Libre presenta proyecto de ley para despenalizar la injuria y la calumnia

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- El diputado por el Partido Libertad y Refundación (Libre), Jorge Cálix, presentó un proyecto de ley para despenalizar los delitos  contra el honor que comprenden la calumnia, injuria y difamación y que implica una reforma al Código Penal.

La bancada de Libre ha acusado al gobierno de Juan Hernández de aprovechar la penalización de la injuria y la calumnia para incoar acciones en contra de los periodistas que critican su gestión, específicamente al director de Radio y TV Globo, David Romero Ellner, quien enfrenta una querella por dichos delitos interpuesta por la Sonia Gálvez, esposa del fiscal general adjunto, Rigoberto Chinchilla.

Los diputados de la bancada de Libre cuestionan cosntantemente la intolrencia del actual gobierno a las críticas de la prensa.
Los diputados de la bancada de Libre cuestionan constantemente la intolerancia del actual gobierno a las críticas de la prensa.

Según los parlamentarios el trasfondo de la acción legal contra Romero Ellner, es porque éste reveló el escandaloso saqueo al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) y a otras instituciones del gobierno, que involucran a funcionarios del presente y pasado gobierno, incluyendo al presidente Hernández.

El proyecto de la despenalización de la calumnia y difamación, fue introducido el jueves y se fundamenta en el derecho comparado y en las recomendaciones hechas al Estado de Honduras por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para la Libertad de Expresión.

POLÉMICA Y OPOSICIÓN

Es casi seguro que la propuesta del Partido Libre generará controversia y polémica, como ocurrió en el 2012 cuando el entonces presidente Porfirio Lobo, anunció enviar al Congreso un proyecto para despenalizar los delitos contra el honor.

En aquel entonces, uno de los primeros en oponerse a la iniciativa del Poder Ejecutivo, fue el entonces presidente del Congreso y ahora presidente de la República, Juan Hernández.

Hernández, circunscribió su oposición a una débil teoría que despenalizar los delitos contra el honor era una “aberración” porque la misma en algún momento busca proteger a los dueños de los medios de comunicación.

La teoría de Hernández—que de prosperar debe ser probada en los tribunales—es que “desde una computadora se orquestan campañas en contra de alguien” y que aquí “hay dueños de medios de comunicación acostumbrados a gestar campañas contra el honor”.

Mientras, el cardenal Oscar Andrés Rodríguez, otro de los opositores, expuso que llevar esos delitos al ámbito de los juicios civiles es “perdonar, olvidar” y por ende generar impunidad contra quienes cometen delitos contra el honor. Dijo que la Iglesia ha sido calumniada, injuriada y difamada, pero se desconoce si existen querellas en los tribunales interpuestas por la iglesia en contra de terceros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.