Fin de la MACCIH, triunfo de los corruptos

 

Por: Efraín Bu Figueroa

 

¨Se han corrompido, hacen obras abominables; no hay quien haga el bien¨. Salmo 14.

Las nutridas fuerzas de la corrupción están de fiesta. Hilaron fino, con paciencia y seguridad por meses para acabar con la MACCIH.

La MACCIH surgió como producto de las luchas del pueblo en las calles de Honduras, evidenciado en las masivas movilizaciones de las ¨Antorchas¨, jamás visto antes en nuestro país. Esto puso a temblar a Hernández y su partido nacional viéndose forzados a buscar una solución rápida a la ¨olla de presión social¨ para asegurar su continuidad en el poder, por lo que astutamente acudió a este mecanismo, un símil de la CICIG, pero mediatizado y vulnerable. La MACCIH, nació débil; como lo dice el convenio original con tareas de acompañamiento, orientación, capacitación, organización y supervisión, sin ninguna función ejecutoria para colocar eficientemente a los corruptos bajo el aparato de la justicia.

No obstante, sus grandes limitantes, la MACCIH sorprendió a los más escépticos, que, aunque nunca toco al núcleo central de circulo corrupto en el poder, si logro desenmascarar y colocar a la orden de la justicia a personajes de las redes secundarias del circulo corrupto central, cimentadas en los poderes del Estado y en sectores particulares extraestatales.

El resultado de la eliminación de la MACCIH era predecible, las fuerzas de la corrupción, nunca dejaron de operar, muy bien estructuradas y articuladas dentro del Estado. Comenzaron a conspirar desde el inicio de la instalación de la MACCIH, evidenciando en los últimos dos años pródromos del desenlace que hoy conocemos y lamentamos, como ser el engavetamiento de la Ley de colaboración eficaz, la renuencia a eliminar la Ley de secretos, la elaboración de un Código penal a la medida de los corruptos, la reformas a la Ley del Tribunal Superior de Cuentas a conveniencia de los ladrones, la reinstalación de la Inmunidad parlamentaria entre otros.

Estas redes corruptas imbricadas en los poderes del Estado tejieron con paciencia para protegerse sólidamente y mantenerse impunes, pero a la vez vertebrar las acciones para la eliminación final de la MACCIH que los tiene contra la pared en los organismos operadores de justicia.

Nota relacionada Se va la MACCIH; no habrá ni renovación ni nuevo convenio

Para los corruptos la eliminación de la MACCIH es una victoria estratégica, pues les permitirá paladinamente, salir impunes y hasta de las cárceles, así como retomar sus continuadas cadenas de pillerías en los poderes e instituciones estatales. En otras palabras, continuará el ¨festín¨ de los fondos públicos, con lo que seguirá perpetuándose la pobreza y miseria del pueblo hondureño.

Ahora, el desafío está del lado del pueblo, ¿cómo responderá la gente? En los partidos políticos que componen la dispersa oposición hay poca esperanza, estos se conducen de acuerdo con sus cálculos políticos electorales y no con los intereses populares coyunturales. ¿Ocurrirá una nueva reacción social similar a las antorchas? No parece, no se siente, en los últimos tiempos lo que destaca es la resignación, cansancio e indiferencia. Sin embargo, el beneficio de la duda persiste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.