Nos ofrecían $1 millón para que no denunciáramos hallazgo de aeronave”: Capitán Santos Orellana

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-El capitán del ejército hondureño que está siendo investigado por los Estados Unidos por su supuesta vinculación con el narcotráfico y lavado de activos, Santos Rodríguez Orellana, confirmó que  le ofrecieron a él y a un oficial de la Fuerza Naval, un millón de dólares por permitir el aterrizaje de un helicóptero cargado con droga.

La esposa de Rodríguez Orellana, Jennifer Bonilla, denunció el miércoles ante medios de comunicación que su esposo ha sido víctima de persecución desde que capturó dicha aeronave, que “según fuentes, era de Samuel Reyes y  Tony Hernández”. También dijo que la operación fue boicoteada por el coronel José Regalado Tábora.

Samuel Reyes y Tony Hernández, de quienes se supone era la droga que venía en el helicóptero.
Samuel Reyes y Tony Hernández, de quienes se supone era la droga que venía en el helicóptero.

Mediante una llamada telefónica al foro televisivo Frente a Frente que conduce el periodista, Renato Álvarez, el capitán dijo que no puede acusar, ni al hermano del Presidente, Tony Hernández,  ni al ministro de Defensa, Samuel Reyes.

El  ejercicio militar se registró en el 2014 en La Mosquitia, “cuando se llevó a cabo esa operación, nosotros teníamos información de un informante que un helicóptero iba a reabastecer esa aeronave de los narcotraficantes, apuntó.

Agregó que ese día andaba en compañía de un capitán de navío de la Fuerza Naval Hondureña, que “perfectamente puede testificar de las llamadas que recibimos, que nos ofrecían un millón de dólares para que nosotros no denunciáramos ese hallazgo de esa aeronave”.

“Yo le comente a mi esposa que el informante que teníamos dentro de esa estructura dijo que nos habíamos metido a un problema porque ese helicóptero era del hermano del Presidente y que también participaba allí el señor ministro”, dijo el capitán Rodíguez Orellana.

Según el oficial del ejército, el informante que tenían era de alta credibilidad “porque todo lo que les decía era cierto”.

No obstante apuntó,  que en ningún momento exteriorizó y dijo nada de lo ocurrido,  “porque en realidad uno no puede comprobar cosas que un informante le dice a uno”, pero la realidad es que “sí se encontró la aeronave en ese lugar” y que todos los indicios implicaban que si venía droga”, sostuvo.

Detalló que tenía como seis meses de estar detrás de esa operación y que desde ese entonces se conoció que las aeronaves venían con droga procedentes de Costa Rica, que se abastecían de combustible en la Mosquitia, y que su destino era  San Pedro Sula.

Sobre el ofrecimiento del millón de dólares dijo que puede dar fe quien en ese entonces era su superior, el coronel  René Luis Mateo, “que también escuchó en voz alta la oferta del millón de dólares y de quien era la aeronave”.

Por otra parte reveló que el coronel José Regalado Tábora nunca entregó la evidencia que se encontró  durante ese operativo en la biosfera del Río Plátano, mediante el cual se decomisó 12 armas de alto calibre, chalecos antibalas, una retroescabadora, más de mil galones de combustible para helicóptero, entre otras cosas, menos la droga, pues se supone, ya la habían bajado.

Refirió que el capitán Regalado Tábora en vez de entregar la evidencia al Ministerio Público, los acusó de haber violentado los derechos de la persona a la que se encontró con las pruebas.

También denunció que un oficial de la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA) lo interrogó  en la embajada americana el domingo anterior, a las 11:30 de la mañana y le dijo que si no declaraba en contra de Tony Hernández y Wilter Blanco, iba a ser extraditado a Estados Unidos por narco-terrorismo y que al día siguiente su nombre saldría en los medios de comunicación, y así sucedió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.