Indignados hondureños piden Comisión Antimafias y dimisión del presidente

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. “Juan Orlando no es un presidente. ¡Es un delincuente!”, “Fuera JOH”, “El que no salte es ‘cachureco’”. Estas consignas se volvieron a repetir por sexta semana consecutiva en el movimiento de los Indignados de Honduras, en exigencia de la dimisión del presidente Juan Hernández y la llegada de la Comisión Antimafias patrocinada por la ONU.

En esta ocasión, la multitudinaria marcha arrancó desde el complejo Hospital Escuela Universitario, adonde llegaron miles de personas para condenar la indolencia del mandatario por entablar el diálogo y pedir la Comisión Internacional Antiimpunidad, similar a la que opera en Guatemala y que ha desmontado redes criminales jefeadas por funcionarios leales al presidente Otto Pérez.

“Lo que sí está claro es que el régimen de Hernández tiene que caer”, expresó el analista político Édgar Soriano, al considerar que la molestia y el hastío de los hondureños hacia la actual administración nacionalista.

Es por eso, que los Indignados decidieron caminar hacia la sede de la ONU en la exclusiva zona de Palmira, donde rodearon el edificio, para presionar a la delegación enviada por el secretario general Ban Ki-moon y que presente en Nueva York las conclusiones de la visita que realizaron esta semana.

Canciones como “Matador” de la banda contestataria Cadillac’s de Argentina, o “Give me the power” de Molotov de México y otros corillos de protesta, miembros de los movimientos sociales y personas sin afinidad política partidaria.

La multitud no pudo llegar hasta la sede el organismo global, ya que la calle resultó insuficiente para abarcar a los protestantes que se han movilizado cada viernes, en protesta los últimos escándalos de corrupción que están impunes, como la presunta vinculación de cuadros afines a Hernández.

A lo largo de la jornada, las bocinas no dejaron de sonar; cientos de pancartas con mensajes contra el gobierno, consignas que demandan la renuncia del presidente, estuvieron presentes por enésima vez, para hacer saber que “no descansarán hasta que este régimen corrupto se marche”.

Además, se hizo homenaje a los 2,888 personas fallecidas –según cifras del Movimiento Amplio por la Paz y la Justicia (MADJ) – por el megafraude contra el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), orquestado por Mario Zelaya, detenido en una base militar, y compinches, entre ellos, altos funcionarios y directivos del Partido Nacional.

“Lo que nos indigna es el gobierno que es indiferente con las peticiones que hacemos los hondureños, ¿Cuál es el miedo a la CICIH (Comisión Internacional Contra la Impunidad en Honduras)? ¿A qué teme para que no permita que se instale?”, dijo María Cáceres, una de las concurrentes a la megamarcha.

Asimismo, los Indignados hicieron entrega al personal de la ONU un amplio listado de personas que quieren la instalación del grupo de trabajo que, a su juicio, acabará con la impunidad y corrupción en uno de los países más afectados por este flagelo a escala global.

Tampoco faltó la presencia de agrupaciones musicales que dieron vida a esta marcha que no ha bajado el poder de convocatoria, a pesar de los intentos gubernamentales de desarticularla o pretender cooptar a líderes del movimiento para atraerlos al oficialismo, según denuncias hechas por los protestantes.

Los integrantes del movimiento reafirmaron que no paralizarán las protestas hasta que el mandatario ceda a las exigencias o renuncie al cargo.

Siga esta noticia en Twitter: @criteriohn.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.