Estudio del BID ubica a Honduras y El Salvador con el mayor gasto en Latinoamérica para hacerle frente a la violencia

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Ambos países están destinando más del 6% del PIB para contrarrestar la violencia

Un informe presentado este viernes en Washington por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ubica a Honduras y El Salvador con el mayor gasto para combatir la criminalidad y violencia.

El organismo señala en el documento que las elevadas tasas de violencia y criminalidad en América Latina y el Caribe le cuestan a la región 261.000 millones de dólares al año, lo que supone el 3,55 % del PIB, y es el doble del promedio de los países desarrollados.

Esta cifra aglutina los costes del crimen en tres categorías: costos sociales por homicidios e ingresos cesantes de la población carcelaria (0,64 %), gastos del sector privado en seguridad (1,37%); y gastos fiscales, que incluyen policías y cárceles (1,51 %).

«Latinoamérica tiene el 9 % de la población mundial y registra un tercio de las víctimas de homicidios a nivel global. Cada mes mueren 11.000 personas. Es una tragedia humana, pero también económica», aseguró Carlos Santiso, jefe de la División de Capacidad Institucional del Estado, en una rueda de prensa.

Además, Santiso recalcó que esta criminalidad, «sobre todo, afecta a la población más joven de la región», lo que significa hipotecar su futuro.

El informe del BID, titulado «El crimen y sus costos: nueva evidencia y hallazgos en América Latina», ofrece por primera vez datos comparables del crimen para 17 países de la región y 6 desarrollados.

Pese al 3,55% de promedio, la región muestra una «gran heterogeneidad entre el 2 % y el 6,5 %», explicó Laura Jaitman, directora del informe, quien añadió que ese dato supone el conjunto del gasto latinoamericano en infraestructura.

HONDURAS Y EL SALVADOR A LA CABEZA

A la cabeza, figuran Honduras y El Salvador, cuyos costes directos representan más del 6 % del producto interior bruto (PIB) anual; seguidos por Bahamas, con el 4,8 %; y Jamaica, con el 4 %.

Los renglones de defensa y seguridad tuvieron durante el 2016 14,532 millones de lempiras en el Presupuesto General de la República, sin sumarle los recursos provenientes de la Tasa de Seguridad, una iniciativa que se maneja en la opacidad.

Por su parte, Sudamérica registra menores costes asociados a menores tasas de violencia  y criminalidad que en Centroamérica y el Caribe. Colombia tiene un 3,12 % y Argentina un 3 %.

Entre el grupo de países estudiados no figura Venezuela, uno de los Estados con mayores niveles de criminalidad del continente, debido a la falta de datos fiables, por lo que la cifra «probablemente sea aún mayor», reconoció Jaitman.

Asimismo, la directora del informe apuntó que estas cifras son «conservadoras», puesto que no incluyen «costos indirectos e intangibles como los cambios en el comportamiento de la gente por miedo al crimen o los impactos de la violencia en la salud de la gente».

Si se compara con países desarrollados el gasto latinoamericano es notablemente superior. En este misma categoría, Estados Unidos registra un 2,75 % del PIB; el Reino Unido, un 2,55 %; y Alemania, un 1,34 %.

Estos costes se enmarcan en un momento especialmente complicado para la economía latinoamericana, que viene de registrar dos años consecutivos de recesión y espera solo un leve repunte en 2017.

Los expertos advierten, no obstante, de que no se trata «de gastar más sino de gastar mejor» y llevar a cabo «políticas públicas informadas» para reducir la violencia.

Por ejemplo, el reporte destaca que los países que más invierten en cárceles no necesariamente se benefician de menos delincuencia, como es el caso de Bahamas o El Salvador, que gastan mucho en sus sistemas penitenciarios y, sin embargo, sufren elevadas tasas de violencia.

Mientras, Argentina y Uruguay, que cuentan con menores niveles de encarcelamiento, registran unas tasas de criminalidad menores.

¿En dónde se concentra el gasto del Proyecto de Presupuesto de la República para el 2017?Por

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Un presupuesto General que prioriza el crecimiento, la competitividad y la seguridad en detrimento del gasto y la inversión social, es la tendencia más relevante del presupuesto 2017. La exclusión también es extensiva a las demandas que hacen las mujeres para contrarrestar los femicidios y asesinatos contra mujeres en el país.

La anterior es una de las conclusiones del estudio: “¿Hay espacios dentro del presupuesto 2017 para atender los derechos de las mujeres? Análisis de las tendencias y orientaciones de las disposiciones de presupuesto de  2017”, que realizó el Centro de Estudio para la Democracia –CESPAD-, en el marco del Programa de Justicia de Género de OXFAM International, que por tercer año analiza las tendencias y orientaciones del presupuesto aprobado para el siguiente ejercicio fiscal.

El estudio tiene como finalidad entrever los espacios posibles dentro del presupuesto, para los gastos a favor de las mujeres y la atención de sus principales problemas, algo que de acuerdo con el análisis presupuestario se dificulta, particularmente, desde que se reformó la actual estructura estatal, brindando mayor atención en el presupuesto al fortalecimiento de los gabinetes sectoriales y la deuda pública, que de forma conjunta absorben el  97% del gasto. Esta situación, sostiene el documento, deja a los otros poderes, aglutinados en la categoría “Otros Entes que no forman parte del Poder Ejecutivo” (Corte Suprema, Congreso Nacional y Ministerio Público), con el 2.4%.

De acuerdo con el CESPAD, la regresividad que presenta el presupuesto se ha acentuado en los últimos años, a partir de las exigencias derivadas de los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la consecuente política fiscal contractiva. Esto se plasma en medidas de reducción de la inversión social y el gasto público, sumado al incremento de los impuestos, sobre todo indirectos.

De acuerdo con Francisco Saravia, miembro del equipo consultor del CESPAD, “es importante prestarle atención al peso que tienen los gastos financieros del Estado y del pago de la deuda pública, porque se les asigna un poco más de la quinta parte de presupuesto para su pago. Se trata de una deuda que se encareció mediante el financiamiento de los continuos gobiernos, a través de la deuda interna, a partir del golpe de Estado”.  

La deuda pública (que representa el 57% del rubro) y los servicios financieros de la administración central (que representa el 19%) son los de mayor peso y han ido en aumento. Ambas cuentas (que juntas hacen el 76% del rubro) representan un fuerte impedimento para cubrir el gasto y la inversión social en general, y para el gasto a favor de la mujer en particular.

De los ocho Gabinetes Sectoriales, en los cuatro que contienen el gasto social en general, las asignaciones presupuestarias han decrecido. Este es el caso del Gabinete de Desarrollo e inclusión Social, que bajó levemente de 44, 743 millones a 44, 731 millones;  el de Infraestructura productiva cuya disminución fue de 37,723 a 36,960 millones; el de Gobernabilidad y Descentralización que también bajó de 7,263 a 5,899 millones, y el de prevención que decreció de 1458 a 1293 millones.

cuadro

Gobierno no contempla apoyo financiero para enfrentar problemas de mujeres en el país

Los montos que se estiman para el pago de la deuda pública y para los servicios financieros de la administración central (juntas hacen el 76% del rubro), según el documento del CESPAD, representan un fuerte obstáculo para cubrir el gasto y la inversión social, incluyendo el destinado para favorecer a las mujeres.

Y es que de acuerdo con la demanda de organizaciones defensoras de derechos de mujeres, este sector poblacional requiere, de manera urgente, asignaciones presupuestarias para abordar los femicidios y asesinatos de mujeres, a través de la asignación de fondos a la Unidad de Lucha contra los Femicidio y Muertes Violentas de Mujeres del Ministerio Público, aprobada en el Congreso Nacional en diciembre de 2015. Esta Unidad sigue a la fecha sin la asignación y la emisión presupuestaria correspondiente para su funcionamiento.

De igual forma, las mujeres organizadas aspiran a la garantía de los derechos económicos y sociales de las mujeres, relacionados con el acceso al crédito a través de CrediMujer, un Programa también aprobado en el Congreso nacional, con el fin de apoyar a las mujeres productoras del campo, pero el que, al igual que la Unidad de Lucha contra el Femicidio continua sin la inyección de presupuesto que se necesita para que comience a operar.

Con la valoración anterior, el CESPAD cree que es fundamental un presupuesto sensible a la equidad de género y con partidas etiquetadas orientadas a resolver las demandas y problemas que enfrentan las mujeres.

Fuerzas Armadas deben desaparecer porque es más el gasto que el beneficio

 

Por; Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- De acuerdo al criterio de Wilfredo Méndez, director ejecutivo del centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CIPRODEH), las fuerzas Armadas debería desaparecer por inoperantes en su accionar de proteger la soberanía nacional y por estar ligadas al crimen organizado.

wilfredo-mendez

Méndez señaló que él ha planteado la eliminación de las Fuerzas Armadas en el Foro Estadio de la Región  por cuestiones de seguridad nacional y por priorizar el abordaje de los problemas estructurales de Honduras porque en el tema del análisis del costo-beneficio es muchísimo más el gasto que se hace y pocos los beneficios que el pueblo recibe.

Ahondó que no rinden cuentas, no hay transparencia y porque solo han servido para dar golpes de Estado y porque incluso llamaron constituyentes para legitimarse a sí mismos.

Agregó que los años 80 tuvieron control político y generaron dolor y miseria en el país y en los años 90 desarrollaron uno de los grupos empresariales más fuertes a punta de corrupción y porque no tiene sentido que la Constitución contenga delegaciones constitucionales y electorales en una entidad que avala y propicia los golpes de estado.

En términos generales, la sociedad civil hondureña debe ya comenzar a hacer ese planteamiento de la eliminación de las Fuerzas Armadas porque no son beneficiosas para el país y porque se deben priorizar los asuntos ingentes.

Nacionalistas derrochan millones en movilización pro-reelección

 

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

 El martes de esta semana, los nacionalistas presentarán ante el Congreso Nacional el proyecto de la reelección.

Los nacionalistas movilizaron algunos miles con el pago de 50 lempiras mínimo y la bolsista solidaria por la que un pueblo con hambre se moviliza
Los nacionalistas movilizaron algunos miles con el pago de 50 lempiras mínimo y la bolsista solidaria por la que un pueblo con hambre se moviliza

Tegucigalpa.- Los seguidores del Partido Nacional entre activistas y empleados públicos abarrotaron las calles de Tegucigalpa y Comayagüela este domingo para exigir, según ellos, que el Congreso Nacional reglamente la reelección presidencial.

Según cálculos de analistas políticos para el evento, donde confluyeron los “cachurecos” de todo el país, se gastó entre 200 a 250 millones de lempiras para la contratación de 2,500 buses, alimentación y pago de las personas que fueron convocadas.

Los nacionalistas alardearon durante la semana recién pasada que convocarían a la capital de la República a 120 mil personas y aunque la movilización fue masiva, les resultó muy inferior a lo propuesto, por lo que cancelaron la transmisión en vivo en varios canales de la televisión.

Tegucigalpa se vio atiborrada de buses que vinieron de todos los departamentos del país y el gasto fue enorme.
Tegucigalpa se vio atiborrada de buses que vinieron de todos los departamentos del país y el gasto fue enorme.

MARTES

En medio de la algarabía, el secretario del Congreso Nacional y diputado nacionalista por el departamento Santa Bárbara, Mario Pérez, anunció que la iniciativa de ley para pedir que en ese poder del Estado se reglamente la reelección presidencial de manera consecutiva y por una sola vez, igual que en Estados Unidos, se hará el próximo martes.

Los nacionalistas que promueven la reelección del actual presidente, Juan Hernández, aseguran haber reunido más de un millón de firmas para pedir la reelección.

La recolección de firmas al igual que la movilización de hoy y de otras realizadas en otras oportunidades, tienen el estigma de ser pagadas, e incluso se denuncia a través de algunos medios de comunicación y redes sociales que los dirigentes del Partido Nacional de colonias, barrios y municipios pagan 50 lempiras, dan comida y entregan “bolsas solidarias” a la gente, a cambio de asistir a los eventos proselitistas.

MAURICIO OLIVA EL PROPULSOR

El en el evento de este domingo la figura pública del nacionalismo  y propulsora de la relección presidencial, fue el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, quien en su cuenta de Twitter escribió: “En las próximas elecciones vamos a reventar la urnas de votos azules por la tercera victoria consecutiva con JOH al frente”.

Oliva también publicó: “Soy Mauricio Oliva, vengo de la pampa Chorotega y en nombre del nacionalismo pido a JOH nos lidere en la próxima elección” y en  otro post dijo: “esto no es un  matrimonio por conveniencia,  es el pueblo hondureño aclamando que JOH siga en la presidencia”

Los seguidores del actual mandatario alegan que no se puede realizar un plebiscito para consultarle al pueblo si quiere reelección o no, porque es un proyecto muy caro que costaría unos 500 millones de lempiras, sin embargo siguen gastando a manos llenas el dinero de las arcas del Estado para promover movilizaciones y para realizar una onerosa encuesta con la que se supone recolectaron más de un millón de firmas.

LIBRE LOCOMOCIÓN

Además de los desmedidos gastos, los nacionalistas violentaron hoy el derecho fundamental de libre locomoción, al impedir el paso a los transeúntes que circulaban por las zonas adyacentes al Congreso Nacional y el Banco Central de Honduras, edificaciones ubicadas en el centro de la capital, exactamente en la franja divisoria entre Tegucigalpa y Comayagüela.

Para impedir el paso de los peatones colocaron varios vehículos automotores propiedad de la Alcaldía Municipal del Distrito Central, que rectora el también nacionalista, Nasry “Tito” Asfura, quien se ha convertido en las últimas semanas en uno de los promotores del proyecto reeleccionista a favor de Juan Hernández.

Las gruas de la municipalidad de Tegucigalpa fueron usadas en el evento para cerrar las calles violando el derecho de circulación de los ciudadanos
Las grúas de la municipalidad de Tegucigalpa fueron usadas en el evento para cerrar las calles violando el derecho de circulación de los ciudadanos

Los nacionalistas basan su proyecto reeleccionista en un fallo emitido en abril de 2015 por la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que eliminó el segundo párrafo del artículo 239 de la Carta Magna que señalaba la prohibición para hablar de ese tema.

La exmagistrada del Poder Judicial, Silvia Santos, dijo en su momento que la reelección no existe en Honduras porque la Corte sólo dejo libertad para hablar del tema y que el asunto pasaba por un plebiscito impulsado desde el Congreso Nacional.

REPUDIO POPULAR

El evento del partido de la estrella solitaria levantó fuertes críticas a través de las redes sociales de los hondureños por el excesivo gasto y más aún por ver que la vicepresidenta del Congreso Nacional, era una de las figuras que iban a la cabeza.

Gutiérrez está acusada en los tribunales de justicia por seis delitos, entre los que figuran fraude y daños a la salud del pueblo hondureño por la venta adulterada de medicamentos a través de su empresa familiar Astropharma.

El Ministerio Público presentó requerimientos fiscales en contra de Gutiérrez y su familia, a raíz de las presiones del pueblo hondureño ejercido mediante las movilizaciones de las antorchas, cuando en mayo de 2015 se descubrió el robo de 350 millones de dólares al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

 

Ron Paul: «El creciente gasto militar de EE.UU. llevará a una seria crisis económica»

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Anticipando el próximo debate en el Congreso de EE.UU. sobre el límite de los gastos gubernamentales, el político estadounidense Ron Paul advierte sobre los peligros que supone el crecimiento desenfrenado de los gastos, en particular, en el ámbito militar, que sirven a una «política exterior de guerra perpetua».

Ron Paul
Ron Paul

Dentro de poco, el Congreso estadounidense comenzará a debatir la suba del límite de endeudamiento gubernamental, pero la decisión de hacerlo sería «realmente irresponsable», expresa el político estadounidense Ron Paul en su reciente artículo, comentando el anuncio de la Tesorería de EE.UU. de que el gobierno alcanzará el límite actual de deuda el próximo 3 de noviembre.

 Al mismo tiempo, el político denuncia que los ‘halcones de la defensa’ han encontrado una manera de evitar el llamado ‘secuestro’ o recortes automáticos dirigiendo billones de dólares a la cuenta de las Operaciones de Contingencia en el Extranjero (OCO, por su sigla en inglés). Dado que los gastos de las OCO se clasifican como gastos «de emergencia», no cuentan para el límite establecido, «incluso cuando las OCO se usan para artículos que no encajan en ninguna definición razonable de emergencia», señala Paul.

 «Aun así, incluso el uso de las OCO para fomentar el gasto militar por hasta 80.000 millones de dólares, no satisface el apetito voraz del complejo industrial-militar para los dólares de los contribuyentes», critica el político.

Ron Paul advierte que «el crecimiento constante de los gastos llevará a una creciente inflación, mientras que la Reserva Federal intenta monetizar la deuda, que es cada vez mayor». «Al final, esto llevará a una seria crisis económica», y el Congreso no tendrá otro remedio que recortar los gastos, señala el político.

«La cuestión no consiste en si se hacen los recortes, sino en cuándo y en qué circunstancias», añade. La única alternativa al escenario mencionado es que el Congreso empiece a recortar los gastos de una manera que no haga daño a los que dependen de programas federales, señala Ron Paul.

 Al mismo tiempo, el político subraya que es imposible estar a favor de los recortes del presupuesto militar y de la agresiva política exterior a la vez. La demostrada por algunos «falta de voluntad de oponerse a la política exterior de guerra perpetua significa que siempre cederán a las demandas de los ‘halcones de guerra’ de unos presupuestos militares cada vez más altos».

No obstante, «los partidarios de la libertad no ganarán la batalla política sobre los gastos del gobierno en el bienestar y la guerra hasta que no ganemos la batalla intelectual sobre el papel del gobierno», expresa Ron Paul.