Proyectos de ley en el Congreso Nacional vulneran la niñez y juventud hondureña: COIPRODEN

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- En un pronunciamiento público, la Red Instituciones por los Derechos de la Niñez y Juventud, (COIPRODEN) manifiesta que recientemente los legisladores del Congreso Nacional han presentado dos proyectos de decreto que, de aprobarse, no solo NO solucionarían la problemática de la violencia que supuestamente pretenden prevenir, sino que añadirían más factores que propiciarían la violencia o la violación a derechos protegidos de la niñez.

Frente a esta moción presentada en el Congreso Nacional de la República de Honduras, la Red COIPRODEN señala que la misma es atentatoria de la libertad de culto y religión de todas y todos los hondureños, y violatoria de la Constitución, tratados internacionales signados por el Estado y el derecho interno.

Con esta propuesta, se pretende imponer un sistema de creencias particular, olvidando que la escuela es un espacio para el aprendizaje de conocimientos científicos, no de doctrinas de ningún tipo. Leer la Biblia a jóvenes que aún están en desarrollo es una forma de amañar un proceso formativo que tiene como propósito brindarles herramientas para construir criterios propios, independientes y autónomos, precisamente para evitar que sean sujetos de subyugación. Es también un intento por imponer un sistema de creencias particulares al resto de La población hondureña, señala Coiproden.

Pronunciamiento

La Red Instituciones por los Derechos de la Niñez y Juventud, COIPRODEN, conformada por 22 organizaciones civiles, nacionales e internacionales, es una organización participativa y efectiva en la construcción de una sociedad donde se respeten, promuevan, disfruten y se demande el cumplimiento de los derechos, coordinar y fortalecer acciones en la promoción y defensa del interés superior de la infancia, adolescencia y juventud hondureña, a fin de alcanzar su desarrollo integral.

Recientemente los legisladores del Congreso Nacional han presentado dos proyectos de decreto que, de aprobarse, no solo NO solucionarían la problemática de la violencia que supuestamente pretenden prevenir, sino que añadirían más factores que propiciarían la violencia o la violación a derechos protegidos de la niñez:

  1. Crear una mesa de trabajo con el objetivo de promover una ley que permita leer la Biblia en las escuelas de nivel básico y medio y reestructurar los valores en la niñez hondureña.

Frente a esta moción presentada en el Congreso Nacional de la República de Honduras, la Red COIPRODEN señala que la misma es atentatoria de la libertad de culto y religión de todas y todos los hondureños, y violatoria de la Constitución, tratados internacionales signados por el Estado y el derecho interno, a saber:

  • La constitución de la República de Honduras en su Capítulo II, Art. 77 “se garantiza el libre ejercicio de todas las religiones y cultos sin preeminencia alguna, siempre que no contravengan las leyes y el orden público”.
  • La Constitución de la República de Honduras en su Capítulo VIII, Art. 151 “La educación es función esencial del Estado para la conservación, el fomento y difusión de la cultura, la cual deberá proyectar sus beneficios a la sociedad sin discriminación de ninguna naturaleza.
  • La Educación nacional debe ser laica y se fundamentará en los principios esenciales de democracia, inculcar y fomentar en los educandos profundos sentimientos hondureñistas y deberá vincularse directamente con el proyecto de desarrollo económico y social del país”.
  • El Código de la Niñez y Adolescencia en su Capítulo III, Art. 28 “Los niños, atendida su madurez y su capacidad de formarse un juicio propio, gozarán de las libertades siguientes: Inciso CH) libertad de conciencia, religión o culto;”
  • Finalmente, la Convención de los Derechos del Niño, en su Art. 14 inciso 1 “Los Estados parte respetarán el derecho del Niño y la Niña a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión” y en su inciso 3 que “La libertad de profesar la propia religión o las propias creencias estará sujeta únicamente a las limitaciones prescritas por la ley que sean necesarias para proteger la seguridad, el orden, la moral o la salud públicos o los derechos y libertades fundamentales de los demás.”

Con esta propuesta se pretende imponer un sistema de creencias particular, olvidando que la escuela es un espacio para el aprendizaje de conocimientos científicos, no de doctrinas de ningún tipo. Leer la Biblia a jóvenes que aún están en desarrollo es una forma de amañar un proceso formativo que tiene como propósito brindarles herramientas para construir criterios propios, independientes y autónomos, precisamente para evitar que sean sujetos de subyugación. Es también un intento por imponer un sistema de creencias particulares al resto de La población hondureña.

  1. Reformar el artículo 276 del texto constitucional para establecer que el Servicio Militar sea obligatorio, y no voluntario y educativo, como es en la actualidad.

De aprobarse este proyecto, los ciudadanos entre los 18 y 30 años de edad pasarían a los batallones a entrenarse en el uso de las armas con duración de 12 meses. El proyectista justifico su propuesta argumentando que llevando los jóvenes a los batallones se prevendrá la violencia en Honduras.

Este argumento parte del falso supuesto, que el origen de la violencia reside en el ocio de la juventud, y que su solución sería someterla al adiestramiento y la imposición a una cultura de las armas.

La violencia es un fenómeno con múltiples causas y factores de riesgo que incluyen la impunidad y la corrupción en el manejo de la cosa pública, y no se reducirá llenando los centros educativos públicos de hombres armados y libros sagrados. Invitamos al Congreso Nacional a considerar las múltiples investigaciones y fuentes de información existentes tanto en el ámbito nacional como internacional que proponen acciones integradas para la prevención de la violencia.

Todos los estudios que se han hecho al respecto indican que la violencia es generada por una amplia gama de factores sociales psicológicos y económicos, y por tanto creer que se solucionara enseñando a los y las jóvenes el uso de armas, o leyendo la biblia en los centros educativos, en lugar de solucionarlo agravaría el problema.

Estas iniciativas están desenfocadas de las verdaderas causales que explican la violencia en el país. La ausencia de un texto religioso no es un factor que, por sí mismo, cause la problemática de la violencia. Incluso se corre el riesgo que un uso sesgado y sectario de esta práctica, induzca a la discriminación contra niñas, niños y familias que no deseen seguir las enseñanzas de una religión particular, sea porque opten por otra o por ninguna.

La Red COIPRODEN se manifiesta porque el Congreso Nacional en lugar de proponer mociones de este tipo, discuta y apruebe iniciativas de Ley tendentes a crear para la niñez servicios y oportunidades de educación, salud, sano esparcimiento y formación de valores humanos y cívicos, que propendan a una sociedad democrática, justa y tolerante.  Lo que los jóvenes necesitan son oportunidades de trabajo digno, emprendimientos, educación, y, “promover su desarrollo integral, procurándoles el acceso a los beneficios de la ciencia, tecnología y cultura, al trabajo y su involucramiento en actividades y servicios sociales”, tal como lo indica la Ley Marco para el Desarrollo Integral de la Juventud (Articulo 6).

La Red COIPRODEN saluda el interés manifestado en el Congreso Nacional por prevenir la violencia que afecta a las y los niños en el sistema educativo e invita a las y los diputados a que en coherencia con ese interés aprueben reglamentos y asignaciones presupuestarias a instrumentos ya existentes como la Ley Contra el Acoso Escolar, que se apruebe una Política Nacional de Niñez y Juventud hasta ahora inexistente en el país y que se asigne presupuesto y se hagan operativos instrumentos legales ya existentes creados con la finalidad expresa de enfrentar la violencia, como la Política Nacional de Prevención de Violencia aprobada en el 2013 y la Hoja de Ruta Nacional para Prevenir y Reducir la Violencia contra la Niñez, adolescencia y Juventud 2015-2025.

Dado en la ciudad de Tegucigalpa, M. D.C. a los 13 días del mes de junio de 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.