JOH destituye a secretario de MiAmbiente; castigo por retractarse en proyecto de La Tigra

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Luego de haber anunciado la cancelación del del proyecto habitacional de La Tigra, el titular de la  Secretaría de Energía, Recursos Naturales, Ambiente y Minas (MiAmbiente), José Antonio Galdames, fue despedido en un acto público por el gobernante, Juan Hernández.

Lea además: Policía reprime a pobladores que exigen la cancelación de proyecto habitacional en La Tigra

“Lo siento mucho tengo que despedirlo de su cargo, ya deja de ser ministro Galdames”, dijo Hernández este jueves en un acto público en el municipio de Texiguat, El Paraíso.

Hernández señaló que el funcionario pasará a dirigir la oficina que coordinará el Fondo Verde para el Clima.

Galdames ha sido destituido luego que dijera la mañana de este jueves que había dado instrucciones para la cancelación del conflictivo proyecto habitacional “Bosques de Santa María”, que se construye en la zona de amortiguamiento del Parque Nacional La Tigra.

Galdames extendió la licencia ambiental en el año 2016  pese a que el proyecto abarca parte de la zona núcleo de La Tigra. La construcción, inició con el descombramiento de la vegetación para la edificación de 1.886 residencias de lujo, 29 centros comerciales, un hotel de montaña, un club ecuestre y carreteras de penetración en un área de casi 500 hectáreas, de las que más de 100 son parte de la zona de amortiguamiento de La Tigra.

Este jueves y tras las presiones de ambientalistas que se oponen a la obra—porque afectaría la generación del 20 por ciento de agua potable que consumen los capitalinos —Galdames anunció la cancelación del proyecto porque teme ser procesado judicialmente.

El funcionario admitió prácticamente que ha cometido un acto ilegal, pero insiste que la licencia la otorgó en el marco de la legal.

El discurso de la legalidad también ha sido pronunciado por el alcalde del Distrito Central, Nasry Asfura, quien otorgó el permiso para que los desarrolladores de la obra comenzaran la ejecución de la misma.

Noticia Relacionada: Proyecto habitacional de La Tigra no será cancelado: Tito Asfura

El proyecto es impulsado, entre otras personas, por el presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT), Guy de Pierrefeu, del Grupo Inmobiliario Midence-Soto-Pierrefeu, con la participación de la constructora Santos y Compañía, propiedad de la familia del ex candidato presidencial Liberal y actual diputado, Elvin Ernesto Santos.

Gobierno corrupto de Honduras pide apoyo para acceder al Fondo Verde para el Clima

Alarmante: Honduras cuenta con una «ley de secretos» que blinda la información pública y con un acuerdo ministerial que declara en reserva toda la información relacionada al medio ambiente.

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-El gobernante de Honduras, Juan Hernández, solicitó en las últimas horas el apoyo de países y organismos cooperantes para acceder al Fondo Verde para el Clima.

Hernández, que es cuestionado por actos de corrupción y por tener vínculos con el narcotráfico, pidió el apoyo el lunes durante una reunión con representantes diplomáticos y organismos cooperantes, a quienes insistió sobre la necesidad de que Honduras acceda a los fondos para hacerle frente a las consecuencias de las sequías.

La semana pasada, el gobernante declaró emergencia nacional ante las sequías que están dejando pérdidas en la producción agrícola y graves problemas en la generación de agua para el consumo humano.

¿Qué es el Fondo Verde del Clima?

El Fondo Verde del Clima es una entidad creada por la convención marco de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para el cambio climático para apoyar a los países en su transición hacía inversiones limpias y resilientes al fenómeno climático.

El gobernante hondureño celebró el pasado 6 de julio la aprobación de $ 35 millones para Honduras del Fondo Verde para el Clima, $ 24.2 millones de donación y $ 10.8 millones en préstamos. Hernández, precisó en aquel momento que los fondos servirían para la restauración de 270,000 hectáreas de bosque en las zonas de mayor migración.

Los actos de corrupción de Hernández han sido admitidos por él mismo. En junio de 2015, cuando se descubrió un colosal saqueó al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) admitió que parte de esos fondos fueron destinados para financiar su campaña política que lo llevó por primera vez al poder en el año 2013.

Medios nacionales e internacionales han develado la participación de la familia presidencial en el saqueo a diferentes instituciones del Estado, mediante la construcción de una red criminal que ha utilizado organizaciones no gubernamentales para el drenaje de los fondos públicos.

Hernández utiliza el discurso del cambio climático

El gobierno de Hernández ha trazado una estrategia nacional e internacional para acceder al Fondo Verde para el Clima. Al disertar en la XXVI Cumbre Iberoamericana desarrollada en la ciudad de Guatemala en noviembre de 2018, dijo que la migración de hondureños se debe, en gran medida, a los efectos del cambio climático.

La temática ha seguido ocupando importantes espacios en la agenda de Hernández, incluso, en la recién celebrada XVII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del Mecanismo de Diálogo y Concertación Tuxtla, en San Pedro Sula, volvió a hablar de los efectos del cambio climático y la necesidad de acceder a fondos para mitigar las sequías y otros fenómenos naturales adversos.

La temática del cambio climático es abordada por un comisionado presidencial, adscrito a la Presidencia de la República, por lo que los recursos que se destinen al Estado hondureño para tal propósito, serán administrados y ejecutados directamente por el gobernante.

Siempre con la intención de lograr el acceso al Fondo Verde para el Clima, Hernández declaró la semana pasada una emergencia nacional para enfrentar la falta de agua de consumo humano y por la pérdida de la producción agrícola ocasionada por las sequías.

El Fondo Verde del Clima tiene una disponibilidad para Centroamérica y México de 65 millones de dólares para atacar las causas del cambio climático y así frenar la migración y generar más oportunidades de empleo a la población.

Según el gobierno hondureño entre 50 y 60 por ciento de la producción agrícola se estaría perdiendo en los departamentos de Olancho, El Paraíso, Choluteca, Valle, Francisco Morazán y Yoro, donde se pondrá especial atención con la emergencia.

Otra cifra adversa que maneja el gobierno es la afectación de más de 512.000 hectáreas por el gorgojo descortezador del pino a causa de la sequía.

Cosechadoras de agua

Este medio de comunicación, en alianza con la Revista Gato Encerrado de El Salvador y con el apoyo de CONNECTAS, KLAS y EKLA, publicó recientemente una investigación relacionada al proyecto de cosechas de agua, descubriendo que el 88 % de las obras no están funcionando, porque no se hizo un estudio de suelo. Asimismo, porque el proyecto se ha politizado.

También lea: Un millonario sueño que se evaporó en riegos y semillas

Para este propósito el gobierno aprobó en el año 2016, 200 millones de lempiras para la construcción de cosechas de agua en 11 departamentos ubicados en el denominado corredor seco.  Pero la suma total de los fondos sobrepasa los 400 millones de lempiras, porque las obras se vienen construyendo desde el 2010.

Sobre la transparencia en el manejo de los fondos y en cuanto a los costos y especificaciones de lo construido hasta el momento, es difícil dar un recuento, ya que por la complejidad de las obras no se puede precisar precios o valores reales. Asimismo, porque en Honduras existe una cultura de opacidad promovida por la “ley de secretos” que establece reservas a la información pública hasta por 50 años. Además, a partir de septiembre del año pasado se aprobó un decreto ministerial que declaró en reserva toda la información relacionada a trámites del medio ambiente.

Pese a que el gobierno de Hernández insiste en su supuesta preocupación por el medio ambiente, organizaciones ambientalistas cuestionan la entrega a discreción—y al margen de las leyes nacionales y acuerdos internacionales—licencias ambientales sobre proyectos de la industria extractiva, que están generando conflictos, especialmente en comunidades indígenas y negras.