Uncategorized

Organismos se unen para evitar que niños contraigan matrimonio en Honduras

Compartir

 Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Varios organismos internacionales se unieron este martes en Honduras para evitar que los niñas y niñas contraigan matrimonio y así evitar embarazos en adolescentes y que este sector de la población trunque su futuro, asumiendo responsabilidades que competen a los adultos.

Chiguinas preñadas

Pese a que la mayoría de edad se alcanza a los 21 años, la legislación hondureña permite que los y las jóvenes de 16 hasta 21 años, puedan casarse con la autorización de sus padres o sin la  autorización aquellos mayores de 16 años por el hecho de la existencia de embarazo o si hubiere concebido antes de llegar a esa edad.

Sin  embargo un decreto de ley introducido a la Cámara Legislativa, por la diputada, Fátima Mena, denominado Ley para Erradicación del Matrimonio Infantil, plantea derogar el párrafo tercero del artículo 16 del Código de la Familia que permite que niños y niñas contraigan matrimonio.

Dicha iniciativa de ley, propone que sólo las personas mayores de 18 años puedan contraer matrimonio con la debida autorización de  sus padres.

La diputada proyectista dijo que la ley tiene el apoyo de casi  la totalidad de los parlamentarios y que ya ha sido socializada con la junta directiva, por lo que lo único que resta es enviarla a las diferentes bancadas para luego proceder con la aprobación.

El proyecto de ley impulsado por la diputada del Partido Anticorrupción (PAC) fue respaldado este martes durante un encuentro con varios organismos internacionales y diputados al Congreso Nacional.

En Honduras, tres de cada diez mujeres contraen matrimonio antes de los 18 años y en el área rural cuatro de cada diez. Apenas el 8 por ciento de estos son niños contra 92 por ciento que representan las niñas, quienes se están casando sosteniendo uniones de hecho a muy temprana edad.

Estadísticas de las Naciones Unidas y de UNICEF, señala que las niñas se ven afectadas con un retraso o retiro permanente del proceso educativo formal  por la atención a su  nueva familia, o en su gran mayoría, porque quedan embarazadas.

A la actividad se hicieron presentes representantes de ONU-Mujeres, Plan Internacional en Honduras, Congreso Nacional,   Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés).

La directora de Plan Internacional en Honduras, Belinda Portillo, manifestó que es importante que en Honduras se eleve los años para que las niñas y niños se casen, “porque conocemos las barreras que enfrentan porque sus oportunidades se limitan”.

Citó que el 3 por ciento de las uniones de hecho matrimonios de menores e incluso los embarazos de adolescentes, se registran entre ellos mismos, ya que la mayor parte de los casos se da entre adolescentes con adultos mayores.