Los guarismos y la política de la peste en Honduras, bitácora 8

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

 También hay hechos cualitativos importantes. ¿Decretar una Emergencia Nacional con suspensión de derechos? ¡Claro! Se ha desmentido el supuesto contagio de la ministra de salud, y más vale, porque le hubiera tocado hacer fila para el respirador que no salvó a la primera mártir, ¡La Dra. Denisse! ¡No han conseguido ninguno bueno! Y mi amiga la Ministra Tábora declara –antier- que ¡ya se gastaron casi L.1150 millones en la emergencia! Sin explicar en qué, porque tampoco se compraron los insumos que claman los médicos. ¿Será que gastaron tanto en los falsos twits? ¿O se les fue todo en bolsas? Al mismo tiempo sin bozal, ojalá no la contagie, su compañero de gabinete, Ebal Díaz explica, desde esa abominable, alta solemnidad del poder, que los L.10,500 millones que nos presta uno de los ofis que antes exigía ahorro en salud, ¡no son para esto de salvar vidas! sino ¡para después! ¡Bueno que tendrán dinerito, en el Gabinete de Emergencia!

Al parecer solamente unos 5 casos fueron importados de España y EUA, con una persona a Choluteca, otra a Tegucigalpa, un pobre deportado a San Pedro Sula, una emigré a Colon y una turista a Atlántida. Luego con una excepción en Lempira, la mayoría de los contagios se ubican y siguen concentrados en la famosa T del desarrollo, Costa Noroccidental y Eje Centro Sur, pasando por Tegucigalpa hasta Choluteca. Lógicamente, porque esos son los departamentos más conectados con el exterior y eso, aún hoy, es lo determinante. La mayoría de los casos están en Cortés, 36%, seguido de Francisco Morazán y, en tercer lugar, Colón.

Puede ser que el clima ayude. El brote comenzó al mismo tiempo que el verano. El 12 de Marzo, día después de probarse los primeros dos casos, se rastreó a sus contactos, se interrumpieron –correctamente- los vuelos internacionales,  y se decretó cuarentena, ¡Bien! Aun así ya se habían extendido los contagios o no se los pudo atajar en ese momento. Más o menos, según periódicos, aunque mucha gente ignorante no hizo caso y las cifras no empatan, el contagio ha evolucionado más o menos así.

Fecha       Casos clínicos     nuevos   Muerte     Recuperados

                   Acumulados      nuevos

11 Marzo       2                            2              0   

12 Marzo       4                            1

13 Marzo       5                            1              1

14 Marzo       5                            2

15 Marzo       6                           3

16 Marzo       9                                            2

17 Marzo       10                          11           

18 Marzo       22                           2             1            

19 Marzo       23?                         2

20 Marzo       26                           1

23 Marzo       27                           9

25 Marzo       36                         16              0

26 Marzo       52                         15

27 Marzo       67                         25              1                  3

28 Marzo       95                         15              1

29 Marzo      110                         29             3

30 Marzo       139                        31              1    

31 Marzo      172                           2                    

1   Abril        174                          47              4     

2   Abril        219                           4               1

3  Abril         222

 

Puesto que hay un hospital del Tórax especializado en Tegucigalpa, la posibilidad de tratamiento es mejor allá y tiene una tasa de mortalidad mucho menor. La mayoría de los casos sin embargo no requirieron hospitalización, se mandaron bajo vigilancia a cuarentena en sus hogares, en San Pedro, mayoritariamente de amplia clase media alta y media baja.

Los médicos, especialmente los sampedranos se quejan amargamente de la falta de protocolos y que siguen sin batas, pruebas, mascarillas, guantes, aunque los tienen Copeco y la Policía. Y de los muertos, ¿dos son médicos? ¿Una enfermera?

Hay dos picos en la curva, uno a los catorce días que comenzó la cuarentena y otro a los 21 días, ¿como era de esperar, por los lapsos de incubación? Si los casos reportados fueran en realidad los únicos – tendríamos, puesto que hasta un cuarto de los casos son asintomáticos, al menos 63 casos adicionales, y serían 284 hoy, por la mañana. Pero un par de médicos calificados, incluida la ex ministra Dra. Elsa Palou aseguran que hay ¿hasta 5 mil contagios? Claramente, necesitamos más pruebas aleatorias. (En jurisdicciones en donde hay más pruebas, por ejemplo en Georgia, EUA las 140 muertes que se han dado forman parte de un universo de 4700 casos probados.) Y uno pudiera proyectar que paralelamente a una suma de 14 muertos se correspondería al menos a unos ¿470 casos de contagio clínico? Aunque no cabe duda que, si no se detiene el contagio, llegaremos a más.

El contagio ha disminuido porque se tomaron las medidas de distanciamiento fuertes. Ciertamente con 15 sobre 22 es elevada la mortalidad, que es lo que mide la capacidad y calidad de la respuesta sanitaria, la que califica el trabajo del gobierno, y  es ¡la más alta, a saber, la peor del continente americano! Casi 6.8, el doble por ejemplo del terrible caso de Ecuador. Bueno, es tan elevada la mortalidad que ¡ya superó a los diez muertos que van en el año, por dengue grave, con 9600 casos, incluyéndome!

Por lo demás quiero ser optimista.  Aunque está claro un aumento de casi un 25% antier de casos, de un segundo pico, entre el 29 03 y el 1 04, tengo la impresión de que ese crecimiento aún no se ha desbocado. ¡Se frena! Se necesita sin duda un par de semanas más de la cuarentena –más relajada es más eficaz- que ojala logre achatar mas la curva campana de contagios. ¡Ojala! ya que otra salida no hay, por mucho que abunden las ocurrencias o los recursos. Mantener la cuarentena rígida de modo que sus obreros regresan a las zonas rurales pude además de abatir el ingreso, propagar mas la infección en zonas que podrían atender ni atajarla. Y no es la cantidad sino la calidad del gasto que puede mitigar los efectos secundarios mortíferos de la pandemia.

Aunque me burle yo de Ebal, y dude que este  gobierno pueda seguir detentando autoridad, es cierto que se va a necesitar dinero para un después que, sin embargo, empieza ahora. (Eso es lo que no entiende, que la reactivación empieza cuando hay que mantener el aparato productivo de la pequeña y mediana empresa que aquí incluye a la mayoría, y garantiza el 75% del empleo) Porque si no ¿se lo van a dar a América Móvil, o Carnival? Hay asentar y darle el pisto a la gente, como salario mínimo, mientras dure la cuarentena necesaria, a pobres y clase media sin con que, para agua, comida y medicina, como ya pidió Xiomara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.