El ejército nació para asesinar al pueblo «Catracho»

Por: Oscar Miguel Marroquín

Los poderosos económicamente hablando un día decidieron matar a Berta Cáceres, pues esta mujer defendía con mucha valentía los ríos y bosques de Honduras; donde ella veía vida y esperanza, los ricos siguen viendo riqueza personal para aumentar su poder económico.

Entonces dieron la orden a su ejército privado de matar a Berta.

Periódicos de todas partes del mundo dan cuenta de más de un centenar de ambientalistas asesinados en Honduras, difícil es creer que detrás de estos asesinatos no exista manu militari.

Marco Antonio Tulio Medrano, asesinado en Chamelecón, San Pedro Sula, a manos de ocho militares, lo secuestraron, torturaron y cuando la sed de sangre de estos criminales ya era demasiada, entonces determinaron matarlo.

Si las palabras del que subscribe este articulo generan duda alguna, vaya usted al Ministerio Publico y convénzase por cuenta propia.

La estela de muerte es interminable, basta con el caer de la noche y más de algún hondureño o hondureña no amanecerá vivo o viva.

El ejército mantiene permanente sed de sangre.

Riccy Mabel Martínez Sevilla es ya parte de la interminable lista de seres humanos asesinados por el ejército hondureño; tanta sangre ha corrido ya a manos de estos esbirros que la bandera de este país ya luce manchada de muerte y dolor.

Nota relacionada Opción entre morir de hambre o continuar manteniendo al ejército está planteada

Con usual hipocresía la mafia del Partido Nacional hace un estúpido intento por negarlo.

Sobre el cuerpo Riccy Mabel los militares tatuaron el sentimiento salvaje, saciaron su brutalidad animalesca, dejaron la huella de la horda criminal; una vez más la filosofía de la muerte quedo establecida.

El coronel Ángel Castillo Maradiaga, el capitán Ovidio Andino y el sargento Santos Olivares, pusieron una mancha más de sangre a la bandera catracha.

Sin embargo, los mal llamado honorables diputados del Partido Nacional no cesan de rebuznar.

La bandera hondureña tiene tantas manchas de sangre, que seguramente solo una verdadera revolución desde las propias entrañas del pueblo podría contribuir a limpiarla; no se asuste la oligarquía, políticos o militares, cuando digo una revolución, pues la guillotina ya no se usa, caso contrario ya tendrían que estar elevando una oración antes de ver sus cabezas rodar.

La lista de asesinados, torturados y desaparecidos es interminable Elías Jireth Ramírez forma parte ya de ella; la Policía Militar de zopenco dictador Juan Orlando Hernández, mato sin piedad alguna a Elias Jireth.

La revolución entonces no puede esperar más.

Honduras está pintada de verde olivo, para asesinar a la oposición

Tomado de correodelsur.hn.

El régimen tiene a Honduras pintada de verde olivo, para matar a todo lo que es resistencia. Además, está persiguiendo encubierta a dirigentes, entre ellos a sacerdotes que deciden apoyar la lucha del pueblo, señaló Bertha Oliva, directora del Comité de Familiares desaparecidos en Honduras (COFADEH), en exclusiva al periódico digital correodelsur.hn                      

Para nosotros manifestó Oliva, el ser humano es prioridad. Desde la mirada de COFADEH, tenemos que saber entrar, ya hemos estado en algunos municipios del sur. Nos está dando sorpresas, pero, así como nos da sorpresa nos causa profunda preocupación en el tema de Derechos Humanos.

Nota relacionada Los jesuitas denuncian amenazas contra el padre “Melo”

En Otro aspecto la directora de COFADEH, dijo que la libertad de expresión no sólo se le cuarta el periodista sino a la población en general, porque son sujetos de diversos atropellos y diversas violaciones de Derechos Humanos, “pero igual preocupación tengo porque a los sacerdotes que deciden acompañar a la población, ellos también están siendo sujetos de estigmatización, pero también están siendo perseguidos en cubierta que es lo más grave”.

Pero si no colocamos dijo Doña Bertha, el sur como nuestra prioridad con toda una estrategia tal vez no mediática, sino de Derechos Humanos allí pueden haber más violaciones a los derechos humanos de los que ya se registraron, porque “es evidente que el sur siempre ha estado seleccionado para hacer lo que no se debe hacer”, o sea el sur ha sido como punta de lanza para que se inicie el proceso de la entrega del territorio, instalando las zonas especiales de desarrollo y esto trae serias violaciones a los derechos humanos.

Uno mira mencionó Bertha Oliva, que no es casual la intervención que hay del autoritarismo, la militarización y las frecuentes y sistemáticas violaciones y lo otro que también nos preocupa es cómo posicionar esa fuerza libertaria, que está colocada en la mayoría de la población sureña, esto debe ser uno de nuestros desafíos como organización de Derechos Humanos.

Hay todo un antecedente en el sur e históricamente también, “de eso nosotros debemos estar muy atentos” y claro para ingresar allí, hay que ir tal vez no en carros blindados ni con chalecos porque eso sólo lo usan los que hacen toda una estrategia para someter a la población, nosotros debemos ir con toda una argumentación que posicione a los hijos e hijas del Sur, que están haciendo un trabajo de reclamación de derechos que están siendo violados y la población lo que está intentando prevenir es un desastre y un desplazamiento masivo de las comunidades y de diferentes expresiones sociales que están allí, analizó Oliva.

Así mismo la defensora de Derechos Humanos expresó, “lo importante para mí, en el sur lo que me llama la atención, es que no se ven muchas organizaciones sociales pero la respuesta en estos días y en estos últimos meses, ha sido ordenada en comunidad” y cuando un pueblo decide dar respuesta en comunidad el futuro puede ser diferente.

También declaró Oliva, que no hay que decepcionarse de todos los métodos legales e instrumentos nacionales e internacionales, que se hacen uso para salvaguardar la vida, “yo he dicho en estos últimos tiempos que nos han retado y han retado a la comunidad de derechos humanos tanto nacional como internacional” porque no sólo tienen presos a personas con medidas cautelares, sino que han asesinado a personas con medidas cautelares, dirigentes sociales, periodistas, defensores de derechos humanos.

De igual forma Hay comunidades que gozan de medidas cautelares y están siendo seriamente militarizadas, además intimidadas porque están haciendo defensa del territorio, “la misma Berta Cáceres tenía medidas cautelares y ya ve lo que sucedió”, igual con el compañero, (Héctor Motiño) porque no se cayó, él colocó las denuncias en público y en privado y las documentó sistemáticamente y lo que hay es un silencio oficial de parte de la seguridad del Estado encargadas de investigar, recordó Oliva.

La seguridad del Estado dijo Bertha, es la encargada de impulsar requerimientos ante los tribunales y no se ha dado nada, uno tiene toda esa información y más que nosotros las tiene el propio Ministerio Público y no han hecho absolutamente nada pero eso es para que la gente entre en estado de resignación, que diga no acudamos, no hagamos nada porque a medida que no se registran los hechos tanto a nivel nacional como internacional el régimen y la dictadura se posicionan y de eso se trata que nos desencantemos para que no haya exigencia y no se exhiba al régimen como violador.

Además expresó, que el régimen hace la violencia sistemática, estigmatiza a la población y usa a las fuerzas militares y “por eso es que Honduras está verde, pero no por sembrar y proteger los bosques y los recursos naturales, sino de verde olivo para matar todo lo que es resistencia y ante eso es que nosotros debemos estar coherentes y hablar tranquilamente, porque entre más nos desesperamos podemos cometer errores y se aprovechan para justificar las detenciones, las privaciones de libertad, para hacer requerimientos fiscales, para torturar, y matar; no les demos paso”.

Nuestra mirada no es hacia el norte, sino hacia el sur, estamos haciendo una acción silenciosa primero para hacer un mapeo y estudio, para realizar estrategias en materia de protección de derechos humanos y lo otro que me parece hay que demandar y pedir al sur, continúe Cómo están porque hoy sí, “yo siento toda una admiración por la gente del Sur”, que pese a creer que no se podía tener una respuesta de dignidad, el sur nos está dando ejemplo de dignidad, finalizó diciendo Bertha oliva.

Recursos del Estado son para la guerra y para asesinar al pueblo: Wilmer Vásquez (vídeo)

Los gobiernos de los postreros 30 años, pero más en los últimos 12 años, son como la canción de Shakira: ciegos, sordos y mudos y no cumplen con el rol que se les ha encomendado de proteger la niñez

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- Los recursos son para comprar armas para reprimir las protestas que son constitucionales y para asesinar de manera directa al pueblo hondureño que reclama porque ve violentados sus mas mínimos derechos, señaló Vásquez. 

El Estado de Honduras a través de su gobierno no cumple las recomendaciones que se le hacen en torno a la atención de la niñez, denunció este martes, Wilmer Vásquez, director de la a Coordinadora de Instituciones Privadas pro las niñas, niños, adolescentes, jóvenes y sus derechos (Coiproden).

Vásquez señaló que las recomendaciones en los últimos 30 años el Comité de Derechos Derechos del Niño, el Consejo de Derechos del Niño,  la Comisión Interamericana  de Derechos Humanos, han sido reiterativas, lo que los ha llevado a la conclusión de los gobiernos, poco o nada han hecho para proteger la niñez hondureña. 

Los gobiernos de los últimos 30 años son como la canción de Shakira: ciegos, sordos y mudos y no cumplen con el rol que se les ha encomendado de proteger la niñez y los recursos los han utilizado para sus campañas políticas y para enriquecerse ilícitamente.

En los gobiernos de Porfirio Lobo Sosa y en los de Juan Hernández la mayoría de los recursos del Estado se han invertido en defensa y seguridad. Hay una imposición a la sociedad llamada Tasa de Seguridad y es como un impuesto de guerra que no está dando los resultados esperados por la sociedad hondureña.

Noticia Relacionada: Hay que invertir en la niñez de Honduras en vez de mandarlos a la cárcel: Wilmer Vásquez de COIPRODEN

Los recursos son para comprar armas para reprimir las protestas que son constitucionales y para asesinar de manera directa al pueblo hondureño que reclama porque ve violentados sus mas mínimos derechos, señaló Vásquez. 

Vea la entrevista completa…