¡Las tiranías siempre acaban cayendo!

 

 Por: Ondina Maldonado Zavala

“Recordad que a lo largo de la historia, siempre ha habido tiranos, asesinos, y por un tiempo han parecido invencibles. Pero siempre, han acabado cayendo. Siempre! Mahatma Gandhi

Al cierre del año 2018 con un escenario en donde los actores principales siguen siendo la pobreza, la inseguridad, el desempleo, y la corrupción, como bien lo describe don Hugo Noé Pino, “un gobierno sin credibilidad”.  Economía y política” Criterio.hn diciembre 2018.

¿Qué es la tiranía? ¿Qué es tiranía en la política?

El término tiranía  proviene de un vocablo griego, que hace referencia al abuso de poder, fuerza o superioridad, donde un gobierno ejercido por una persona o tirano, que ejerce el poder de acuerdo a su voluntad y sin justicia. Generalmente se asciende al poder de facto, es decir, mediante la fuerza y la violencia. Lógicamente, se mantiene en el poder mediante la fuerza, la opresión, el despotismo, el capricho y siempre con las amenazas de ejercer la fuerza militar.

Surgida de una pasión desmedida por la libertad, “la tiranía es -según Platón- el resultado del exceso del principio democrático; constituye un engendro de la corrupción democrática, que transforma la libertad absoluta en plena servidumbre. El proceso de tránsito de la democracia a la tiranía responde a un círculo vicioso de acciones y reacciones: así como los demagogos agitan al pueblo contra las clases pudientes, estas se defienden y reclaman contra las pretensiones desmedidas del pueblo”. Nuestras tiranías. Tocqueville acerca del despotismo democrático. Universidad Austral de Chile. 2013.

El artículo,  El tirano en Honduras que Estados Unidos pretende no ver, del periódico The New York Times, de diciembre 2017, cuestiona que,  “Puede ser un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”. Frase atribuida con frecuencia a Roosevelt, respecto a Anastasio Somoza, el implacable dictador de Nicaragua.

Continúa el prestigiado periódico,  “Por qué Washington ha volteado para otro lado? Talvès porque Donald Trump, como lo hizo Barack Obama, cree que otra gestión de Hernández será positiva para los intereses hondureños y estadounidenses”.Asimismo, porque “Una base militar en Honduras acoge a cientos de militares de Estados Unidos”.  Así que, por ésta razón, “ha pesado más que la lista de actos autoritarios que durante años han cometido el presidente Hernández y su secretario de Estado, Arturo Corrales, para asegurar su permanencia en el gobierno”.

Al finalizar el año, estamos con la incertidumbre, sobre,  qué pasará con los miles de hondureños que forman parte de la caravana, estacionada entre las fronteras de México y Estados Unidos.

“Lo que comenzó como una disputa política nacional en Honduras —un esfuerzo por socavar a Juan Orlando Hernández después de una polémica elección y por llamar la atención sobre la desastrosa situación de los migrantes— se convirtió rápidamente en una riña internacional, fuente de vergüenza en Tegucigalpa, de consternación en toda la región y de oportunismo político en Estados Unidos”. El camino de la caravana migrante: de disputa en Honduras a escándalo internacional. The New York Times, octubre 2018.

Estando entre los años 2018 y 2019, nos preguntamos, ¿Existe la esperanza de la caída de una tiranía, que nos sepulta día a día, nuestros sueños, nuestros proyectos y oportunidades? ¿Podremos sentar las bases para  poder desarrollarnos en todos los aspectos, y ver emerger al  país  que merecemos?

Aunque parezca una utopía, una de las características de la tiranía, es que “La caída de las tiranías suele ser tan violenta como su aparición, es decir, mediante insurrecciones masivas, rebeliones militares, huelgas generales o formas de presión similares que impiden el funcionamiento de la sociedad hasta tanto no se recupere la libertad”.

“La violencia, la opresión, la credulidad, llegan frecuentemente a adormecer a los pueblos, a fascinar su entendimiento, a quebrantar en ellos los resortes de la naturaleza; pero cuando por favorables circunstancias abren los ojos y oyen la voz de la razón; cuando la necesidad les fuerza a salir de su letargo, entonces ven que los pretendidos derechos de sus tiranos, no son sino efectos de la injusticia, de la fuerza o de la seducción; entonces es cuando las Naciones, acordándose de su dignidad, ven que ellas no se han sometido a la autoridad sino para su bien, y que jamás han podido dar a nadie el derecho irrevocable de hacerlas felices”. Benito Pérez Galdós, novelista, dramaturgo, cronista y político español. 1987.

A manera de conclusión, según El Nuevo Herald, “Las cadenas se romperán. Las tiranías no son eternas. No olvidemos que la noche más obscura es desplazada por el sol que alumbra nuestras vidas. La libertad y el libre albedrío no es obra nuestra. Es obra del creador y nada que él hace puede eliminarlo la más feroz de las tiranías”.

Y como dice el Libro de Ezequiel, 32:12, “Con las espadas de los poderosos haré caer tu multitud, tiranos todos ellos de las naciones, que asolarán el orgullo de Egipto, y toda su multitud será destruida”.

Salmos 82, 7 “Pero como hombres moriréis. Y caeréis como cualquiera de los tiranos”.

El Señor proteja a Honduras, consuele a los hondureños, y que todo su pueblo,  como Job clamemos: “Libradme de la mano del adversario, rescatadme de la mano de los tiranos” (6:23 ).

Un comentario en “ ¡Las tiranías siempre acaban cayendo!

  • el mayo 20, 2019 a las 1:58 pm
    Permalink

    Creo que olvidaron añadir que en la Palabra de Dios también se encuentra en Isaías 54:15 «Si alguno conspirare contra ti (Honduras), lo hará sin mí; el que contra ti conspirare, delante de ti caerá.» Somos uno como pueblo de Dios y El es justo y jamás, jamás permitirá que opriman a su pueblo a través de engaños y traiciones. Es triste ver con dolor y lágrimas como nuestro se lamenta y NO SE PUEDE HACER NADA CON ESTE «SISTEMA CORRUPTO» que solo intereses creados y particulares están trabajando para la élite de este país manejado como marionetas por el vulgar y mediocre país de Estados Unidos de América y Trump. Oremos y doblemos rodillas porque este gobierno y JOH caerán y esa es una gran esperanza. Bendito seas HONDURAS, confíemos en el Grandioso Dios Jehová de los Ejércitos y confíemos en El. Salmo 37:5.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.