Los niños representan casi una tercera parte de las víctimas de la trata en todo el mundo  

víctimas de trata

Se estima que en Honduras cada 48 horas una persona es víctima de trata.

Tegucigalpa.-Aproximadamente un 28% de las víctimas identificadas de la trata en todo el mundo son niños, según han declarado hoy el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Grupo Interinstitucional de Coordinación contra la Trata (ICAT, por sus siglas en inglés) en vísperas del Día Mundial contra la Trata de Personas. En regiones como África Subsahariana, América Central y el Caribe, los niños representan una proporción aún más alta de las víctimas identificadas de la trata: el 64% y el 62%, respectivamente.

En Honduras, la Comisión Interinstitucional de Lucha contra la Explotación Sexual, Comercial y la Trata de Personas (CICESCT) estima que cada 48 horas, en promedio, una persona es víctima de trata, siendo los más afectados los niños, jóvenes y mujeres. De igual manera, el Informe Anual (2017) de la Embajada de Estados Unidos sobre la Trata de Personas resalta que Honduras es principalmente una fuente y un país de tránsito para niños y niñas sometidos a la trata sexual y al trabajo forzoso. El Informe también destaca que las niñas y niños hondureños son explotados en la trata sexual dentro del país y en otros países de la región, particularmente en México, Guatemala, El Salvador, Belice y Estados Unidos.

Noticia Relacionada: Interpol rescata más de 300 víctimas de trata en América Latina

El gobierno de Honduras, a través de la Comisión Interinstitucional contra la Explotación Sexual, Comercial y Trata de Personas en Honduras (CICESCT), aprobó en abril de este año un plan de trabajo contra la Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes. El plan estuvo validado por países miembros de la Coalición Regional contra la Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes y el mismo se extenderá por el período 2018-2027.

A nivel mundial, Unicef y el ICAT creen que el número de niños víctimas de la trata es mayor de lo que sugieren los datos actuales. La realidad es que los niños no suelen identificarse como víctimas de la trata. Muy pocos lo reconocen por miedo a los traficantes, por el desconocimiento de otras alternativas posibles, desconfianza de las autoridades, temor al rechazo o la posibilidad de que los devuelvan sin ningún tipo de protección y con ayuda limitada.

Los niños refugiados, migrantes y desplazados son especialmente vulnerables a la trata. Ya sea cuando tratan de escapar de la guerra y la violencia o buscar una educación mejor y oportunidades de salir adelante, muy pocos niños encuentran las vías para desplazarse de forma legal y segura con sus familias. Esto aumenta las posibilidades de que los niños y sus familias escojan rutas más irregulares y peligrosas o que los niños se desplacen solos, lo cual los hace más vulnerables a la violencia, los abusos y la explotación por parte de los traficantes.

“La trata es una amenaza real para millones de niños de todo el mundo, especialmente para aquellos que han debido abandonar sus hogares y comunidades sin la protección adecuada”, declaró la Directora Ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore. “Estos niños necesitan desesperadamente que los gobiernos redoblen esfuerzos y establezcan medidas para mantenerlos a salvo”.

En muchos contextos faltan soluciones sostenibles para los niños víctimas de la trata, como asistencia a largo plazo, rehabilitación y protección. Muchos sistemas de protección infantil siguen sin contar con recursos suficientes, y hay una grave carencia de tutelas y de otras modalidades de acogimiento alternativas. En muchos casos, los niños son enviados a refugios inadecuados en los que están en peligro de volver a sufrir traumas y victimización. Los niños objeto de la trata pueden enfrentarse a otro tipo de dificultades, ya que los estereotipos de género pueden impedir que obtengan o busquen la ayuda que necesitan, mientras que las niñas también podrían exponerse al peligro de volver a sufrir explotación y abusos debido a la discriminación y a la pobreza por razón de género.

La agencia de las Naciones Unidas para la Infancia y el ICAT mantienen su llamamiento para que se apliquen políticas gubernamentales y soluciones transfronterizas para mantener a esos niños a salvo. Algunas de ellas son:

  • Ampliar vías legales y seguras para que los niños se desplacen con sus familias, acelerando el proceso de determinación del estado de refugiados y abordando los obstáculos legislativos y prácticos que impiden reunirse a los niños con sus familias;
  • Reforzar sistemas de protección infantil y social a fin de evitar, identificar, denunciar y abordar casos de trata, violencia, abusos y explotación contra los niños y responder a las necesidades específicas de los niños atendiendo a su edad y su género;
  • Garantizar que haya soluciones sostenibles guiadas por una valoración individual de las circunstancias de cada niño y la determinación del interés superior (DIS), independientemente de la situación del niño, y que el niño participe en este proceso en la medida que sea adecuada para su edad y su madurez;
  • Mejorar la colaboración transfronteriza y el intercambio de información de y entre el control de fronteras, las autoridades de protección infantil y de las fuerzas del orden, así como aplicar procedimientos más rápidos de búsqueda y reunificación de familias y modalidades de acogimiento alternativas para los niños que carezcan de atención paterna.
  • Evitar medidas que puedan llevar a los niños a escoger rutas más peligrosas y a desplazarse solos para evitar ser detenidos por las fuerzas del orden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.