Organizaciones políticos-sociales demandan ley de justicia electoral

Por: Redacción CRITERIO.HN

redacción@criterio.hn 

Tegucigalpa. – Red por la Equidad Democrática, una organización integrada por sectores académicos, políticos y gremiales llamó la atención sobre la falta de institucionalidad en el sistema político-electoral y las falencias del Censo Nacional Electoral en la reconstrucción con transparencia y respeto a la voluntad ciudadana 

El momento que vivimos exige mucha responsabilidad y madurez de nuestros actores políticos, no podemos hablar de reconstrucción, sin reconstruir y transformar nuestra democracia, por lo cual las medidas de austeridad no pueden ir en detrimento de la calidad de las elecciones y de la confianza ciudadana en el proceso electoral, señalan en un documento público.

La falta de la nueva ley electoral genera desconfianza y opacidad pues no existen reglas claras en cuanto a las elecciones y los conflictos que se puedan presentar.

Su retraso injustificado genera incertidumbre e inseguridad jurídica, sobre todo cuando estamos a las puertas de un proceso electoral primario y las autoridades, partidos y ciudadanía, no tienen claridad sobre las reglas del juego electoral.

Igual sucede ante la ausencia de una ley orgánica que defina los procedimientos que el Tribunal de Justicia Electoral requiere para resolver las controversias que se presenten entre los distintos actores políticos y remediar la posible vulneración de derechos político-electorales de la ciudadanía.

Para el Consejo Nacional Electoral, el Tribunal de Justicia Electoral, el Registro Nacional de las Personas y la Unidad de Financiamiento, Transparencia y Fiscalización, las elecciones primarias y generales plantean desafíos y dificultades políticas y técnicas, por lo que fortalecer su capacidad para celebrar elecciones exitosas, es vital para nuestra democracia.

La red sostiene que la ciudadanía, medios de comunicación y la empresa privada, entre otros actores, deben ser invitados a impulsar y acompañar iniciativas que promuevan el fortalecimiento de estos órganos, la rendición de cuentas y la participación ciudadana.

Cuestiona al Consejo Nacional Electoral el nombramiento de personal fuera de los conceptos de méritos y conocimientos técnicos que garanticen la imparcialidad y la neutralidad política en sus decisiones y actuaciones.

De igual forma demandan del Registro Nacional de las Personas, (RNP), ser más preciso con la información ciudadana para que genere certeza, mejore su capacidad de comunicación y coordinación con los demás órganos electorales y la ciudadanía en general.

Asimismo, ratifica su demanda de elecciones transparentes y limpias, con reglas claras que profundicen la democracia, el Estado de Derecho y el respeto a la voluntad de la ciudadanía.

La experiencia internacional en países que han realizado elecciones a pesar de la pandemia y otros factores climáticos ha mostrado que, con los marcos legales adecuados, es posible hacer ajustes que garanticen las condiciones de salud necesarias para llevarlas a cabo, sin sacrificar su calidad ni tiempos y plazos establecido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.