Reflexiones incómodas sobre el covid-19, no aptas para ingenuos (3a parte)

Por: Tomas Andino Mencía

15 de mayo 2020

3ª PARTE: LA DESOBEDIENCIA MÉDICA A LA OMS ESTÁ SALVANDO VIDAS

En los últimos dos meses, se ha dado una tendencia muy positiva en la práctica de salud, relacionada con el Covid-19: la aplicación de autopsias en fallecidos. La autopsia es una técnica que se utiliza cuando hay dudas sobre la causa de la muerte de una persona, para arribar a un dictamen concluyente. Esta técnica es muy útil cuando se está ante una enfermedad nueva que mata. Pero extrañamente las autopsias han sido la excepción más que la regla en todo el mundo. La OMS las ha desaconsejado para fallecidos a causa de Covid-19, por razones de seguridad, dice. Pero, como la práctica lo  ha demostrado, esta fue una mala decisión.

La ausencia de autopsias había impedido hasta hace poco ir más allá en el conocimiento de las causas de estas muertes, pero gracias a que algunos hospitales y centros de investigación rompieron esa regla, se han hecho hallazgos muy interesantes que han obligado a hacer cambios en el concepto que se tenía de la enfermedad y, lógicamente, en los protocolos de tratamiento.

EL CONCEPTO SOBRE COVID-19 CAMBIO DESDE LAS AUTOPSIAS

El 17 de marzo del presente año, el Instituto Superior de Sanidad de Italia, una reputada institución de estudios de salud de ese país hizo una primera evaluación de las causas de muerte de una muestra de 355 sobre 2003 fallecidos. Encontraron que, de todos ellos, la muerte podía atribuirse exclusivamente al Covid-19 en solo 3 de los casos (menos del 1%), mientras que el resto murió padeciendo dos o más enfermedades preexistentes: 70 tenían una enfermedad previa; 69 tenían dos y 126 tenían tres o más. Las más graves eran: Hipertensión arterial, enfermedad cardiaca isquémica, fibrilación auricular, cáncer, insuficiencia renal crónica, entre otras.(1)

En Alemania, el Instituto de Medicina Forense del Centro Médico Universitario de Hamburgo-Eppendorf, desatendió la recomendación del Instituto Robert Koch de no realizar autopsias por razones de seguridad, reconociendo que esa decisión fue “un error”. Tras arriesgarse a hacerlas entre el 22 de marzo y el 11 de abril a 65 pacientes fallecidos presuntamente por Covid-19, encontraron que 46 tenían enfermedades pulmonares preexistentes, 28 tenían enfermedades en otros órganos u órganos trasplantados, 10 sufrieron de diabetes u obesidad, 10 de cáncer y 16 de demencia. La base de datos de dicho centro médico ahora contiene detalles de más de 100 autopsias. El resultado: ninguno de los muertos estaba enfermo exclusivamente con Covid-19, sino que tenían problemas cardiovasculares, presión arterial alta, arteriosclerosis, diabetes, cáncer, insuficiencia pulmonar, renal o cirrosis hepática, entre otras cosas.(2)  David Horst, jefe de patología de la Charité de Berlín, también confirmó que todos los fallecidos que él examinó tenían enfermedades previas, en el sistema cardiovascular o de los pulmones.(3)

En Suiza el hallazgo es similar; según Alexander Tzankov, jefe de autopsia del Hospital Universitario de Basilea, los fallecidos también sufrían de hipertensión y la mayoría de ellos tenían sobrepeso; dos tercios tenían problemas al corazón y un tercio tenía diabetes. (4)

En otras palabras, la gran mayoría de los fallecidos no murieron por Covid-19 sino con Covid-19. Por eso, hoy día son muchas las voces que problematizan la suposición de que todos los fallecidos inicialmente positivos en las pruebas de Covid-19, fallecieron efectivamente solo por esta causa.

Nota relacionada Reflexiones incomodas sobre el covid-19, no aptas para ingenuos

¿Qué habría pasado si esa gran mayoría de personas fallecidas no hubiera tenido Covid-19? ¿Habría muerto de todos modos a causa de las otras enfermedades? Es muy probable que sí, pero hubiesen durado vivas por más tiempo siguiendo la evolución natural de su enfermedad de base, tal como suponen algunos especialistas en el caso de España. (5) Esto sugiere que el Covid-19 es una enfermedad especialmente peligrosa para ellas y ellos, mientras que para el resto no lo sería tanto.

Es claro que la edad avanzada y tener una enfermedad adicional que baje las defensas son dos factores de riesgo, pero ¿qué pasa si los pacientes no tienen una segunda enfermedad de alto riesgo y únicamente actúa el virus de Covid-19? Muy probablemente la gran mayoría habría sobrevivido, es decir que solo en una ínfima minoría de pacientes Covid-19 produce la muerte por sí mismo, y no es como se nos vende en los medios de comunicación.

TAMBIÉN INFLUYÓ EN EL CAMBIO DE LOS TRATAMIENTOS

Uno de los beneficios de las autopsias practicadas por los médicos italianos es que ha cambiado el concepto que se tenía de los efectos del Covid-19 en el cuerpo y también descubrieron que el tratamiento puede ser más sencillo de lo que en un inicio se pensó.

Antes se creía que el problema era que el virus atacaba la capacidad del pulmón para respirar, produciendo una neumonía, ante la cual la estrategia era proporcionar respiración artificial (entubado), una técnica sumamente costosa. Ahora se sabe que el problema es que se produce una inflamación que genera un cuadro de trombosis generalizada en el cuerpo que se previene y trata con antiinflamatorios, anticoagulantes, antibióticos y modificadores del PH corporal, entre otros procedimientos, todos conocidos de sobra por la ciencia médica y que no requieren medicamentos nuevos ni exóticos, sino fármacos ya existentes. Gracias a lo anterior, se han cambiado mucho los procedimientos médicos y se han salvado miles de vidas.

En Honduras los protocolos médicos fueron actualizados por esa razón y parecen dar resultado, según versión de quienes estan en primera línea. La creatividad de los médicos hondureños llego al punto de desarrollar un procedimiento propio, llamado “Catracho”, basado en este tipo de tratamiento, para lo cual tuvieron que salirse de lo recomendado por la OMS. (6) Dice el médico hondureño Miguel Sierra: “Empezamos a brindar lo que la mayoría de las unidades de infectología, de cuidados intensivos, de inmunología y la Organización Mundial de la Salud, etcétera, estaban recomendando y miramos que los pacientes se acumulaban y que por más tecnología que hubiera, no estaban dando resultados, entonces tomamos la decisión de hacer otro protocolo basado en la frontalidad. Para Honduras y el mundo es un gran paso”(7).

En conclusión, el atrevimiento a desobedecer las normas de la OMS con criterio profesional y la creatividad demostrada por los profesionales de la medicina en todo el mundo, ha salvado decenas de miles de vidas y es lo que permite que hoy día se esté venciendo la pandemia gradualmente. Con esto no quiero demeritar todo lo positivo que hace esta institución, pero queda demostrado que ser rebelde viene a bien cuando la realidad te da la razón.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

(1) Puede encontrarse el enlace del estudio (en italiano) en el siguiente vinculo: https://www.pressenza.com/es/2020/03/primeros-datos-del-instituto-de-salud-3-muertes-solo-por-el-coronavirus/

(2)  Ver “Covid-19: Patólogos alemanes revelan sus descubrimientos” Disponible en: https://www.dw.com/es/covid-19-patólogos-alemanes-revelan-sus-descubrimientos/a-53286223

(3)  Ídem

(4)  Ídem

(5)  Algunos profesionales, como el epidemiólogo Miguel Ángel Martínez Beneito, profesor del Departamento de Estadística e Investigación Operativa de la Universidad de Valencia se atreven a decir que el COVID lo que hace es concentrar en pocas semanas las muertes que se espera ocurran en los próximos meses o años: “Esto se debe a lo que en epidemiología se conoce como “efecto cosecha”, por el que las defunciones por Covid-19 afectarían principalmente a la población más frágil en términos de salud, que posiblemente fueran, al menos de forma parcial, las defunciones que deberían ocurrir durante las próximas semanas o meses.” Por otro lado, el estadístico David Spiegelhalter, sostiene que de forma más o menos independiente de la edad, el contagio de la enfermedad supone, para cada persona que la contrae, el concentrar el riesgo de morir durante el próximo año en el periodo que duraría el episodio de su enfermedad, digamos unas dos semanas. (Ver; “El País”, EL COVID-19 es ya la primera causa de muerte en España, disponible en: https://elpais.com/ciencia/2020-03-30/la-covid-19-es-ya-la-primera-causa-de-muerte-en-espana.html)

(6)  La Prensa del 4 de mayo 2020. Disponible en https://www.laprensa.hn/sanpedro/1377467-410/catracho-tratamiento-evita-llegar-respirador-covid-honduras

(7)  Entrevista al Dr. Miguel Sierra, medico creador del tratamiento “Catracho”, en Presencia Universitaria del 11 de mayo 2020. Disponible en:  https://presencia.unah.edu.hn/noticias/tratamiento-catracho-frena-muertes-exponenciales-por-covid-19-en-honduras/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.