LA MENTIRA COMO FORMA DE MANIPULACIÓN SOCIAL

Por: Arturo Rendón Pineda

 “El mentiroso–de no ser un cínico redomado–debiera sentirse indigno al haber traspasado los límites de la confianza de todos”

“El general Augusto Pinochet, violó, torturó, asesinó, robó y mintió. Violó la Constitución que había jurado respetar; puso  tanques en la calle para desalentar el atrevimiento de quienes quisieran protestar decretó  “terrorismo de Estado”. Fue el mandamás de una dictadura que torturó, asesinó a miles; y mintió cada vez que abrió la boca para referirse a todas estas travesuras de su gobierno”. (Autor desconocido,)

 La verticalidad del poder afirma que los hechos no existen si la prensa oficial no los menciona. Decimos esto porque la programación social que se viene observando  con la acción de  los “desinformadores” pagados para atacar noticias  incómodas, son factores psicológicos tan invasivos y poderosos, que muchas personas sectarias creen  en estas falsas informaciones  abandonan el espíritu crítico llegando a hacerse eco de cualquier cosa. Dejan de vivir en un mundo negativo saturado de negruras para sumergirse en una realidad virtual, o mundo de fantasía.

 Imposible convencer a alguien que  ha creído  tales mentiras a que  se alejen de  su propia convicción, máxime, si es una convicción sectaria. Lo que les han hecho creer ciertos medios, los  hace caer en la trampa y terminan creyéndose la teoría completa,  tragándose con ello las mentiras y manipulaciones de que les han hecho objeto. Creada la infraestructura necesaria para manipular la opinión pública y una vez adoctrinadas y engañadas, pierden la oportunidad de recuperar la libertad  de interpretar objetivamente los hechos porque los mitómanos no solo  engañan, también anulan la conciencia crítica.

 Cuando las personas se percatan de que su libertad de expresión y su capacidad para disentir a sido restringida, ya es demasiado tarde. Ante esta alienante práctica a que nos exponemos cotidianamente, urge realizar cambios en nuestra conducta si queremos evitar esa “colisión social” a la que nos conduce el rumbo por el que se nos está llevando. Cerrar los ojos ante esta palpitante realidad, sería irracional, como irracional seria  continuar satanizando a conveniencia de  intereses partidarios los cambios estructurales que de manera urgente necesita el país, la moralidad de los políticos ya raya en la inmoralidad. No existen pretextos ante la posibilidad de mantenerse fuera de la política porque todo gira en torno a asuntos que atañen al país, ya que lógicamente  Inciden en nuestra vida institucional. Todo un tinglado  a base de mentiras, evasiones, odio y esquizofrenia conque nos invaden, no solo ponen en peligro nuestra existencia como nación, sino que están manipulando la intimidad de nuestro intelecto con noticias plagadas de mentiras para sustentar falsedades.  

Las revoluciones presentes y futuras ya no se libran con balas y explosivos sino que con muy ingeniosas mentiras,  Nuestros magos de la prestidigitación no solo sacan conejos del sombrero, también aviones, helicópteros y muchas cosas más…sino que  también  desaparecen leyes, monedas, billetes y hasta personas, son magos del ilusionismo pagados con nuestros impuestos. Ellos  son  quienes preparan vistosos escenarios con que nos hacen viajar a  mundos de fantasía, preparando escenas plagadas de artilugios conque nos transportan hasta a Dineylandia, viajando por  redes (nada que ver con nuestras destruidas carreteras),  difundiendo  las mágicas realizaciones con que el gobierno pretende  engañar a  Raymundo y medio mundo y que  personas empecinadas en que “este macho es mi mula” entierran la cabeza.  Los efectos de estas falacias gubernamentales que muchos  están tratado de ignorar por cobardía, por ignorancia o  por testarudez, en un momento dado llamarán a sus puertas y explotaran en sus rostros con la certera precisión de una bomba de relojería.

 . En nombre de  la estabilidad democrática y de la reconciliación nacional, la cúpula liberal y  la descarada colusión de algunos diputados Liberales con Nacionalistas, han logrado  distorsionar las leyes  favoreciendo  la impunidad,  deslegitimando  nuestro sistema de justicia y violentando el estado de derecho en elogio a “la gobernabilidad”, no solo inducen a la impunidad mintiendo, sino que premian el delito estimulando  al delincuente a contagiarse con el ejemplo.Nos parece increíble que en plena democracia se esté terminando de concretar la renuncia de nuestra soberanía, la traición a los derechos de los trabajadores y el desmantelamiento de los servicios públicos. 

Nos atrevemos a pensar—si es que pensar no es terrorismo…que en el remoto caso de que el delincuente fuera el estado el que viola, roba, tortura y mata usando para ello la mentira, desde la cúpula estará emitiendo una “luz verde” que autoriza a la sociedad a violar, robar, torturar y matar negándolo todo a través de la mentira. En el mismo orden  en que desde las alturas del poder se propicia la impunidad para violar la constitución y recompensar el crimen, se estará demostrando que cada uno de estos factores de manipulación psicológica que hemos expuesto—incluida la mitomanía—son patologías aberrantes muy fáciles de diagnosticar.

Por mucho que quemen la Constitución, por mucho que la rompan, por mucho que la mientan—debemos recordar que como el bumerang, (algo así como “la carabina de Ambrosio), “todo “rebota, también la historia se negara a callarse la boca”. Concedemos razón a las personas que afirman:….”Que la delincuencia del poder es la mama de todos los delincuentes”.

 

Un comentario en “LA MENTIRA COMO FORMA DE MANIPULACIÓN SOCIAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.