Tenosique, donde es más rápido llegar hasta el tren, esto lo expone más mientras que mucho de los migrantes de Guatemala y El Salvador son frenados antes en controles migratorios, principalmente en la zona de Tapachula, Chiapas.

 ¿Y por qué son más los hondureños?

Los migrantes consultados suelen citar dos factores: pobreza y violencia, y aunque estas dos temáticas son comunes en los países del Triángulo Norte, en Honduras se disparan las cifras. El segundo país más poblado de la región, con 8.1 millones de habitantes (2013) ha estado a la cabeza del ránking de homicidios en los últimos años. En 2012 fue el país con más muertes violentas del mundo sin ser un país en conflicto. Se cometieron 7,172, es decir que la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes fue 90,4, según Informe Global de Homicidios 2013 de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Ese mismo año en El Salvador se cometieron 2,594 asesinatos, con una tasa de 41,2 y en Guatemala 6,025, con una tasa de 39,9 homicidios.

 Además de los tres países del Triángulo Norte, Honduras es el que tiene el Índice de Desarrollo Humano (IDH) más bajo situándose en el puesto 129. Y es que más de dos tercios de la población vive en pobreza y cinco de cada 10 hondureños en extrema pobreza, según datos del Banco Mundial para 2012. En las zonas rurales, esa proporción aumenta a seis de cada 10 hogares en extrema pobreza. Otro “buen motivo” para probar suerte en otro lugar.

Sin embargo la población inmigrante es la segunda más baja de los tres países, con un 0.3% de su población, es decir 1.2 por cada 1,000 hondureños. Mientras Guatemala registra uno por cada 1,000 y El Salvador siete de cada 1,000, según cifras de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).

Pero quizás uno de los factores que más incide en que los hondureños registren la cantidad más altas de migrantes amputados es también la visibilización del fenómeno que se ha logrado en su país. Y en esto Honduras también destaca al ser el único país de la región que desde 2009 cuenta con una organizacion no gubernamental especializada en apoyarlos, la Comisión Nacional de Apoyo a Migrantes Retornados con Discapacidad (Conamiredis) que trabaja con el apoyo de la Pastoral de Movilidad Humana. A la fecha han atendido a 400 migrantes, siendo el 95% de ellos amputados por La Bestia. De esa cantidad, mantienen un contacto permanente con 250 de ellos, a quienes les ofrecen un apoyo integral, pero no asistencialista, señalan sus representantes.

Rony

Rony espera a que le tomen las medidas para hacerse unas prótesis nuevas en la Fundación Nueva Vida de Choluteca, Honduras. Foto: María Cidón

 Entre los ultimos logros de la Conamiredis está el haber carnetizado a muchos de ellos como personas con discapacidad para que el gobierno hondureño subsidie descuentos para el transporte público, servicios médicos, espectáculos, etc.  Aunque todavía falta que el Estado divulgue más estas facilidades porque algunos migrantes denuncian que se han burlado de ellos al mostar el carnet cuando abordan el bus.

“El trabajo que hacemos en conjunto con el CICR es que nosotros le damos seguimiento, monitoreo y detención de casos a las personas que vienen repatriadas de México o que han sido identificadas de años anteriores”, dice Karen Núñez, coordinadora de Conamiredis.

Karen indica que en 2014 fueron repatriados por vía aérea 18 casos de hondureños amputados, pero que gracias a las salidas diarias al terreno y las visitas que hacen en el seguimiento a otros casos les informaron de otros  que no aparecen en los registros del CICR. “Solo el año pasado identificamos a 20 personas que habían sufrido en la ruta migratoria en años anteriores, para nosotros son nuevos porque no los teníamos en la base de datos. Entonces nosotros decimos que en 2014 hubo 38 personas retornadas, identificadas con discapacidad”.

 Pero antes de Conamiredis, en Honduras ya había surgido un movimiento propio de migrantes, algo que por el momento no ha sido replicado en los países vecinos, se trata de la Asociación Nacional de Migrantes Retornados con Discapacidad (Amiredis) que se hizo famosa en 2014 al realizar una caravana hasta México para reunirse con el presidente Enrique Peña Nieto. A finales de febrero pasado montaron de nuevo una gira, esta vez para ir hasta la mismísima Casa Blanca en Washington, y reunirse con el presidente de los Estados Unidos,  Barack Obama. “Vamos a salir un aproximado de 40 personas para hablar con él y explicarle a Obama los planes que tenemos porque sabemos que nos va a recibir porque es parte de la pérdida del futuro de nosotros”, dice Norman Varela, vicepresidente de Amiredis.

karen y Norma

Karen Núñez, coordinadora de Conamiredis y Norman Varela, vicepresidente de Amiredis. Foto: María Cidón

Norman nació en Puerto Cortés, municipio de la costa caribeña de Honduras, y presume de su ascendencia garífuna (afrodescendientes centroamericanos). Es un tipo alto, grande, de voz grave, sus carcajadas casi intimidan. Dice que se volverá a subir al tren si es necesario y que en su país no le dan oportunidades porque al verle su prótesis lo marginan. Pero él la muestra con orgullo. ”Estoy orgulloso de cargar esta prótesis que yo camino y sé que muchos pueden hacer lo mismo, caminar con una prótesis, la vida no se ha acabado ahí. Yo uso bastón con una ética, para que me miren que soy una persona con discapacidad y que necesito el apoyo de ellos, eso es lo que representa el bastón: apoyo”, expresa Norman.

 A mediados de marzo, la caravana de 17 migrantes en ruta a Washington ya había llegado al DF donde solicitaban al consulado de su país en México que les extendiera pasaportes para continuar su camino con pancartas que decían:  “somos guerreros anónimos”.

La vida después de la bestia

Reportaje elaborado por María Cidón y Priscila Hernández

redacción@criterio.hn/colaboración Connectas

portada-la-vida-después-de-la-bestia

Hay otra cara dolorosa de la migración: la de los mutilados que no alcanzan a llegar a limpiar casas, sembrar naranjas o barrer los hoteles de Los Ángeles, Boston o Nueva York. Las masivas deportaciones no han sido una barrera para romper el “sueño americano de los centroamericanos”, pero las caídas o accidentes en las vías del tren, más conocido como La Bestia y mediante el cual tratan de  llegar a Estados Unidos, les truncan esa meta y hace que se tengan que enfrentar a una nueva condición con discapacidad.  

Tras la mutilación, la lucha por la supervivencia les deja  varias opciones: volver a intentar llegar a Estados Unidos, con prótesis o sin ella,  quedarse  en México  o regresar al lugar que algunos llaman “casa”.

Ante el riesgo de los migrantes de ser extorsionados, secuestrados o víctimas de trata; la discapacidad causada por el tren pasa a un segundo plano, sin embargo ahí siguen las personas migrantes mutiladas en silla de ruedas, con su prótesis o muletas.

Y es que al menos 476 migrantes fueron mutilados por el tren, perdieron su pierna, brazos o ambas extremidades entre 2002 y 2014, según datos del Instituto Nacional de Migración (INM) y el Comité Internacional de la Cruz Roja en México (CICR).

Esta cifra supone un promedio de 37 casos al año. Pero a esta cantidad se le sumaría una cifra negra de los que fallecieron, nunca fueron hallados o simplemente fueron atendidos por otras instituciones en su ruta.

 “Señora fíjese que me pasó un accidente ¿Qué te pasó? Me caí del tren  ¿Te caíste?  ¿Pero no te golpeaste? Pues no tanto los golpes, los golpes sanan  ¿Y entonces?  Ah, lo que pasa que me mochó las canillas el tren”.

 Así fue como Juan Antonio, salvadoreño de 32 años, le comunicó a su esposa que había perdido las dos piernas por debajo de la rodilla. Una tragedia similar a las de cientos de centroamericanos que un día comenzaron su camino para alejarse de sus familias, sus casas y su vida en busca de un futuro mejor. Dentro de sus planes no estaba previsto regresar con discapacidad, y aunque  algunos conocen a un vecino o amigo que perdió sus piernas por el tren, muchos otros ignoran los riesgos durante el trayecto por  México y los 5,000 kilómetros que los separan de la frontera con los Estados Unidos.

 “A todos nos chupó La Bestia”, suelta  la frase Fernando, migrante salvadoreño, y resume así los accidentes a bordo del tren.  Los orígenes de estos accidentes son tan diversos como las razones que  expulsan a  los migrantes de El Salvador, Honduras, Guatemala.  No medir  la velocidad del tren, quedarse dormidos a la mitad de viaje y el descarrilamiento del tren son algunas de las muchas causas por las que cayeron y perdieron una de sus piernas, brazos o ambas extremidades.bestia 2

 Como le pasó al hondureño William:  “en la agarrada del tren al subir uno se equivoca, piensa que el tren va despacio y ya a la hora de tomarlo va recio. Eso me pasó. Me equivoqué, lo quise agarrar con una mano, con la otra llevaba comida, agua y no aguanté el jalón del tren, me solté y me caí”. Ahora William usa una prótesis mientras trabaja como agricultor en Honduras.

La  amputación del brazo derecho de Wilfredo queda oculta bajo la tela de su camisa verde. Originario de San Pablo Tacachico, departamento de La Libertad en El Salvador, cuando ya llevaba más de la mitad de su viaje por México y sentía que tenía “el pie seguro” en Celaya, Guanajuato su travesía fue interrumpida. Su accidente ocurrió el 2 de Mayo de 2014.

 “Tumbaron a tres ese día, íbamos en ese vagón 25 personas, en la parte de arriba del tren. En ese tren éramos más o menos 600 personas, el puñado de migrantes. Nosotros huimos de nuestros países por la delincuencia y nos venimos a topar con la misma delincuencia  acá”, recuerda. Después un largo silencio en medio de su relato, y sigue: “Llegan y tumban a la gente, el que no tiene dinero ahí lo avientan, el tren va en marcha y van tumbando como si es basura usted, así lo tumban a uno”. Después de que lo arrojaron, no recuerda cuánto tiempo pasó para que llegara la Cruz Roja Mexicana  por él y otro migrante que perdió su pierna ese mismo día.

 Fue a partir del 2011, según describe la coordinadora regional de migración del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Marie Astrid Blondiaux, que inició formalmente el trabajo de este organismo internacional: “después de un análisis más profundo vimos claramente que las personas migrantes, no sólo las amputadas, constituían y todavía lo constituyen uno de los grupos más vulnerables de la población en la región”.

Aunque hay un subregistro, el CICR en México contabiliza 103 casos de migrantes amputados entre 2012 y 2014. En 2012 fueron atendidas 41 personas amputadas, mientras que en 2013 y 2014 la cantidad fue la misma, 31 casos respectivamente.

Hondureños y cada vez más jóvenes es el perfil de los migrantes mutilados por el tren, 71 migrantes procedentes de este país fueron atendidos por amputaciones, mientras que los salvadoreños fueron 17 y los guatemaltecos 12. Además se reportan atenciones a tres nicaragüenses en 2012. Y aunque la cantidad es variable por años, con una aparente tendencia a la baja (ver gráficos), los casos de migrantes gravemente lesionados o enfermos ha aumentado en ese periodo, pasando de 24 atenciones en 2012, a 33 en 2013 y 43 casos en 2014.

A través de un mapa de México, el CICR ubica dónde ocurren la mayor parte de accidentes con el tren que generan una mutilación.  El 36% en el estado de Veracruz, donde en el 2014 se reportaron 11 personas resultaron mutiladas por el tren en esa zona, seguido por el estado de Tabasco. Estos datos coinciden con la ruta ferroviaria por donde pasa La Bestia.

bestia 3

En el 2014, año en el que aumentó el flujo migratorio de niños y niñas, el Comité Internacional de la Cruz Roja reportó cinco casos “tuvimos una frecuencia más alta en el caso de menores amputados y heridos”.   Entre esos niños atendidos está el de un bebé  de 11 meses que perdió su pierna izquierda cuando  cayó del tren junto  a su madre el 28 de Mayo de 2014 en la ciudad Ixtepec, en  Oaxaca.

Esta  familias hondureña procede  de una comunidad garífuna (afrodescendientes de Centroamérica) y huían de su país por la violencia. En el mismo estado de Oaxaca, en Julio de 2014,  al descarrilarse el tren “La Bestia” un adolescente migrante guatemalteco de 17 años que perdió una de sus piernas.

 En México los llamados “Grupos Beta” del Instituto Nacional de Migración, creados en 1990 para auxiliar a migrantes víctimas de la delincuencia en su tránsito por México, registra los casos de  “asistencia y protección a los migrantes”,  en sus informe de actividades. Desde 2002 y hasta 2011 se incluye la cantidad precisa de migrantes mutilados: uno en 2002, 35 en 2003, 85 en 2004, 96  en 2005, 74 en 2006, 39 en 2007, 15 en 2008, 14 en 2009, ocho en 2010 y seis en 2011.

 En total, desde 2002 a 2011 y según esta información oficial del Instituto Nacional de Migración en México,  373 personas fueron mutiladas por el tren “ La Bestia”. Sin embargo estos datos no aclaran si la mutilación fue de un brazo, una pierna o ambas extremidades.

 En los últimos tres años los informes del INM fueron menos específicos. En 2012, informó que auxiliaron a 102 migrantes aunque continúan sin aclarar  cuántos de ellos fueron personas mutiladas por el tren.  Estos datos corresponden a la administración del Presidente Enrique Peña Nieto; la información no especifica qué tipo de lesiones o heridas fueron las que presentaban las personas heridas o  su  nacionalidad, sólo dice que “incluye a los migrantes lesionados o heridos y a los mutilados atendidos por los Grupos Beta de protección a migrantes”, tampoco mencionan la palabra “tren” como origen de la discapacidad. Lo mismo ocurrió en 2013, cuando se registraron atenciones a 1,577 migrantes  “ lesionados o heridos atendidos” ; y en el 2014 cuando atendieron a 558 migrantes también “ lesionados o heridos” a las que ofrecieron primeros auxilios y atención prehospitalaria.

 Las presas de La Bestia

Lo que solamente aparece como cifras en los informes del Instituto Nacional de Migración son los rostros que Doña Olga Sánchez Martínez ha conocido en la sala de urgencias del Hospital Regional de Tapachula desde 1990. Ella reconoce que aún viviendo en la frontera del sur de México ignoraba, como muchos, que hubiera gente amputada por el tren porque el silencio se imponía por la cotidianidad. Tan acostumbrados estaban al silbido del tren que los migrantes pasaban como fantasmas. Entre enfermeras y doctores Doña Olga vio como “el hospital recibía y recibía, los aventaba como cualquier objeto a un cuarto: “esos son migrantes, esos son de Honduras, esos son de El Salvador…esas son las basuras que están aquí”. Ella los tomó como hermanos.

 Virgilio, originario de Honduras, perdió a inicio de año su pierna izquierda al caer al  tren. Él es de los que esperan a que sus heridas sanen para volver a sus países mientras en el Albergue “Jesús, el Buen Pastor” encuentran un  hogar de paso donde reciben la prótesis donadas por el Comité Internacional de la Cruz Roja, a través de su programa de asistencia a migrantes.

 “Estuve un tiempo viviendo en mi patria. Después de mi accidente en Honduras viví cuatro años, después me vine para México y así he estado viniendo y saliendo”, dice Raúl para explicar su vida desde aquel 2006 en que su viaje hacia Estados Unidos quedó detenido cuando perdió sus dos piernas. Él vive en Tapachula, Chiapas, junto a otros migrantes que siguen  sin retornar a Honduras, El Salvador o Guatemala; algunos intentan vivir del comercio,  pero la mayoría pide dinero en las calles.

Otras víctimas de La Bestia ya regresaron a sus países de origen, donde una nueva lucidez ganada tras adquirir la condición de discapacidad les hace señalar claramente que las injusticias que los empujaron a salir continúan y se repiten con ellos una vez más, retornados y con discapacidad.

“Yo tengo cuatro hijos y los cuatro estudian. Yo pago renta, yo vine a hablar a Casa Presidencial para que nos apoyaran con un plan de vivienda, eso fue hace dos años y todavía no se realiza. En este momento yo estoy debiendo siete meses de renta y quieren que yo desaloje”, dice Norman, hondureño mutilado en 2005 y vicepresidente de la Asociación de Migrantes Retornados con Discapacidad (Amiredis).

Norman Varela,  de Choluteca, Honduras besa su prótesis
Norman Varela, de Choluteca, Honduras besa su prótesis

 Una nueva amenaza

En 2013, el Instituto Nacional de Migración de México (INM) reportó 63,843 migrantes repatriados y el 96.7% procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador. Cerca de la mitad son detenidos cerca de la frontera con Guatemala y devueltos desde Chiapas, al sur de México.

El goteo es incesante y aunque algunos de los migrantes planean volver a intentar llegar a Estados Unidos, no todos se dieron cuenta que la ruta migratoria cambió en México a partir del Programa Frontera Sur que lanzó el Gobierno Federal en agosto. El tren dejó de cargar a miles de migrantes arriba de sus vagones, que ahora se mueven entre los matorrales y montes caminando largos trayectos. A pie y hasta por ruta marítima, los migrantes tienen que esquivar los operativos del Instituto Nacional de Migración.

 Los activistas que atienden en diferentes albergues, como la Casa del migrante “Hogar de la Misericordia” en el municipio de Arriaga, Chiapas, advierten que la nueva infraestructura ferroviaria, el cambio de durmientes o mallas ciclónicas en diferentes puntos exponen más a los migrantes. Advierten que esto los invisibiliza al tener que tomar nuevas rutas y aumenta el riesgo de lesiones o mutilaciones.

 El sufrimiento conocido por unos e ignorado por otros no frena el viaje de muchos que desean llegar hasta Estados Unidos. Marvin, uno de los migrantes que espera tomar el tren en Arriaga cuenta que Juan Carlos, su vecino en Honduras, perdió sus piernas por el tren. Al preguntarle si esto no le da miedo, responde: “Mi suerte va a ser otra”.