Honduras: remesas vuelven a crecer después de caída a principios de 2024

En el primer trimestre de 2024, las remesas disminuyeron en 172.3 millones de dólares en comparación con el año anterior. Sin embargo, hasta el 2 de mayo, se ha observado un aumento del 4.2%, lo que indica una tendencia positiva este año.

Tegucigalpa, Honduras. –Las remesas familiares dirigidas a Honduras experimentaron una breve disminución interanual desde el año 2023 hasta el 2024. En 2023, el monto contabilizado fue de 2,811.5 millones de dólares, contrastando con el mismo período del año actual, en el que se ubicó en 2,983.8 millones de dólares.

Sin embargo, esta tendencia negativa ha sido contrarrestada, según indica el resumen ejecutivo del Banco Central de Honduras (BCH) publicado en mayo de 2024.

En dicho informe se señala que, hasta el 2 de mayo, las remesas han registrado un aumento del 4.2% en términos interanuales en comparación con el año 2023, lo que equivale a un incremento de 122 millones de dólares.

Según economistas consultados por Criterio.hn, la desaceleración se debió a factores económicos de los países donde residen los remitentes, además de bajos salarios debido a la excesiva mano de obra, entre otros.

Lea: En Honduras uno de cada cuatro hogares recibió remesas durante 2022

De acuerdo a las cifras más recientes proporcionadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) a través de la Encuesta Nacional de Migración y Remesas en Honduras, 454,733 hogares tienen algún familiar que ha emigrado a otro país.

De acuerdo con la misma fuente de información, 637,147,00 hogares hondureños recibieron remesas en el año 2022, lo que equivale al 24.8% del total de hogares.

En cuanto al destino de estas remesas, se destaca que, según las consultas realizadas, el 78% del dinero se destina a gastos de alimentación, el 31% se destina a gastos de salud y el 30% se utiliza para el pago de servicios básicos.

Hondureños migrantes viven condiciones inhumanas
En la actualidad, las remesas de los migrantes representan un gran aporte para la economía hondureña, ya que constituyeron el 26.8% del Producto Interno Bruto (PIB) en Honduras durante el 2023.

Cristina López, una hondureña de 40 años de edad, residente en Jesús de Otoro, departamento de Intibucá, forma parte del grupo de hondureños que reciben remesas del exterior.

Según su relató a Criterio.hn, ha estado recibiendo remesas durante los últimos 10 años de su sobrino, quien reside en la ciudad de Chicago, Illinois. Estas remesas son fundamentales para sostener tanto a ella misma como a su hija y a sus padres, es decir, los abuelos del sobrino.

Cristina señaló que ha notado una reducción en el monto de las remesas durante el mes de enero. 

Explicó que su pariente le ha comentado que a inicio del año suele ser difícil debido a las condiciones climáticas invernales que limitan las oportunidades de trabajo, además de los gastos asociados con la temporada navideña. “A medida que pasa el tiempo, mi sobrino logra recuperarse y hasta trabaja doble jornada para compensar”, expresó la entrevistada.

Además: Unos se van y otros llegan: migración sigue imparable

LEVE DESACELERACIÓN DE LA ECONOMÍA

Una desaceleración en el flujo de remesas fue lo que se experimentó en Honduras, con una ligera caída atribuida principalmente a factores relacionados con la economía de Estados Unidos, señaló Liliana Castillo, expresidenta del Colegio Hondureño de Economistas (CHE).

Liliana Castillo, expresidenta del Colegio Hondureño de Economistas (CHE), expresó que mayor ingreso representa mayor dinamización de la economía.

Los niveles de empleo en Estados Unidos (país de donde proceden la mayoría de remesas) no siempre se mantienen elevados, ya sea debido a la falta de oportunidades laborales para los hondureños que residen en el exterior o a trabajos con salarios más bajos, lo que dificulta enviar mayores cantidades de dinero a sus familiares.

Aseguró que esta disminución, aunque breve, pudo impactar la economía hondureña, ya que estos millones de dólares que solían percibirse en años anteriores no estuvieron disponibles este año.

«Al no percibir el dinero que en otros años sí hay, se presenta una desaceleración económica que se ve reflejada en sectores como el comercio, transporte, y es decir, en el consumo de las familias», expresó la economista a Criterio.hn 

También: Honduras: Migración aporta al desarrollo económico a costa de la expulsión de la fuerza laboral joven

REMESAS ANUALMENTE

Según las estadísticas publicadas por el Banco Central de Honduras (BCH) a través del Programa Monetario 2024-2025, en el año 2023, el flujo de remesas en Honduras alcanzó la cifra de 9,242 millones de dólares.

Se proyecta un incremento para el año 2024, en el que se espera que este indicador experimente un alza y se sitúe en torno a los 9,518 millones de dólares. 

Asimismo, se anticipa un continuo crecimiento para el año 2025, proyectando que las remesas alcancen los 9,804 millones de dólares.

QUIEBRE EN TENDENCIA CRECIENTE 

La reducción observada en el primer trimestre de 2024 marca un quiebre en la tendencia creciente que se había mantenido en años anteriores, debido a las dificultades que enfrenta la economía en los lugares donde residen los hondureños en el exterior, según expresó Martín Barahona, expresidente del Colegio Hondureño de Economistas (CHE). 

Martín Barahona, expresidente del Colegio Hondureño de Economistas (CHE), expresó que las remesas son la fuente de ingresos más grande que tiene el país, superando a las exportaciones y la inversión extranjera. Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn

Coincide con Castillo al atribuir esta disminución a factores y condiciones de los remitentes, como los bajos salarios que les impiden enviar excedentes. 

La caída en las remesas -dijo Barahona- es un fenómeno poco común, considerando que Estados Unidos ha enfrentado recesiones económicas en 2007 y 2008, así como durante la pandemia, donde las remesas hacia Honduras continuaron creciendo.

También señaló que cuando las remesas disminuyen, no siempre significa que haya menos migrantes. Por ejemplo, en Estados Unidos, el principal país de origen de las remesas, cada año aumenta la migración lo que significa una mayor fuerza laboral de diferentes países. 

según lo observado en años anteriores, aunque las remesas no sean favorables al inicio del año, tienden a recuperarse hacia finales de año. Por lo tanto, no sería sorprendente que para finales de 2024 se alcance o supere la cifra de 9 mil millones de dólares. 

  • Kelly Ortez
    Periodista comprometida con Honduras, amante de los animales, las letras y la justicia. He escrito para medios nacionales e internacionales, creo fielmente que desde esta trinchera se puede incidir para lograr verdaderos cambios en favor de los sectores más vulnerables. Ver todas las entradas

Compartir 👍

Podría interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.