Otra prioridad: Congreso autoriza construcción de oficinas a CNBS valoradas en unos $ 40 millones

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. Fiel a su costumbre, el Congreso Nacional ha vuelto a agitar la indignación entre la población hondureña cediendo la autorización de un fideicomiso para la construcción de las oficinas de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS), cuya ejecución presupuestaria, preliminarmente rondaría en 40 millones de dólares.

La decisión fue principalmente avalada por los diputados de la bancada del gobernante Partido Nacional, quienes consintieron la aprobación del decreto que contiene el fideicomiso que el CNBS suscribió con el gigante financiero de la banca privada, Banco Ficohsa. 

De esa manera, el Congreso concedió a Ficohsa, la construcción de las nuevas oficinas de la entidad rectora del sistema bancario que, según estipula el decreto aprobado, en su numeral uno “comprende la estructuración, financiamiento, contratación, gestión, operación, transferencia, mantenimiento de obra y servicio del mismo en su totalidad”.    

Sin embargo, esto fue lo único que se conoció sobre el contenido del contrato del fideicomiso, ya que el peso de esa decisión legislativa no fue suficiente para que el diputado nacionalista, Renán Inestroza, encargado de dar lectura al decreto, leyera en su totalidad las 34 páginas que constituían el dictamen.   

“No voy a leer todo el contenido”, dijo Inestroza sin precisar sus razones al presidente del Congreso, Antonio Rivera Callejas, que consintió la decisión de su compañero de bancada.

Durante la discusión previa a la aprobación del fideicomiso, los congresistas nacionalistas y los diputados de la oposición se enfrentaron asumiendo posiciones antagónicas, en donde, fue notoria la presencia silenciosa de una bancada del Partido Liberal que durante el debate observó callada sin pedir siquiera la palabra. 

En una primera intervención protagonizada por la diputada del Partido Innovación y Unidad Social Demócrata (PINU-SD) Doris Gutiérrez, la congresista expresó su rechazo argumentando que previo a la votación como parlamentarios debían de precisar el conocimiento del monto exacto del fideicomiso.

Además, “por la emergencia que estamos viviendo, amerita que estemos concentrados en ver cómo podemos dotar mejor a los hospitales de insumos médicos y equipo de bioseguridad”, dijo Gutiérrez. 

Acto seguido, su compañero de bancada, el diputado Luis Redondo, compartió la decisión de votar en contra, sobre todo, por tener poca preparación en el estudio del dictamen que, según denunció, fue enviado a última hora. En su intervención, Redondo criticó a Inestroza por negarse a leer en su totalidad el contenido del dictamen.  

En la postura de los diputados del PINU, también coincidió el congresista del partido Libertad y Refundación (Libre), Rafael Sarmiento, quien antes de la votación dijo estar en contra porque la decisión de edificar un edificio “no es prioridad en este momento que estamos en pandemia, porque creemos que la prioridad es salud y educación en este momento”.

A pesar de no compartir en su totalidad las razones de la oposición, el diputado del Partido Nacional, Oswaldo Ramos Soto, concordó en la necesidad de precisar el monto del presupuesto, puesto que “no debemos de obrar a ciegas un contrato de fideicomiso”, explicó el veterano represente legislativo.  

Es de hacer mención que ninguna de las argumentaciones de la oposición fueron consideradas por Rivera Callejas, quien para el caso ante la inconformidad del diputado de Libre, Francisco Paz, respondió tildándole de ignorancia.

Tras las distintas intervenciones, el abogado representante de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros, Marco Cano que anteriormente había expuesto una descripción del modelo de fideicomiso durante la sesión legislativa, respondió que tentativamente  el monto a ejecutar se puede estimar en 40 millones de dólares, ya que todo dependerá del proceso de construcción.

Para tranquilidad de los diputados opuestos a la medida, Cano aseguró que la inversión destinada para las nuevas oficinas de la CNBS, no afectará en ninguna manera el Presupuesto General de la República.

Porque los fondos “provienen del canon que las instituciones del sistema bancario pagan directamente a la Comisión que –actualmente- son destinados únicamente para gastos administrativos y operativos de la institución”, aseguró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.