Mujer católica hondureña envía carta de reclamo a su iglesia por silencio ante crisis política

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Belky Jiménez, una delegada de la Palabra de Dios de la iglesia católica de la zona sur de Honduras envió una fuerte carta de reclamo a sus autoridades eclesiásticas de la iglesia católica de Honduras por su silencio, en medio de la crisis política que sacude a este país centroamericano.

CRITERIO publica de manera íntegra la misiva:

Desvío El Tránsito, Nacaome, Valle

11 de diciembre de 2017

Monseñor
GUIDO CHARBONNEAU

Obispo Diócesis de Choluteca

Su Oficina

Monseñor:

Yo, Belky Jiménez, con título espiritual Delegada de la Palabra de Dios, de la parroquia San José de Nacaome Valle, y título terrenal Abogada, me dirijo a usted, con tristeza, indignación, frustración, decepción, impotencia, rabia y sobre todo con mucho dolor, para preguntarle ¿Porque nuestra Iglesia Católica se ha llamado al silencio en esta crisis que está viviendo nuestra Patria? Si en el reciente pasado recuerdo a su excelencia, Monseñor Oscar Andrés Cardenal Rodríguez pronunciarse a favor del Golpe de Estado por estar en desacuerdo con la reelección y ahora ¿Porque la Iglesia se volvió muda Si este es un peor escenario que el de 2009?

Monseñor a ¿Quién se debe obedecer? ¿A Cristo o al Clero? ¿Qué ha pasado con los representantes de Cristo en la tierra? Si ustedes desde su jerarquía no defienden al oprimido ¿Cómo hará el oprimido? Escribiendo y pienso en la parábola de los talentos y veo con tristeza que ustedes por su posición de jerarquía dentro de la Iglesia y su investidura se les entregó 10 talentos que están enterrando, y de sobra usted y el Clero saben lo que a la venida del Señor le pasó al que enterró su talento, en este momento Monseñor y sin ánimo de juzgarles ustedes están enterrando sus talentos. ¿Cómo es posible que la Iglesia beatifica y canoniza los mártires y se jacta de tenerlos en las filas de Santos como el caso de Monseñor Romero, pero a la hora de actuar en beneficio del pueblo, a la hora de defender al oprimido se llaman al silencio. Piensan primero en conservar la vida terrenal y sus comodidades, olvidando el Don del Temor de Dios que a mi saber y entender es el temor de perder para siempre la relación de amor con Dios. ¿Porque el Clero está dominado, emborrachado y acomodado al poder? Si han descubierto que disfrutan las comodidades, desean reconocimiento y anhelan poder, deberían renunciar a la sotana y volverse políticos porque ese no es el mandato de Cristo, Cristo siempre alzó la voz para defender al oprimido y esa protesta le llevó hasta la muerte, si no se tiene vocación de mártir no se debe seguir en ese camino, porque afecta la fe de tanta gente que les confía y admira, (Pobre de aquel que pierda a uno de mis pequeños).

No puedo pensar en que Dios quiere que seamos pobres, esclavos y estemos dominados por el poder político, económico en complicidad con el poder religioso, de ser así jamás hubiera liberado a los israelitas de la esclavitud, ni se hubieran manifestado dando 7 vueltas alrededor de Jericó, los hubiera dejado esclavos para siempre. Cristo quiere una Iglesia libre, feliz, limpia y beligerante no una acomodada y timorata. Con pena veo lo que pasa y me pregunto ¿Porque su silencio? No me pregunto por el silencio del Cardenal porque ese ya se sabe, pero ¿Su silencio Monseñor? A ¿Qué se debe? ¿Acaso debe obedecer a una autoridad terrenal sin moral? O ¿Debe obedecer el mandato de Cristo? A ¿Quién representa usted? Hoy le escribo porque la gota que derramó mi vaso fue el vil asesinato de un manifestante desarmado en Choluteca a manos de la Policía Militar. No digo que la Iglesia se decante a uno u otro lado, sino es el hecho de exigir a quien generó el caos, en nuestro caso al TSE, que respete la voluntad popular por aquello de que la voz del pueblo es la voz de Dios, exigir transparencia, celeridad y claridad en resultados, para que haya paz, lo demás viene por añadidura.

Pienso en que para comulgar y predicar se nos exige dignidad y estoy de acuerdo en que debemos cumplir esas reglas espirituales; pero, si el que comulga debe tener dignidad para recibir a Cristo, igual o más dignidad debe tener quien consagra el Cuerpo de Cristo ya que en mi opinión personal cuando el vehículo para que Cristo se haga presente es indigno porque quien consagra su Cuerpo y su sangre tiene el corazón lleno de ambición, miedo o decidía, tiene la mente en las cosas materiales y terrenales (comodidad personal) tiene las manos manchadas de sangre inocente al volverse con su silencio cómplice de la muerte y opresión del débil y tiene la boca callada por miedo o cualquier otra razón, Cristo no se hace presente y entonces ¿Que transformación podrá generar en el pueblo que lo consume? El clero está como los Maestros de la Ley a quienes Jesús les dijo, ustedes imponen al pueblo cargas que ni ustedes pueden llevar. Hay una doble moral, una la vivida y otra la hablada. Y no entiendo porque si la Palabra dice «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.» Me pregunto yo, en ¿Quien confía usted? También nos dice que no tengamos miedo a quienes ostentan el poder. Me pregunto ¿A quién teme usted? Y le cuestiono a usted porque es a la Diócesis que pertenezco no al Cardenal porque de sobra sé que es como hablarle a una pared.

 

Pido que haga suyas las Palabras de San Juan Pablo II que decía «Por más poderoso que sea un dictador, sólo es un hombre. No tengáis miedo.» Aplica a todas las dictaduras, tanto políticas como religiosas y más…

También me pregunto qué pasó con el grupo de camisas blancas donde marchó también parte del Clero de la Iglesia Católica, en ese momento decían defender la Constitución de la República y no a la supuesta reelección, y ahora ¿Que ha pasado con los camisas blancas, acaso sólo era en 2009 que iban a defender la Constitución? Les cuento con conocimiento de causa que ahora si está siendo descaradamente violada y mancillada la Constitución de la República porque la reelección es ilegal, ya que la Constitución no se reforma con una resolución de la Corte que no es ni suprema ni justa, porque es espurio ya que fue nombrada al margen de los requisitos legales. Y el hecho de que un gobernante maneje y tenga a su servicio todos los poderes del Estado le hace un dictador, y siguen violando la Constitución ya que frente a un Gobierno Usurpador el pueblo tiene derecho a la insurrección que no es nada más que la «Sublevación, levantamiento o rebelión de un pueblo o nación, o de cualquier colectivo humano la insurrección de las provincias del norte originó una guerra civil.» Así lo manda textual y expresamente el artículo 4 de la mancillada Constitución y no lo dejan ni siquiera manifestarse de manera pacífica. Invito a las camisas blancas del Clero a que en esta ocasión defiendan de verdad y con fervor la Constitución de la Republica.

Quisiera decir más y desahogarme, pero tendría usted que estar de vacaciones para leer todos los lamentos. Creo que con esto basta para llamar su atención, porque no creo que no sepa la realidad.

El sábado usted estuvo confirmando jóvenes, pidiendo para ellos y nosotros los dones del Espíritu Santo, y yo he pedido para usted, Temor de Dios, Sabiduría y Fortaleza.

Si esta manifestación personal y muy mía pero sentida por muchos que no se atreven a decirle directamente trae consecuencias pongo a su disposición mi cargo de Delegada de la Palabra de Dios, por aquello de que se nos ha dicho que somos delegados del Obispo, más no está a disposición mi fe; porque mi fe es en aquel que me ha dicho que ame al prójimo como a mí misma, mi fe en el verdadero Cristo, quien murió y resucitó por mí y por usted y es ese amor el que me mueve a manifestarme.

Atentamente,

Belky Jiménez

Delegada de la Palabra de Dios

cc:Parroquia San José, Nacaome, Valle

cc:Arquidiócesis de Tegucigalpa

cc:Papa Francisco

3 comentarios en “Mujer católica hondureña envía carta de reclamo a su iglesia por silencio ante crisis política

  • el diciembre 16, 2017 a las 7:39 pm
    Permalink

    Dios en su santo nombre dio vida para toda la raza humana sin distingo político económico o social aplaudo esta hermosa carta escrita desde lo más profundo del corazón la valentía de nosotros los católicos debe ser perenne a veces el demonio quiere apartarnos de nuestra fe por culpa de algunos líderes católicos que se venden al mejor postor gracias a Dios también tenemos sacerdotes valientes que ayudan a los feligreses a salir de esta oscuridad política mis agradecimientos por esta valiente carta ?

    Respuesta
  • el diciembre 12, 2017 a las 12:04 pm
    Permalink

    Aplaudimos su valentía, porque efectivamente es el sentimiento de muchos que profesamos la fe católica. Es decepcionante ver la cúpula de la iglesia católica silenciada, ver al sonriente cardenal muy cercano al Papa Francisco, muy cercano al poder en Honduras, pero muy distante de la voluntad popular. La actitud del cardenal y del clero es timorata, coloquial, es como un «oficio» más.

    Respuesta
  • Jose Edulfo Corea
    el diciembre 12, 2017 a las 9:25 am
    Permalink

    Abog Belky Jiménez, mi respeto y admiración para Ud, me quitó el sombrero ante su paso. Es la clase de mujeres que este país requiere, para motivar y guiar a este pueblo hacia mejores derroteros.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.