Recordando los Eventos en la Plaza de Tiananmen – ¿Qué ocurrió realmente?

Por: John Moran Robleda, MA

Hace 30 años, ocurrió en la República Popular de China – durante esos momentos históricos que llamamos “Fin de la Guerra Fría” – llamado el Masacre de la Plaza Tiananmen.  En el Primer Mundo es tema de discusión y reflexión, especialmente en vísperas del conflicto económico entre los EE.UU. de Trump y la China de Xi Jinping, ya una nueva potencia mundial.  Sin embargo, en la Periferia, aparte de selectos hombres de letras, nada se ha comentado o discutido para informar y guiar a los hondureños. Esto será el tema de esta columna.

Después de haber leído y escuchado a los eruditos y periodistas dar sus comentarios y reflexiones sobre este evento histórico, estoy convencido que la mejor pieza de periodismo y calidad intelectual sobre el tema está aquí, llamado “China y la Nueva Guerra Fría” por Justin Raimundo.  Fue publicado originalmente en junio de 1999. Lo asombroso de esta obra bien investigada de Raimundo es que es un artículo profético. Y leerlo 20 años después uno creería que es hoy 2019. Es así de en su calidad. Voy a narrar lo esencial de esta columna de Justin Raimundo, donde pueden leerla completamente aquí con comentarios míos para darle un contexto contemporáneo.  Comencemos.

https://original.antiwar.com/justin/2019/06/03/china-and-the-new-cold-war/

 

Raimundo comienza con una el ambiente político del momento en 1999 en los EE.UU.

“El surgir de «aislacionismo» tradicional de la derecha que siguió a la implosión del comunismo y el final de la Guerra Fría está en peligro llegar a un fin repentinamente. Desde Pat Buchanan hasta Gary Bauer y el liderazgo republicano en el Congreso, casi todos los líderes políticos e ideólogos de un tono conservador han sido atacados por una campaña concertada para demonizar a China como el nuevo “Imperio Malvado”. Una gran coalición que abarca todo el espectro, desde la AFL-CIO hasta la Unión Conservadora de Estados Unidos, está batiendo los tambores para la guerra con China.”

YO: Mis lectores tienen que entender que después de la Guerra Fría surgieron dos cosas – el surgir de los Globlaistas en el Occidente y un mundo bajo la hegemonía indiscutible norteamericana. El otro fue la relegación de la Federación Rusa, el más grande de un fragmentado antiguo Unión Soviética, a estatus de lacayo Occidentalista. Fue producto del “regime change” que ocurrió bajo Gorbachov y su Perestroika. China enfrentaría ese mismo “regime change”, pero lo freno algo que no sucedió en Rusia.  Sin un enemigo sustituto de la antigua URSS, China fue blanco del Imperio, quienes organizaban con el Mossad de Israel, AL Qaeda (luego como el Estado Islámico) y sus guerreros Islámicos para crear un nuevo “enemigo” para reemplazar la antigua URSS.

Raimundo continúa:

“Los xenofóbicos casi nunca se refieren a China como simplemente «China», sino que más bien alzan el espectro de «China Roja» o «China Comunista».  Por supuesto, nunca se llamó así durante los días de la Guerra Fría…   El viaje de [Richard] Nixon a la China marcó el comienzo de una amplia alianza estratégica y militar entre las dos naciones. Mientras que muy pocos conservadores se unieron con su antiguo aliado, Taiwán, la mayoría proclamaron a la diplomacia “nixoniana” como un acto de un genio, y desde ese momento no se supo más sobre las violaciones de derechos humanos en China hasta mucho después del final de la Guerra Fría.”

Yo: Bajo el Presidente Nixon, los Globalistas y el “Deep State” ya tenían planes con China, que fue parte de su plan de desindustrializar a los EE.UU. que producía cerca el 60% de producción internacional. Transferían su tecnología, negocio, etc. a China y Asia a cambio de mano de obra baratísimo. En 2019, los EE.UU. es ahora productor de 20% a nivel internacional, y China escalo a potencia mundial, aproximándose a reemplazar los EE.UU. como el nuevo monarca mundial (con los Globalistas/Cabal detrás de China como lo fueron en los EE.UU. por más de 100 años).

Raimundo pregunta ¿Qué tan “roja” [comunista] es China?

“Después de que Richard Nixon levantó su vaso en saludo a la República Popular, China «roja» fue abandonó por completo dentro el léxico anticomunismo norteamericano. El gran problema para revivirlo [la campaña contra la RP de China] es que una ola de reformas ha lavado el “enrojecimiento” de China tan profundamente que hoy en día no es ni siquiera aparece como un color rosa. Desde la muerte de Mao, en 1979, y la ascensión de Deng Xiaoping como el nuevo «gran timonel» de China, esta ha abandonado la ortodoxia marxista en todo menos en el sentido formal. Lejos de promover la ideología marxista, o de ser el centro de una conspiración comunista mundial revivida   .   .   .  los herederos de Mao y la Larga Marcha están desmantelando sistemáticamente los fundamentos económicos del socialismo   .   .   . El espíritu severo del igualitarismo maoísta, que exhortaba a China a «poner la política al mando», ha dado paso a una nueva forma de «socialismo» resumida por Deng en una famosa máxima: «¡Hacerse rico es glorioso!»”

YO: Los chinos aprovecharon de una variante del socialismo y luego lo destacaron para sacar provecho del capitalismo, creando su versión de un estado híbrido coexistiendo con otras híbridas como el de los EE.UU., la UE, “Chavismo”, etc. “China Primero” fue y es la meta de la clase política China. Daria nacer su ambicioso sistema económica alternativa del “Belt and Road Initiative”, y sus alternativas de imperialismo mundial compitiendo con el imperialismo antigua del Occidente y norteamericana.

Raimundo continua bajo el tema de “China: el imperio invisible”

“Al final de la vida de Deng Xiaoping, en la agonía final de su lucha contra los maoístas ortodoxos que aún permanecen en el liderazgo del PCC, el anciano líder.   .   .   .   Viajando por todo el sur de China y recorriendo las zonas económicas especiales, argumentó enérgicamente por una privatización más rápida y el desencadenamiento de las fuerzas del mercado   .   .   .   «el nanxun de Deng [La gira por el sur] llevó a la sociedad china al revés, imprimiendo al país en una forma de capitalismo no regulado que hizo que los Estados Unidos y Europa parecieran casi full socialista en comparación. «

YO: Hmmmm. ¿Zonas económicas especiales? ¿Suena familiar? ¿ZEDES suena familiar? Es el modelo para el tercer mundo, solo que como deseas implementarlo – vía dictámenes de FMI o vía dictámenes de los chinos propios.  El Cabal siempre lograba sus propósitos sea la vía escogida.

Continuemos con Raimundo. Procede con “El mito de Tiananmen”

La «masacre» de la Plaza de Tiananmen es un incidente tan envuelto en la mitología, en su mayor parte generado por periodistas occidentales y sus amigos profesionales disidentes, que es casi imposible que cualquier análisis «revisionista» pueda ser escuchado. El mundo vio a la Diosa de la Democracia en acción, los brillantes estandartes y el idealismo juvenil de los manifestantes, un concierto de rock gigante celebrado bajo la mirada del presidente, aparentemente incongruente, Mao, cuyo gigantesco retrato domina la Plaza. Grabada indeleblemente en la mente popular está la imagen de un hombre solitario parado en el camino de un tanque que se aproxima. El tanque se mueve hacia la izquierda y luego hacia la derecha, en un esfuerzo infructuoso para evitar aplastarlo   .   .   .  Los titulares mundiales sonaron: «Un millón de personas de todo tipo de clase sociales se demostraron en apoyo de los estudiantes en huelga de hambre»; «¡Salven a los estudiantes! ¡Salven a los niños!»”

YO: Cuál Democracia. Estos manifestantes fueron al principio aclamados por el ala de reforma radical del PCC, e incluso algunos de los más ortodoxos, como precursores de un nuevo espíritu de «democracia socialista». ¿Suena familiar esa palabra? Oh, Juan Guaidó lo usa como su modelo y paradigma.  De todos modos, regresando a China, lo que ocurría fue un golpe de estado, donde la rebelión más significativa contra el gobierno de Deng fue elogiada y, en gran medida, planificada por un ala de la burocracia del PCC.

Raimundo continua:

“Los comentaristas estadounidenses se sorprendieron de que el debate de Jiang Zemin-Clinton [visita del Presidente Bill Clinton a China en 1999] sobre el significado de Tiananmen se transmitiera en vivo a través de la red de televisión controlada por el Estado. Su asombro es igualado solo por su ignorancia: los medios chinos han estado relativamente abiertos durante algún tiempo. Desde que se instaló el régimen comunista en 1949, los medios de comunicación han sido un campo de batalla en los incesantes conflictos entre facciones dentro del Partido Comunista y, en cierta medida, en el país en general   .   .   .   Antes de la represión de la Plaza de Tiananmen, los medios de comunicación estaban en manos de los reformadores y se atrevieron a transmitir los comentarios indiscretos del jefe del partido Zhao Ziyang a Gorbachov, durante la visita de este último, de que Deng, aunque sin ningún cargo oficial, fue el que estaba gobernando China. En 1989, en el apogeo de la agitación, la cúpula del PCC se reunió con los estudiantes rebeldes para un dialogo: el CCTV (canal de televisión del Estado) transmitió toda la reunión a nivel nacional.”

Raimundo cambia el tema describiendo la visión y orientación de los manifestantes estudiantiles en “La nueva izquierda china”

“   .   .   . Porque estos eran izquierdistas, en un contexto chino, tanto en su ideología como en su estilo provocativo. Desde el principio, los estudiantes rebeldes marcharon hacia la Plaza cantando la «Internacional» y portando retratos de Mao   .   .   . Hablaron abiertamente y con audacia sobre los buenos viejos tiempos de la Revolución Cultural. Sintieron que Mao tenía las ideas correctas, aunque a veces usaba tácticas equivocadas. Ahora estaban decididos a usar lo que consideraban los correctos.”

YO: Obvio. Eran productos del sistema. Fueron utilizados por reaccionarios ortodoxos maoístas contra el “traidor” Deng e implementar un golpe de estado.  Si creen que las tácticas que usaron el “Deep State” y el Cabal en sus operaciones y golpes en Ucrania, Honduras, Irán, Primavera Árabe, etc. Fueron nuevas, ¡pues no!. Los chinos ya lo habían utilizado eso en Tianamen en 1989.

Deng y el oficialismo leal a él, decidieron frenar el intentado golpe de Estado y dio la orden de evacuar la plaza de Tiananmen. Si no, habría consecuencias. Raimundo es correcto en enfatizar que el liderazgo del movimiento estudiantil fue fragmentado y desunido, y rara vez habló con una sola voz. Wu’er Kaxi argumento que los estudiantes, habiendo dicho lo que tenían que decir, deberían retirarse de la plaza y vivir para luchar otro día. La feminista Chai Lin, el «Comandante Supremo», ordenó a sus seguidores que se quedaran y esperaran el martirio. Lin dijo a sus seguidores que “solo cuando los ríos de sangre fluyen en la Plaza se abrirán realmente los ojos de la gente de nuestro país.”  Hicieron caso a ella y no a tipos como Kaxi y sucedió la masacre solo que el resultado que ella quería no sucedió.

Como dice Raimundo, “Chai Lin y sus partidarios incondicionales no solo esperaban la represión, sino que esperaban abiertamente que sus acciones lo provocaran.”

Otros puntos de Raimundo:

* “En el momento culminante de las reformas, con los subsidios del gobierno para los estudiantes reducidos, los intelectuales vieron cómo sus ingresos permanecían estancados o incluso disminuían en un momento en que los campesinos relativamente poco educados empezaban a hacer negocios y seguían la máxima de Deng para volverse gloriosamente ricos: mientras insistían en su el derecho a marchar, y a la libertad de expresión, los estudiantes también exigieron «más dinero para la educación y un salario más alto para los intelectuales».

*  “Otro aspecto no reportado del movimiento estudiantil, y la protesta de Tiananmen del 89, fue que mientras que los estudiantes chinos se vieron obligados a vivir entre 6 y 8 en una habitación que no era más grande que un armario, los estudiantes extranjeros patrocinados por el gobierno chino, principalmente de África, recibieron relativamente cuartos de lujo y buena comida, todo gratis. Las protestas anti-africanas estallaron en violencia. El sentimiento anti-extranjero fue un trasfondo importante de la rebelión de la Plaza de Tiananmen. Gritaban «¡Maten a los extranjeros!»

* “Deng sufrió personalmente durante este interregno ultraizquierdista [Revolución Cultural de Mao dirigido por el “Grupo de los Cuatro», dirigida por Madame Mao, la depravada y despiadada esposa de Mao,]: no solo fue despojado de sus posiciones y desterrado al campo rural, donde se desempeñó en una «brigada de trabajo», sino que fue denunciado como el «segundo capitalista escondido en China» (Liu Shaochi siendo el número uno). Su hijo, Deng Pufang, fue atacado por una multitud de frenéticos Guardias Rojos y arrojado por la ventana de la Universidad de Beijing: estaba paralizado de cintura para abajo.”  Deng cuido lealmente a su hijo para el resto de su vida.

* Después de la visita de Richard Nixon y el convenio entre los dos países sellado, Mao puso fin su Revolución Cultural y terminó reprimiéndolo el mismo. Llamó a muchos de los purgados entre ellos Deng a regresar al gobierno. Explica Raimundo “Aunque el rehabilitado Liu Shaochi reinstaló al grupo reformista en la dirección superior del partido, los maoístas de línea dura todavía eran una amenaza para cualquier esperanza de reforma. Los duros seguían atrincherados en muchas áreas del país”.

Y eso fue lo que ocurrió en 1989, un choque entre estos dos bandos políticos chinos, con el Occidente apostando por los Maoistas, no Deng. 

Sugiero que lean toda la columna. Vale la pena.  La conclusión de Raimundo es acertado dado el deseo de recrear una nueva Guerra Fría contra China (y Rusia) otra vez ya que los títeres Islámicos han fracasado:

“   .   .   .Deng y sus sucesores, han tenido que enfrentarse no solo a los enemigos domésticos que anhelan restaurar el maoísmo, sino a los enemigos en el extranjero que intentan poner obstáculos en su camino. Una nueva Guerra Fría, con China en el papel del antiguo soviético, pondría a China, así como a gran parte del mundo, en un camino completamente diferente.”

¿Pretende eso el Presidente Trump? Veremos.

Un comentario en “Recordando los Eventos en la Plaza de Tiananmen – ¿Qué ocurrió realmente?

  • el junio 12, 2019 a las 2:27 pm
    Permalink

    Excelente Lic. John. Muchas Gracias

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.