Nación.

Jóvenes proponen ente para vigilar derechos humanos en escuelas y colegios

Compartir

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

 Tegucigalpa.- Jóvenes de tres institutos públicos de la capital propusieron hoy, a las autoridades hondureñas, la sociedad civil y la comunidad internacional, la creación un ente especial que vigile el cumplimiento de los derechos humanos en los diferentes institutos públicos y privados del país.

La propuesta surge como parte de las demandas planteadas en la construcción de Planes de Seguridad y Prevención de las Violencias en los institutos Rafael Pineda Ponce de la colonia Villa Nueva, el Instituto Jesús Aguilar Paz del barrio Bella Vista de Comayagüela, y el Instituto Técnico Nueva Suyapa de la colonia Nueva Suyapa. 

Junior Oyuela estudiante de la colonia Nueva Suyapa
Junior Oyuela estudiante de la colonia Nueva Suyapa

El estudiante Junior Oyuela dijo en declaraciones a Criterio.hn que “debido a tanto problema que observamos de violaciones a los derechos humanos tanto colectivos como individuales” es necesario la creación de un ente especial que vigile el cumplimiento de derechos en los diferentes centros educativos.

Proponíamos en primera instancia una oficina de derechos humanos  independiente en cada centro educativo, que pueda tomar las dy buscar las soluciones, pero ante la imposibilidad de poder tener una por cada escuela o colegio, proponemos una a nivel regional, que por distrito se puedan recoger las denuncias y darle seguimiento a los casos para que los hechos se investiguen.

La propuesta forma parte de la construcción de Planes de Seguridad y Prevención de las Violencias, apoyados por Centro para la Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de las Víctimas de la Tortura y Familiares (CPTRT), el Instituto Dignity de Dinamarca y la Fundación Friedrich Ebert Stiftung de Alemania, en el marco del Proyecto “El Buen Vivir Comunitario con Desarrollo y Equidad: Construyendo alternativas de paz y seguridad   de   las   y los jóvenes”.

En su exposición los jóvenes denunciaron la falta de infraestructura en los centros educativos, falta de mobiliario, incapacidad de algunos docentes, la inseguridad fuera de las instituciones, la falta de espacios de recreación y la represión estudiantil a la que son sometidos por las autoridades de gobierno.

 “Exigimos que se inviertan de una manera efectiva el presupuesto de educación, que llegue al final que es la población hondureña que los jóvenes y los padres logremos percibir esa inversión en nosotros, no queremos que se siga invirtiendo en armas y en represión porque eso no nos va llevar a nada bueno”, enfatizó Oyuela. 

Los estudiantes se quejaron de que en las colonias no tienen servicio ni siquiera de agua a potable, ya que esta llega una vez al mes a sus colonias, y demandaron que se construya una red de agua, digna de la persona humana. 

Lo que queremos es que se nos brinde un centro de denuncias donde nosotros como estudiantes y padres de familia y los mismos docentes puedan hacer denuncias de cualquier tema sea Bulling, violencia entre estudiantes o violencia intrafamiliar que este órgano pueda atender nuestra demandas, explicó el joven estudiante.

Mario Zavala coordinador del proyecto manifestó que los planes “contienen los aportes críticos y propuestas de los estudiantes de los centros educativos beneficiados con el proyecto y de las mujeres de las comunidades y constituyen una importante contribución a la construcción progresiva de una ciudadanía crítica y propositiva”.

Jennifer Erazo de la Fundación Friedrich Ebert junto a Juan Almendárez y los jóvenes participantes
Jennifer Erazo de la Fundación Friedrich Ebert junto a Juan Almendárez y los jóvenes participantes

Las propuestas elaborados por los jóvenes involucrados, se convierten en una herramienta para la incidencia política que procura en primera instancia el mejoramiento de la calidad educativa, la seguridad ciudadana, el respeto a la dignidad humana y el Buen Vivir de los y las  jóvenes y de las mujeres, dijo el CPTRT en un comunicado.

“Estos planes pueden ser puntos de referencia que orienten las acciones, sin que por ello sean instrumentos acabados; por el contrario, se insta a que sean el inicio de otros procesos muchos más amplios y participativos, impulsados desde los mismos actores sociales directamente afectados por la violencia y la inseguridad”, ejemplificó Zavala.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.