Siete muertos deja masacre en la Mosquitia hondureña

«Dos personas sobrevivieron a la matanza perpetrada por unos 15 sujetos encapuchados que irrumpieron en una celebración,  que se realizaba en la comunidad de Palacios, en la Mosquitia Hondureña».

Por: Redacción CRITERIO

En este sector alejado de la capital hondureña son frecuentes los asesinatos masivos.
En este sector alejado de la capital hondureña son frecuentes los asesinatos masivos.

redaccion@criterio.hn

Unas siete personas resultaron asesinadas en la comunidad de Palacios, municipio Juan Francisco Bulnes, en el departamento de Gracias a Dios, al noreste de Honduras, informó este sábado el vocero de la Secretaría de Seguridad, Leonel Sauceda.

De acuerdo a la información proporcionada por Sauceda, a eso de las 9:00 de la noche de ayer viernes, unos 15 sujetos encapuchados y fuertemente armados irrumpieron en una fiesta de cumpleaños que se realizaba en ese sector de La Mosquitia y dispararon a mansalva contra los presentes.

La información policial,  señala que la celebración se realizaba en la casa de habitación de un hombre identificado como Tony Erazo Torres, alias «Tonga», quien está entre los  fallecidos.

Las otras víctimas mortales son:  Reinaldo Erazo Torres, Damiam Erazo Zavala, Leiser Blanco Ocampo y Darell Olston y las otras dos personas asesinadas no se han podido identificar porque no portaban documentos.

Además resultaron heridos, Juan Carlos López Hernández y Kelly Everest y fueron trasladados al hospital de Tocoa, en el departamento de Colón.

Algunas versiones publicadas en las redes sociales,  cuentan que los asesinos habrían llegado portando  uniformes de la Fuerza Naval de Honduras, sin embargo esta información no ha sido confirmada por la policía.

De acuerdo a la información policial, los asesinos  portaban fusiles AK-47 y fusiles R15 y  huyeron a bordo de una lancha con rumbo a la laguna de Ibans.

A tono con lo informado por la policía hondureña, Tony Erazo Torres,  alias «Tonga» sería el cabecilla de una banda de narcotraficantes que opera en el sector y su muerte sería producto de una disputa entre bandas.

Sauceda indicó,  que las primeras investigaciones que se están realizadas dejan entrever que estas personas que han fallecido tendrían relación con las siete personas que fueron detenidas la semana anterior por la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas, en posesión de más de veinte armas.

En la casa donde se consumó la masacre,  se encontró una pistola calibre 9 milimetros, marca Pietro Beretta, con dos cargadores, un fusil Magnum calibre 22 y un radio comunicador satelital marca Garmin.

Personal del Ministerio Público, la Policía Nacional y el Ejército realizaban una inspección en la zona, además de proceder al levantamiento de los últimos cadáveres.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.