Mercado Zonal Belén, sobreviviendo en tiempos de coronavirus

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Triste comenzó la segunda semana en cuarentena para los comerciantes capitalinos de la economía informal. Si no mueren por el Covid-19 lo harán por las medidas discriminatorias del gobierno, asumen los desesperados buhoneros que hoy hicieron caso omiso al toque de queda.

Lea también: Medidas anunciadas por el gobierno solo favorecen al sector formal de la economía

Los locatarios del concurrido Mercado Zonal Belén, de Comayagüela, fueron violentamente desalojados por efectivos de la Policía Nacional y la Policía Militar del Orden Público (PMOP), quienes hicieron uso de gas pimienta para disuadir a la multitud, entre la que se encontraban compradores que buscaban abastecerse de frutas, verduras y víveres en general.

Desde muy temprano, una importante cantidad de capitalinos formaron largas filas en las afueras del mercado, con la intención de abastecerse de alimentos de primera necesidad, en las distintas abarroterías. Al filo de las once de la mañana las autoridades irrumpieron desalojando a los vendedores en cumplimiento de la ordenanza del toque de queda absoluto, impuesto por el gobierno hondureño y que consta en el Decreto Ejecutivo PCM-021-2020.

Un comando de militares y policías desalojó a los comerciantes quienes se quejaron por la acción “desmedida” de los uniformados, que, con lujo de violencia, cercaron con vallas el acceso al perímetro del populoso mercado sin permitir el ingreso a la zona.

Los locatarios, para quienes quedarse en casa no es una opción y salir en busca del sustento constituye un acto de supervivencia, expresaron su descontento con la medida “represiva” de las autoridades, asegurando que necesitan vender para sobrevivir.

Al parecer la necesidad de sustento hace desconocer las prohibiciones dispuestas por el gobierno, de evitar aglomeraciones, como medida preventiva contra el brote de infectados por  coronavirus, que este lunes contabilizaba 30 personas.

Lea también: En manos del gobierno la suspensión de trabajadores por emergencia del coronavirus

El pasado 11 de marzo, cuando el número de infectados se mantenía en dos, el Congreso Nacional aprobó la Ley de Aceleración Económica y Protección Social, Frente a los Efectos del Coronavirus que, entre otras cosas, contempla una planificación económica, para apalear los efectos de la pandemia; sin embargo, hasta el momento no ha habido una respuesta a las demandas de  quienes dependen del comercio informal, como las ventas en mercados populares.

En ese contexto, este lunes en el mercado Zonal Belén se ha desnudado la ineficiencia de la planificación presupuestaria del gobierno hondureño, para contrarrestar los efectos de la pandemia y con ello, también queda en duda cuál es la prioridad definida por las autoridades.

A juicio del empresario y expresidente de la Asociación Nacional de Industriales (Andi), Adolfo Facussé, las medidas adoptadas por la administración Hernández sólo favorecen al sector formal de la economía, que es quien tiene acceso al sector financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.