Honduras a medio vapor, encerrada y con desesperanza

Honduras
El Covid-19 es una amenaza real para los adultos mayores. Este adulto mayor se cobre con una mascarilla.

 

Por: Fernando Destéphen

(Texto y fotos)

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. –El nuevo Coronavirus, Covid 19 ha dejado más de 15 mil muertos. Todo inició en la ciudad de Wuhan, China, a finales de 2019. El mundo vio este virus con la indiferencia acostumbrada.

Por el Covid-19 se han registrado más de 340.000 casos de contagio en 178 países, la mayoría -más de 81.000- en China, quien hasta hace una semana fue superada en muertes por Italia con más de 59 mil casos confirmados, y 5,476 decesos, luego Estados Unidos con 35 mil confirmados, le sigue España con 33,089 confirmados, Alemania con 24.873, Irán con 23,049 y Francia con 16, 018. Entre tanto, el número de recuperados a nivel mundial anda en más de 100 mil.

En Honduras elnúmero de contagiados subió la noche del domingo a 27, luego de haber registrado, un día sin contagios el viernes 20 de marzo.

 

El 21 de marzo, Gabriel Rubí, director de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) advirtió de la posibilidad de mil casos indirectos, en virtud de que una persona de las que resultó positiva contó que había estado en una reunión con alrededor de unas 50 personas, las que son buscadas para practicarles las pruebas.

Honduras a medias

Honduras permanece en cuarentena desde el martes 17. Ciudades como el Distrito Central, Choluteca, San Pedro Sula y La Ceiba, estuvieron en toque de queda absoluto -con excepciones- como parte de las medidas de contención para detener la expansión del virus. Pero el viernes 20 de marzo, en cadena nacional de radio y televisión, el gobierno anunció que el toque de queda se aplicaría en todo el país.

Honduras
Cientos de personas, algunas con las medidas de prevención, otras no, llegaron a los mercados capitalinos para abastecerse de alimentos. A mediodía de este lunes 23 de marzo elementos de la Policía Nacional comenzaron el desalojo, tanto de compradores como de vendedores.

A pesar de estas medidas, la circulación de las personas es de cierta forma regular. Esta situación se registra en el comercio informal en virtud de que la gente vive de lo que hace a diario, no cuenta con un salario y eso hace que este sector poblacional arriesgue su salud y la de los demás por el instinto de sobrevivencia. Muchos dicen que a quien le temen en este momento, no es al Covid-19, sino que al virus de la miseria y la corrupción.

Todas las autoridades, incluso el presidente, Juan Hernández, advierten que “lo peor está por venir”.

A veces las medidas de prevención y los mensajes de las autoridades son fuertes, frías y un poco intimidatorias.

Aparte del dengue, hay otra epidemia que está golpeando al país: los suicidios. Según las cifras del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (OV-UNAH), durante el 2019 más de 300 se quitaron la vida a nivel nacional.

Solo en los primeros 9 días de este 2020, 15 personas se suicidaron. En los últimos 5 años la tasa de suicidios ha aumentado un 5 por ciento y ni siquiera se habla de una política para la salud mental. La que está en el límite.

Según los datos del Observatorio de la Violencia, en el 2016 se registraron 303 casos, en el 2017, 396, mientras que en el 2018 se reportaron 350. El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), establece en sus cifras que en los últimos diez años se han suicidado 2,750 personas, lo que equivale a un total de 27 suicidios por mes.

El encierro de la cuarentena podría frenar la expansión del virus, pero también podría hacer que los suicidios aumenten producto de la ansiedad y depresión, que la pandemia mundial está provocando en la población y que desde ya evidencia mucha desesperanza.

La Cuarentena y cómo evitar que la salud mental se diluya en el encierro.

La sicóloga, Irma Valladares, recomienda estar informados, sin embargo, advierte que leer, escuchar o ver noticias todo el tiempo genera angustia, ansiedad y estrés. Se debe buscar solo información necesaria para mantenerse actualizado una o dos veces al día, sugiere.

Valladares recomienda, además, realizar actividades de autocuidado mental como ejercicios físicos, yoga, leer, ver películas, mantenerse conectado con familiares y amigos, a través de las redes sociales, pero evitar a toda costa poner de tema central el coronavirus.

Otra práctica saludable es reconocer los sentimientos y emociones que estén relacionados a la ansiedad o angustia. Sensación de entumecimiento, miedo, problemas para dormir, constantes pesadillas, cambio de energía, apetito, etc.

La profesional de la sicología sugiere a quien necesite de atención profesional comunicarse a la línea gratuita (Teléfono de la Esperanza) marcando el número 150 del programa de apoyo sicosocial- unidad (aps) de la Cruz Roja Hondureña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.