Sólo el 1 % de la mujer campesina logró créditos en Banadesa

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. –El 88 % de las mujeres en Honduras no posee tierras para la producción agrícola, lo que implica una enorme brecha con la que se enfrenta el movimiento campesino y en especial las mujeres.

Noticia Relacionada: Campesinos de Honduras viven en riesgo alimentario

Lo anterior fue establecido por Jasmin López, coordinadora del Consejo para el Desarrollo Integral de la Mujer Campesina (Codimca) quien explicó que apenas el 11 % del presupuesto manejado por el Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (Banadesa) fue delineado para programas dirigidos para las más de dos millones de mujeres campesinas que hay en Honduras. Sin embargo, solo el 1 % de éstas logró créditos en el banco estatal.

Actualmente, Banadesa se enfrenta a un proceso de cierre, luego de experimentar una quiebra provocada por la corrupción gubernamental mediante la facilitación de millonarios créditos dirigidos a políticos y grandes productores.

La dirigente agraria alertó que los problemas en el agro se verán afectados con mayor magnitud este año debido a los efectos del cambio climático.

“Realmente estamos preocupados y preocupadas porque el campo está agonizando, ahora con el cierre de Banadesa y al convertir al INA en una ventanilla”:  Jasmín López, coordinadora del Consejo para el Desarrollo Integral de la Mujer Campesina (Codimca).

Noticia Relacionada: Presentan propuesta para superar la crisis agraria, alimentaria y ambiental en Honduras

La coodinadora de Codimca hizo los señalamientos en el marco de la presentación de una propuesta para reactivar el sector agrícola.  La propuesta, que contempla la Ley de Emergencia para la Reactivación del Sector Agrícola, Pecuario y Forestal para el Combate de la Pobreza, fue formulada por organizaciones campesinas aglutinadas a la Vía Campesina y el Centro de Estudios para la Democracia (Cespad).

En el tema particular de la mujer, la propuesta establece acceso a la tierra, financiamiento y asistencia técnica y que se cumpla con las asignaciones presupuestarias contempladas en el programa Credimujer.

Gobierno margina a mujeres campesinas, pero bota fondos en cosechadoras de agua que no funcionan

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Las mujeres organizadas del sector campesino han sido marginadas de los fondos del Fideicomiso de Inversión para la Reactivación del Sector Agrícola (Firsa) con los que el gobierno ha ejecutado un fallido proyecto de cosechadoras de agua.

También lea: Un millonario sueño que se evaporó en riegos y semillas

Yasmín López, del Consejo para el Desarrollo Integral de la Mujer Campesina (Codimca), dijo a CRITERIO que actualmente las mujeres que viven en el campo, además de la persecución y criminalización, se enfrentan con problemas severos por las sequías, como efecto del cambio climático, pero el gobierno no está haciendo nada por atender sus demandas.

La dirigente rural detalló que en el año 2016 presentaron una propuesta al gobierno para que a través de los fondos Firsa se les apoyara con 36 millones de lempiras, pero el gobierno rechazó el planteamiento aduciendo que las mujeres no eran propietarias de tierras.

En aquel momento “se hicieron muchos comentarios de funcionarios públicos y nos dijeron que para qué queríamos créditos las mujeres si no teníamos tierra, ni en las uñas”, comentó López, quien recordó que el garante de los derechos es el Estado, por tanto el Estado no puede cuestionarse así mismo, porque es quien debe garantizar que las mujeres accedamos a tierra o a los bienes comunes”.

Proyecto fallido

Este medio de comunicación publicó el pasado 8 de agosto una investigación sobre una declaratoria de emergencia en 11 departamentos, ubicados en el denominado corredor seco. Para este propósito el gobierno aprobó un presupuesto de 200 millones de lempiras para la construcción de cosechadoras de agua, de recursos provenientes de los fondos Firsa. Mediante la investigación se constató que el 88 % de las obras no están funcionando.

Cosechadoras de agua
Yasmín López, dirigente del Consejo para el Desarrollo Integral de la Mujer Campesina (Codimca).

“Esas cosechadoras de agua no han resultado, el movimiento campesino y las mujeres no somos beneficiarias de esos proyectos, por lo tanto se pone en duda todo lo que se esté desarrollando y lo que se esté haciendo en ese sentido”, dijo la dirigente del Codimca, quien además manifestó que probablemente las cosechadoras de agua fueron construidas para las familias y los allegados al gobierno, pero no para el movimiento campesino.

López denunció que el gobierno no ha consultado el proyecto de las cosechadoras de agua con el movimiento campesino, que hace varios años presentó la Ley de Reforma Agraria con Equidad de Género para la Soberanía Alimentaria y Desarrollo Rural, pero esta iniciativa fue engavetada “porque no hay interés por resolver los problemas estructurales de este país”, expresó.

Yasmín López, del Consejo para el Desarrollo Integral de la Mujer Campesina (Codimca) apuntó que los afectos del cambio climático, producto de las sequías, además de las pérdidas de las cosechas, están afectando la salud de las mujeres y generando un problema de migración.

López declaró que las mujeres tampoco están accediendo a tierras y a créditos, pese a haber librado una lucha desde hace cuatro años y que condujo a la aprobación, en el Congreso Nacional, del Programa Nacional de Crédito Solidario para las Mujeres del Campo.

En el marco del programa de Crédito Solidario, el gobierno asignó 35 millones de lempiras y abrió las respectivas ventanillas en el Banco Nacional de la Producción y la Vivienda (Banprovi) en las ciudades de Tegucigalpa, San Pedro Sula y Choluteca. Sin embargo, el desembolso de los fondos aún no ha comenzado.

De acuerdo a un estudio efectuado por Condimca, en Honduras hay más de dos millones de mujeres rurales, por lo que 35 millones de lempiras es una cantidad insignificante, dijo la líder campesina, quien insistió en que el gobierno no tiene voluntad política para resolver un problema estructural, como es el acceso a la tierra, asistencia técnica y financiamiento para las mujeres.