Gabinete de Defensa y Seguridad, la prioridad de los gobiernos pese a falencias en educación y salud

Los aumentos en el presupuesto para el gabinete de defensa y seguridad han sido justificados en la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico, sin embargo, las sumas no son consecuentes porque Honduras dejó de ser un puente para el tráfico de drogas a ser un país productor de narcóticos.

Asimismo, mientras el gobierno asegura aumentar los presupuestos de Salud y Educación, análisis de economistas concluyen que los presupuestos de ambas instituciones en lugar de aumentar se disminuyen con respecto al Producto Interno Bruto (PIB).

Tegucigalpa, Honduras- En los últimos cinco años las secretarías de Seguridad y Defensa Nacional han sido la prioridad, tanto para los gobiernos anteriores como para el que preside, Xiomara Castro. Aunque la mandataria hondureña asegure que educación y salud tienen los presupuestos más altos de la historia, el gabinete de defensa y seguridad continúa recibiendo significativos aumentos en sus partidas presupuestarias.

El 11 de septiembre las autoridades de la Secretaría de Finanzas presentaron ante la Junta Directiva del Congreso Nacional el proyecto del Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República para el ejercicio fiscal 2024, el cual asciende a 406,580 millones de lempiras, lo que representa un aumento de 14 mil millones (3.6%) en comparación con el aprobado para el 2023, que fue de 392,519,733,991.00 de lempiras.

El apoyo financiero hacia los militares ha ido en crecimiento durante el gobierno de Xiomara Castro, pese a sus promesas de restarles el presupuesto. (Foto: Casa Presidencial Honduras).

SALUD Y EDUCACIÓN DEBEN SER LA PRIORIDAD

La salud y la educación son dos pilares del desarrollo para un país, por ello economistas y analistas señalan que estos dos sectores deben ser los prioritarios para el Gobierno de Honduras y estar reflejado en el proyecto de Presupuesto General de la República de Ingresos y Egresos para 2024, sin embargo, las secretarías de Defensa y Seguridad siguen siendo las que obtienen el mayor presupuesto.

En los últimos cinco años el presupuesto de educación ha sido el más grande agregando más de 8.5 mil millones de lempiras (L 8,517,758,270) creciendo en 24% desde el 2020. Mientras que en el área de salud encontramos un aumento del 53% añadiendo más de 10 mil millones de lempiras (L 10,911,368,955). En el caso de seguridad y defensa desde 2020 los aumentos han sido de 57% y 31% respectivamente, aumentando en el caso de la Secretaría de Seguridad casi 5 mil millones de lempiras (L 4,681,157,849) y en Defensa 2.9 mil millones de lempiras (L 2,920,701,518) hasta el presupuesto proyectado del 2024.

Para la Secretaría de Educación se ha proyectado para 2024 un presupuesto de 40,752,644,279.00 lempiras, mientras que en 2023 fue de 38,109,509,221.00 lo que implica un aumento de 2,643,135,058.00 lempiras a comparación del año anterior, es decir, un incremento del 7%.

Del mismo modo, la Secretaría de Salud tendrá un presupuesto de 29,129,808.487.00 lo que representa un aumento de 2,491,006,969.00 de lempiras más que en 2023, cuyo monto fue de 26,638,801,518.00 lempiras, lo que se traduce en un crecimiento del 9%.

Aunque los presupuestos de las secretarías de Salud y Educación evidencien incrementos, para la economista Liliana Castillo, a estas instituciones se les ha reducido su presupuesto con relación al Producto Interno Bruto (PIB). Pero son estas áreas a las que se les debería ir aumentando el porcentaje para que tengan mayor disponibilidad de recursos para mejorar la calidad educativa y sanitaria de los hondureños.

Castillo está consciente que el Gabinete de Defensa y Seguridad requiere ser apoyado para enfrentar los altos niveles de inseguridad, “pero se debe hacer un análisis si realmente se requieren tantos recursos en el gabinete de seguridad”.

La expresidenta del Colegio Hondureño de Economistas es del criterio que los gobernantes deben poner más atención en la salud y educación, ya que estas áreas son fundamentales para el desarrollo de las naciones. En ese sentido, se refirió a los países europeos que destinan gran parte de sus recursos a mejorar las condiciones de los centros educativos y red hospitalaria.

En esa misma línea de pensamiento, opinó el director de Justicia y Seguridad de la Asociación para una Sociedad Más Justa (ASJ), Kenneth Madrid, en torno a que debe existir una mejor distribución de los recursos, es decir, que se priorice la salud, educación, inversión social y la infraestructura.

Madrid añade que los aumentos presupuestarios se deben dirigir también al Ministerio Público y al Poder Judicial, es decir, al sistema de justicia en general.

Más allá de los números lo que cabe preguntarse es: ¿es consecuente la compra de equipo, indumentaria y la flota de aviación de los militares, en un país sin conflictos externos, mientras los hospitales no cuentan con medicamentos o mientras no se hacen cirugías o no se atiende a los pacientes por carencia de médicos especialistas?

También lea: Lea: Ocho de cada diez capturados han sido liberados en Honduras durante estado de excepción

AUMENTOS EN PRESUPUESTO DE DEFENSA NO SE JUSTIFICAN

La tendencia alcista en el presupuesto a la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) es una constante, pese a que Honduras no tiene conflictos armados, sin embargo, la excusa ha sido el combate a la criminalidad organizada y al narcotráfico, con acciones que no han dado un verdadero resultado, ya que el país centroamericano fue catalogado como un narcoestado por las cortes de Estados Unidos, de hecho, el expresidente Juan Orlando se encuentra a la espera de un juicio acusado por delitos de narcotráfico.

Sobre el tema, el abogado constitucionalista y especialista en derechos humanos, Joaquín Mejía, recordó que la principal razón para la creación de la Policía Militar del Orden Público (PMOP) fue para acompañar la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, que estaba tomando fuerza en el país.

No obstante, Mejía apuntó que “de acuerdo con los juicios que se están desarrollando en Nueva York ha participado [PMOP] en la protección del tráfico de cocaína y dando seguridad al crimen organizado y a narcotraficantes”.

De interés: Desmilitarización: otra promesa incumplida de Xiomara Castro y su gobierno socialista democrático

En 2020, durante la pandemia de Covid-19, el presupuesto de Sedena fue de 6,582,821,984 lempiras, mientras que en 2021 pasó a 8,464,949,206.

Posteriormente, en 2022, fue de 9,336,149,156.00 millones de lempiras, pasando en 2023 a 10,662,758,329 de lempiras, con un incremento de 1,326,609,236 lempiras y una variación del 14%. Mientras que en el proyecto de presupuesto para el 2024 la cifra es de 11,385,650,724.00 lo que implica un aumento de 502,892,395 lempiras, es decir, 5%, en comparación con el año anterior.

Entre tanto el presupuesto de la Secretaría de Seguridad de 2022 fue de 7,850,251,535.00 millones de lempiras, en 2023 pasó a 10,202,258,600.00 de lempiras, con un incremento de 1,449,479,677.00 lempiras. Mientras que en el proyecto de presupuesto para el 2024 la cifra es de 11,651,738,277.00, lo que implica un aumento de 1,449,479,677.00 lempiras, es decir, 14% en comparación con el 2023.

Durante la administración del expresidente, Juan Orlando Hernández, extraditado a Estados Unidos y a la espera de juicio por delitos relacionados a la narcoactividad, el gabinete de defensa y seguridad fue beneficiado con exorbitantes aumentos en sus presupuestos, bajo el argumento de “combatir la criminalidad y el crimen organizado”. Sin embargo, la administración de Castro no se queda atrás, ya que los aumentos en las secretarías de Defensa y Seguridad han sido considerables.

Lea: Honduras debe implementar mecanismos para auditar presupuesto y gasto eficiente en instituciones 

REPOTENCIAR LAS FF AA Y MILITARES

Previo a su ascenso al poder, la presidenta, Xiomara Castro, prometió desmilitarizar la sociedad y que los militares serían retornados a sus cuarteles, sin embargo, en los últimos meses se ha observado una política de repotenciación de los uniformados en labores de seguridad ciudadana e incluso en la custodia de los centros penales, pese a las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de tener custodios civiles para garantizar el respeto a los derechos humanos de los privados de libertad.

Durante la celebración de las fiestas patrias, el pasado 15 de septiembre, la presidenta Xiomara Castro, anunció que el nuevo presupuesto general de la República, ya aprobado en Consejo de Ministros, repotenciaría, entre otras instancias militares, a la Fuerza Aérea Hondureña (FAH).

Esta situación ha despertado críticas en los defensores de los derechos humanos, quienes más bien han insistido en que se debe convocar a un diálogo nacional sobre la factibilidad de continuar manteniendo a las Fuerzas Armadas de Honduras.

“Este presupuesto tiene apoyo para seguridad y potenciación de la Fuerza Aérea, carreteras y las transferencias municipales y, algo de lo que nos sentimos satisfechos: el pago de la onerosa deuda que heredamos”, manifestó Castro en su discurso frente a un pelotón de militares.

Por décadas las instituciones castrenses han sido acusadas de violentar los derechos humanos, desapariciones forzadas y asesinatos contra la población hondureña.

También lea: Policías y militares de Honduras con más de 900 denuncias en el MP por diversos delitos

Un artículo publicado recientemente en Criterio.hn, con datos obtenidos por peticiones de información, establece que entre 2017 y 2022 el Ministerio Público (MP) recibió 922 denuncias contra policías y militares por diversos delitos, mientras ejercían labores de seguridad ciudadana. De estas denuncias, 769 fueron presentadas, entre 2018 y 2022, en contra de elementos de la Policía Nacional por 20 delitos y 153 interpuestas en contra de miembros de las Fuerzas Armadas de Honduras por 19 delitos entre 2017 y 2022.

Asimismo, la Corte Suprema de Justicia, detalló que, entre 2020 y a junio de 2023, 66 militares y 20 policías habían sido procesados en los tribunales de justicia.

El abogado y doctor en derechos humanos, Joaquín Mejía.

El abogado constitucionalista y especialista en derechos humanos, Joaquín Mejía, dice que el presupuesto es la herramienta o el termómetro para medir la voluntad política de un gobierno para determinar cuáles son sus intereses más importantes.

En una conversación con Criterio.hn el jurista señaló que el mensaje que envía la administración de Castro al aumentar el presupuesto al gabinete de seguridad en lugar de priorizar otras áreas como la salud y educación, “es lamentable, particularmente por el daño que los militares le han hecho el país y que este gobierno además había prometido la desmilitarización”.

Agregó que el incumplimiento de promesas como la desmilitarización de la sociedad “es una bofetada para la ciudadanía”.

Mejía considera que el presupuesto se debe orientar a las secretarías de Salud y Educación, y a la protección de los derechos humanos, por ejemplo, mediante un aumento a la partida presupuestaria del Mecanismo Nacional de Protección para los Defensores y Defensoras de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia.

“El Mecanismo Nacional de Protección no está funcionando con eficiencia y, en parte, es porque no tienen los recursos disponibles y más cuando uno ve el presupuesto, yo sin ninguna duda yo le quitaría muchísimo presupuesto a las Fuerzas Armadas para destinarlos al Mecanismo Nacional de Protección donde se requiere muchísimos recursos”, recomendó.

Las organizaciones de sociedad civil, como el Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh) han cuestionado que el presupuesto destinado a la Secretaría de Defensa se vea beneficiado por un incremento del 5% en el proyecto del Presupuesto General para el año fiscal 2024.

En una entrevista brindada a un medio televisivo, el director ejecutivo del Fosdeh, Mauricio Díaz Burdett, puso en tela de juicio los aumentos en el presupuesto del Gabinete de Seguridad, en virtud de que las políticas de seguridad no han arrojado los resultados deseados.

«¿Realmente el país necesita tener unas Fuerzas Armadas como las que tenemos, cuando la gente está muriendo porque no tiene insulina, no hay alimentos, no hay suficientes recursos para apoyar la producción agrícola y agropecuaria?», cuestionó el economista.

De interés: Gobierno de Honduras sigue potenciando a los militares, mientras escuelas y hospitales siguen deficientes

CONTRADICCIONES DEL GOBIERNO

Las contradicciones del gobierno de Xiomara Castro se traslucen con el reciente fortalecimiento institucional a favor de la Fuerza Aérea con la repotenciación de la flota de aviones F-5, mientras los centros de salud y hospitales lucen desabastecidos de medicamentos y la infraestructura de los centros escolares sigue siendo carentes al igual que la currícula escolar que se sostiene en un modelo desfasado.

Durante un discurso brindando en la inauguración de la Jornada Nacional de Vacunación y Desparasitación en la Escuela República de Paraguay, en la colonia Bella Oriente de Tegucigalpa, la presidenta Xiomara Castro, resaltó que en su administración se aprobó el mayor presupuesto para las secretarías de Educación y Salud.

“Informo al pueblo hondureño que el mayor presupuesto en la historia de Honduras para la educación fue aprobado por el Consejo de ministros: 42 mil millones de lempiras”, señaló la mandataria.

  • Katerin Galo
    Amante de la naturaleza, la lectura y la vida, soy una periodista que busca orientar a las personas y contarle de manera sencilla la realidad política y económica del país. El periodismo es la puerta que tiene la sociedad para conocer a los diferentes actores y tomadores de decisiones, es por ello que desde mis escritos le relato a las y los hondureños cuáles son los acontecimientos que marcan la ruta del país. Ver todas las entradas

Compartir 👍

Podría interesarte