Mesoamericanas de Marcala, La Paz, ponen en práctica proyecto piloto de huerto colectivo

Tegucigalpa.-Las Mesoamericanas en Resistencia por una Vida Digna-Honduras (MER-H) han puesto en práctica un proyecto piloto sobre un huerto colectivo en la comunidad San Antonio, en el municipio de Marcala, departamento de La Paz.

Mesoamericanas                      Mesoamericanas

El proyecto piloto se efectúa en el marco del Programa “Mujeres de Honduras Empoderadas, Social, Económica y Políticamente, Ponen en Marcha Alternativas de Resistencia Desde los Principios de la Economía Feminista”, coordinado por el Centro de Estudios de la Mujer-Honduras (CEM-H) y financiado gracias al apoyo solidario de la Agencia para la Cooperación Vasca al Desarrollo (Mundubat) y el Gobierno Vasco.

Noticia Relacionada: Mujeres Mesoamericanas se empoderan sobre economía feminista (vídeo)

En el huerto colectivo se han involucrado, de manera activa, 15 mujeres lideresas del municipio de Marcala, La Paz.Mesoamericanas

Una de las actividades integradoras en la experiencia, son los talleres de formación sobre el buen comer y el buen beber, cuyo objetivo es lograr una  alimentación balanceada y saludable.

El taller del buen comer y el buen beber, reconoce la importancia nutricional que debemos tener cada una de nosotras en el diario vivir, por lo que de una manera interactiva las participantes están aprendiendo a cómo alimentarse de forma balanceada, con los productos de la zona.

Este proceso de formación genera en las mujeres la conciencia de cómo alimentarse durante las diferentes etapas de su vida, y cómo alimentar a sus hijos, con los productos que son de la temporada, igual reconociendo y generando la conciencia de uso de plantas para sanar ciertas enfermedades propias de las mujeres y de sus familias.

Mesoamericanas

Durante la marcha del proyecto piloto se ha construido un mural informativo para que cada grupo comparta los conocimientos  con sus comunidades, con el fin de concienciar sobre el valor nutricional y curativo de las plantas, frutas y verduras que se producen en la comunidad.

En el proceso de formación se efectuó, además, un taller sobre agricultura orgánica, mediante el cual se persuadió a las participantes sobre la importancia de la agricultura orgánica en la vida de las mujeres Mesoamericanas, frente al capitalismo, consumista, donde la producción a bajo costo y con la certeza de producir comida saludable, ha sido el elemento fundamental en este proceso de emancipación.

En el marco del proyecto piloto, se ha instalado, también, un invernadero de 400 metros cuadrados para la siembra de cinco variedades de hortalizas, cinco plantas aromáticas y cinco plantas vegetales.

 

La inducción de los talleres ha estado en manos de la ingeniera en agronomía, Lincen Mariela García.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.