El inicio de la caída de Carías

Por: Emilio Fonseca
Dos momentos visibles caracterizan al movimiento opositor al caríato: un primer momento que desde 1933 hasta 1941, que se manifiesta por una oposición clandestina, oral y escrita, con intentos de derrocamiento al dictador, que fracasaron; es un movimiento desunido, con brotes de revueltas aislados, esto se debió a que el régimen hizo gala de la represión, la persecución, la violación a las libertades públicas, su afianzamiento en el poder y la declaración del Estado de Sitio. El segundo momento es más diferente.

Los movimientos populares que derrumban las dictaduras de Guatemala la y El Salvador serán un valioso ejemplo para el movimiento opositor hondureño, éste se vuelve sistemático y abierto, se crearán nuevos periódicos, aparecerán más hojas volantes, habrá manifestaciones e incluso, el Presidente Carías sufrirá atentados contra su vida. Veamos los hechos: El 21 de noviembre de 1943 se dio captura a varios jóvenes cadetes de la Guardia de Honor Presidencial, acusados de intento de asesinato al Presidente Carías, éste declaró que: «Yo he sido siempre muy confiado; a los muchachos de mi guardia nunca les he dicho una palabra de represión por la cuál hayan podido tomar a mal ningún acto mío; a muchos de ellos les he ayudado: han podido mientras servían en el Palacio, estudiar en la Universidad y escuelas primarias… Naturalmente ahora tendré que ser más cauto, porque lo repito, no es en favor de mi vida, sino que es un deber mío». Un año después se dio a conocer que el Dr. Emilio Gómez Revelo había dirigido el complot.

El 29 de mayo de 1944 sucedió en Tegucigalpa una manifestación. Más de trescientas mujeres desfilaron por las calles llevando carteles en contra del dictador. El 4 de julio del mismo año se organizó otra manifestación que llegó a la embajada norteamericana, encontrando las puertas cerradas. Ante la negativa de recibimiento por el embajador los manifestantes se dirigieron a Casa Presidencial: «Volaron las piedras hasta el segundo piso, donde se halla el despacho de Carías. La muchedumbre cargó contra las verjas de hierro y prorrumpió en dicterios contra el dictador. Adentro aquello era una casa de orates. Fue requerido el embajador Erwin para que viniera, con objeto de darse cuenta de la iniquidad de la oposición. Erwin ofreció asilo a Carías y a su familia, pero Berta, la hija de don Tiburcio, se impuso con firmeza y obligó a que su padre afrontara la situación.» La manifestación fue disuelta con bombas lacrimógenas.

El 9 de diciembre de 1941 se había emitido el decreto de Estado de Sitio, el cual prohibía las manifestaciones públicas y privadas, y toda clase de reuniones que tuvieran un matiz sedicioso. A pesar de esto, las protestas eran constantes. Ante el crecimiento del movimiento opositor, Carías demandó inmediatamente la ejecución feroz de la Ley, y en un manifiesto público expresó: «He querido dirigir al pueblo hondureño una solemne exhortación, para que se mantenga dentro de un plano de serenidad y cordura, desoyendo toda insinuación de agentes enemigos del orden público que sirven a su vez a los enemigos de las Naciones Unidas.. Durante los años en que he ejercido el mandato presidencial, mi mayor preocupación ha sido el mantenimiento indefinido de la paz pública o privada. No ha sido fácil tarea. Contumaces adversarios apegados tenazmente a las prácticas de un pasado ominoso que sólo recuerdos de sangre, de luto y miseria han dejado al pueblo hondureño, trataron de alterarla en varias ocasiones. La propaganda subversiva, ya en forma descubierta o disimulada constante. Las acusaciones que se han lanzado contra mi son innumerables. Personas que viven en el exterior porque temen venganzas de individuos a quienes causaron agravios en otros tiempos; y otros que voluntariamente, con pasaporte debidamente legalizado se ausentaron, han pretendido convertirse en mártires de la persecución del Gobierno Nacionalista de Honduras».

(Tomado de la Tesis TIBURCIO CARIAS ANDINO Enclave y Dictadura 1933 – 1949, de Alejandro Salomón Sagastume F.)
Y ahora, Usted también lo sabe.

Contra viento y marea, Julieta Castellanos anuncia reinicio de clases la próxima semana

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-La rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) Julieta Castellanos, anunció que entre el lunes y martes de la próxima semana se reiniciará el periodo de clases y que para ese propósito habrá una revisión minuciosa de todos los edificios durante este fin de semana.

Noticia Relacionada: Abuso policial rociando gas pimienta en cara de defensores de derechos humanos y estudiantes

Castellanos hizo el anuncio sin inmutarse sobre la brutal represión que se produjo este viernes en Ciudad Universitaria, contra estudiantes y defensores de los derechos humanos.

La máxima autoridad universitaria, quien vaca en sus funciones el próximo 25 de septiembre, dijo que este fin de semana “se hará una inspección en los edificios para poder constatar si pueden comenzar de inmediato las clases (…) Lo ideal sería que estuviéramos listos el día lunes, pero puede ser martes», agregó.

Castellanos apuntó que la UNAH-Valle de Sula y otros centros regionales, están en condiciones para reiniciar clases el lunes, mientras que en Ciudad Universitaria se podría comenzar el martes.

Precisó que este fin de semana se evaluará la infraestructura y equipamiento de los edificios.

Noticia Relacionada: Sin orden judicial, Policía captura a 15 estudiantes en la UNAH (Video)

La rectora hizo el anuncio luego de un desalojo violento propiciado este día por la Policía Nacional en contra de los estudiantes del Movimiento Estudiantil Universitario (MEU), que mantenían una toma de edificios en la Alma Mater, durante los dos últimos meses.

Este viernes la policía capturó a 15 estudiantes y a un grupo de defensores de los derechos humanos, que brindaban acompañamiento humanitario y de defensoría. En tanto, el Juzgado Unificado de Francisco Morazán emitió una orden de captura por el delito de usurpación en contra de nueve dirigentes del MEU.

Julieta Castellanos manifestó que el número de capturados pudo ser mayor, porque eran mucho más los estudiantes que han estado participando  en la acción de protesta.  «Otros comenzaron a irse cuando ya vieron patrullas alrededor. Imaginamos que los 15 que capturaron estaban dormidos y no les avisaron», expresó de manera sarcástica.

Luego de los hechos registrados este viernes, es poco probable que las clases inicien en la fecha programada por Castellanos, máxime cuando el MEU se mantiene firme en reactivar las actividades académicas hasta el 27 de septiembre, una vez  que la rectora haya dejado su cargo.