JOH y la droga en Nueva York, resumen periodístico

La danza macabra y el suicido colectivo

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

No deja de ser estremecedor escuchar a los hombres de estado hablar como capos. Sus defensores aseguran que el actual gobierno ha combatido al narcotráfico, y da la impresión de que, en efecto cercó, aisló y entregó a todos los demás carteles, al de los Valle, al de los Cachiros y al del Atlántico; así como las operaciones individuales del Negro Lobo, de Don H., alguna lavandería prospera y varios otros traicionados. La fácil defensa del mandatario asegura que en EUA no hay acusaciones contra Juan Orlando Hernández. Lo repiten como consigna aquí sus escoltas y llevan razón. No hay allá un proceso público, que no comenzará hasta que un juez no abra el sobre sellado del fiscal, y no se usa ese apelativo en los documentos judiciales. Las múltiples acusaciones, reiteradas en los juzgados neoyorquinos, son contra CC4, a quien se identifica como hermano de Tony Hernández, ex presidente del Congreso Nacional y actual mandatario de Honduras. Aunque solo una persona reúne más de una esas condiciones. No es más de lo mismo.

En Honduras, nos informamos por las redes, que a muchos traen hartos y o confundidos pero que han terminado siendo única opción. Cuando la información simplemente no aparece en medios de masa. (O asoma solo breve y efímeramente, reducida a su mínima expresión, para esfumarse como una rara defensa a priori, en los órganos cómplices, cuyos dueños, cual guardia de honor en la última batalla, acaso porque de todos modos no tienen adonde retroceder, han dispuesto ser fieles hasta el fin. Y sin duda, se figuran ir con él al paredón). De modo que hay que alinearlos, y resumir los datos esenciales.

Fuera de Honduras, la noticia de estos dos últimos días aparece -reelaborada- en muchas docenas de notas de prensa, en distintas lenguas y medios de comunicación, cada uno de los cuales para ser original le imprime un sesgo propio. Aparece en The Guardian de Londres, en Univisión, CNN en español y en inglés, Asociated Press News, Reporteros de Investigación, Deutsche Welle, en Twitter y en Facebook, Prohonduras Network. Y entre otros, los respetadísimos periódicos Los Angeles Times, New York Times, New York Post y el Wall Street Journal. ¡Las notas se originan en la publicación del pliego acusatorio ante la corte del 8vo Distrito de New York para el juicio inminente contra Geovany Fuentes, detenido en Miami en marzo pasado!

En esas acusaciones que se hacen a G. Fuentes, de trabajar con otros carteles violentos de traficantes para importar a EUA miles de kilos de droga, los fiscales de Nueva York incluyen a JOH. Quien, aseguran declaró, frente a testigos, que iba a meterles droga a los gringos ¿hasta por la nariz?

Según los fiscales, cuando hacía la campaña para su primera elección presidencial en 2013, JOH se reunió con G. Fuentes al menos en dos ocasiones, en las opulentas oficinas de las que era asiduo, de un industrial y contribuyente fuerte a su campaña, Fuad Jarufe.[1] En una de esas ocasiones, se alega que JOH se ufanó de sus latrocinios y su desvío de fondos del IHSS, y de la cooperación mundial, a través de organizaciones no gubernamentales. JOH le expresó a G Fuentes su interés en el laboratorio que Fuentes operaba con Melvin Sanders en Choloma, desde mediados de 2010, instalación que ya producía de 200 a 300 kilos de coca refinada al mes. La imputación alega que, a cambio de $25 mil y acceso a ese laboratorio, JOH ofreció protección de los militares y la policía, indicándole que se reportara -para ese fin- con Tony. Porque, además, y si no, ¿Qué?

Asimismo, se asegura en dicho pliego de acusaciones que, a partir de ese arreglo, Fuentes empezó a recibir protección y regalos: armas, uniformes, chalecos, insignias de altos oficiales de la policía como Leonel Sauceda,[2] y de militares, entre otros, del coconspirador 13, a la sazón Jefe de la 105 Brigada (el Cl. René Orlando Ponce Fonseca, coterráneo de JOH, soldado de trayectoria, como paracaidista y experto en desminado y contra terrorismo) quien –el primero de diciembre de 2017- en medio de la mayor crisis política del país, sería nombrado Jefe del Estado Mayor Conjunto, y lideraría la cruenta represión.

Al ser detenido en Miami, Fuentes confesó ser el dueño de la propiedad en que se encontró el laboratorio, así como su relación con el intermediario F. Jarufe, y con otros capos, incluidos los Cachiros. Y se alega que, ya estando en prisión, le confesó Fuentes a su cuate Devis Maradiaga, que JOH les había mandado a otros oficiales para que les lavara millones de dólares sucios. También trasciende, en la nueva acusación, que el Fiscal General, Oscar Chinchilla, estaría comprometido con la protección oficial a los narcos y sus cómplices. Y es fuerza recordar que no había contra ellos juicios pendientes cuando fueron extraditados. Las notas recuerdan que a Tony se lo va a sentenciar a fines de este mes, y el juicio contra G. Fuentes se inicia el 8 de marzo. Todo está casi listo.

Aunque todo eso ha circulado ampliamente, por supuesto, que las acusaciones en el documento no son prueba en sí mismas. Son “habladas” de un delincuente o varios. Y pudieran ser, como dicen desde Casa de Gobierno y el propio JOH, intentos de los criminales atrapados para congraciarse con los fiscales y, de ese modo, negociar términos más favorables para sus condenas. Después de todo, algunas aseveraciones imputadas parecen inverosímiles, a menos que hubiera estado drogado JOH al enunciarlas. Pero, y es un pero grande, el Fiscal Berman del Distrito Octavo, que ya es un experto en el tema del narco en Honduras, ha probado ser un profesional muy serio y completo. Y aunque, por estrategia, sus acusaciones son siempre narrativas, en cada uno de los juicios ha conseguido condenas, porque ha aportado para sus imputaciones pruebas complementarias contundentes, que siempre sorprendieron a los defensores rendidos.

De manera que, puesto que cuando ahora trascienden imputaciones directas y específicas contra el mandatario, no se las puede responder con una mera negación, con un tuit y un recuadro de periódico. El caso exige que se haga una investigación, por una fiscalía independiente. El gobernante imputado no puede seguir al mando, mientras se investiga junto con el fiscal general y a las autoridades conexas. Porque entonces los acusados serían los superiores de quienes los investigan. Aunque habrá que probarles aún las culpas, desde el 8 de marzo, estará en duda la autoridad del mandatario para administrar, ejecutar, o de cualquier forma gobernar. Y va a ser muy difícil que se siga el procedimiento institucional de transición, de modo que parecería inevitable la formación de una Junta Cívica de Emergencia, formada por organizaciones representativas de la sociedad y fuerzas vivas sanas, una Junta de Notables que conduzca a la nación por la borrasca de una transición sin precedente.

 

El Carmen, San Pedro Sula, 11 de enero de 2021

[1] Jarufe es un arrocero, que ha forjado una gran fortuna con la importación y el procesamiento del arroz, de marcas como la que la mayoría de los paisanos conocen como tío Rico.  Depende como muchos de sus congéneres, de las exenciones, permisos de importación, protección especial, etc.

[2] A quien posteriormente los depuradores supuestamente encontraron muchos millones de patrimonio inexplicable más que con un enriquecimiento ilícito.

6 comentarios en “JOH y la droga en Nueva York, resumen periodístico

  • el enero 14, 2021 a las 7:37 am
    Permalink

    La oposición política lo dudo. Todo apunta a que quedará en manos de un exconvicto de Tío Sam y que hoy anda como redector y muchos estúpidos ciudadanos y cómplices políticos lo siguen sin importar su pasado. Fuera Yani y su manada de corruptos y borregos CACHILIBERALES.

    Respuesta
  • el enero 14, 2021 a las 12:15 am
    Permalink

    Antes que nada hay que recuperar TODO LO ROBADO POR CC4, ANA, CARLOTA, MARCO BOGRAN, OSCAR Y RICARDO ALVAREZ, Y DEMÁS RATAS. LOS Y para no ser complices hay que decirlo, los hermanos HERNANDEZ ALVARADO SON NARCOTRAFICANTES VIOLENTOS, JUAN ANTONIO HERNANDEZ ALIAS
    TH-VERSALLES PRESO EN
    NEW YORK Y JUAN ORLANDO HERNANDEZ ALIAS JOH Y CC4 EN LAS DECLARACIONES DE OTROS CAPOS DETENIDOS.
    EN HONDURAS CC4 YA ELIMINO LA EFECTIVIDAD DE LA LEY A PURAS REFORMAS, DECRETOS, NOMBRAMIENTOS DE RATAS EN TODO EL APARATO JUDICIAL POLICIAL MILITAR Y ELECTORAL MAS LA COMPRA Y MANIPULACION DE LOS LIDERES POLITICOS PERPETUADOS EN ESOS PARTIDOS USADOS COMO REFUGIO Y MEDIOS DE INGRESO ILEGAL DE FONDOS

    Respuesta
    • el enero 14, 2021 a las 1:18 am
      Permalink

      JHO tiene su aeropuerto clandestino en su comunidad natal !! Lempira !! Tiene su pista clandestina casi frente de su casa en lempira donde para llegar a el hay q pasar muchos retenes que ningún investigador llega fácilmente, alli aterrizan muchas avionetas procedentes de colombia y descargargan la drogo como !! Pedro por su casa!! Para desde el momento q pone una pista clandestina y ser protegida por retenes militares se da mucho a color ya que el no pasa presente allí solo la usa como operaciones ilicitas.Juan orlando Hernadez dice ser mejor que el mismísimo juan pablo Escobar Gaviria ya que el logro lo que Ángela Escobar

      Respuesta
  • el enero 13, 2021 a las 12:10 pm
    Permalink

    Me gustaría que la verdad saliera a la luz y que los culpables de tanta miseria: económica, jurídica, psicológica, soberana, y represiva fuesen encontrados y castigados merecidamente con todo el peso de la ley que les corresponda.
    Para ya no seguir siendo títeres de payaso sin corazón ni sentimientos.
    Y de ser en un futuro personas y pueblo dentro de una nación.

    Respuesta
  • el enero 13, 2021 a las 10:11 am
    Permalink

    Todo se está alineado, pero para la sociedad hondureña queda una gran pregunta. ¿ qué hará la sociedad y todas sus instalaciones para evitar que JOH huya o se aparapeta en el poder de la presidencia por tiempo indefinido? Pues para JOH es la única vía que le queda para no enfrentar la justicia norteamericana.
    La Fiscalía de NY ya está claro en su objetivo que es JOH. Será capaz los gremios, los buenos empresarios, las iglesias honestas, los militares y policías decentes, y la oposición política, en colaborar con la fiscalía de NY para atrapar a JOH? Oh realmente todos como sociedad estamos en complicidad pues le hemos permitido a JOH hacer y deshacer con Honduras lo que el a querido.
    Si no es así, pués ya es momento de actuar y ponerle el final feliz que está Honduras merece, libre de corrupción e impunidad y narcopoliticos.

    Respuesta
    • el enero 14, 2021 a las 1:05 pm
      Permalink

      Es necesario que alguna autoridad naciónal o internacional capture y juzgue al narcopresidente.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.