Expresidente de Junta de Dirección Universitaria propone fin al conflicto sin intervención del Congreso

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Una solución urgente y sin la intervención del Congreso Nacional y de ningún otro órgano estatal o no estatal que «viole la autonomía universitaria», para hacerle frente a la crisis en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), plantea el expresidente de la Junta de Dirección Universitaria, Ramón Romero.

Romero, quien es catedrático de la Alma Mater y partícipe de las reformas universitarias en los últimos 47 años, ha hecho en las últimas horas una propuesta que se resume en siete puntos y que en el número cinco establece que los grupos estudiantiles en protesta y toda la comunidad universitaria deben aceptar el compromiso expresado de manera pública por la rectora, Julieta Castellanos, de vacar en su cargo en la fecha en que expira su período. El segundo período de Castellanos expira en septiembre próximo.

El conflicto en la UNAH surgió hace más de seis semanas, tiempo mediante el cual el Movimiento Estudiantil Universitario (MEU) ha venido exigiendo la renuncia de la rectora, Julieta Castellanos como punto de partida para entablar un diálogo.

A raíz de la crisis, la diputada al Congreso Nacional por el Partido Liberal, Waldina Paz anunció que introduciría un proyecto de ley orientado a instalar una Junta de Transición, que asuma el control en la UNAH, pasando por la destitución de la rectora, Julieta Castellanos.

Noticia Relacionada: Congreso Nacional discutirá Junta de Transición  en la UNAH

En tanto ayer lunes el MEU anunció que mañana miércoles introducirá en el Parlamento una iniciativa ciudadana encaminada a la creación de un gobierno provisional con vigencia de un año y cuya finalidad sea la  restauración de la participación estudiantil legítima y legal en los órganos de gobierno universitario, reestablecer todos los órganos de gobierno de la UNAH, generar el relevo de las actuales autoridades universitarias, protección y promoción de los derechos fundamentales de los estudiantes, y el fortalecimiento de la institucionalidad universitaria.

Noticia Ralacionada: MEU propone gobierno universitario provisional

Ramón Romero, Junta de Dirección Universitaria
El docente y vinculador de la UNAH, Ramón Romero, dice además que los miembros de la actual Junta que aspiran a ser reelectos no podrán ser aceptados por el Consejo Universitario como postulantes a dichos cargos porque han violentado la Ley Orgánica de la UNAH.(Foto: Presencia Universitaria)

 

A continuación la propuesta presentada por Ramón Romero:

1). La solución del conflicto debe ser interna, sin ninguna intervención de fuera. Ni los grupos estudiantiles en protesta ni las autoridades universitarias deben propiciar la intervención del Congreso Nacional ni de ningún otro órgano estatal o no estatal que viole  la autonomía universitaria. Debe evitarse que mediante decretos o a través de presiones u otros mecanismos de fuerza se altere la institucionalidad universitaria.

2). La solución debe ser urgente. Entre más demore, el conflicto se complica más. En su etapa actual, este conflicto está próximo a degenerar en una crisis que dañará mucho a toda la comunidad universitaria, a su institucionalidad, a la nación y al proceso de transición democrática de Honduras. La paz en el país es precaria; hay mucha crispación pre-electoral y cosas como las que están sucediendo en la Universidad pudieran detonar conflictos mayores en la nación, que debemos evitar.

3). Los asuntos o temas en conflicto deben ser sometido, para su solución, a una terna arbitral. Dicha terna se constituirá así: un miembro designado por los grupos estudiantiles en conflicto; un miembro designado por las autoridades universitarias y un miembro designado por el Consejo Superior de Universidades de Centroamérica (CSUCA). Las decisiones de la terna arbitral serán obligación entre las partes y se tomarán por acuerdo unánime de los tres árbitros. Los miembros de la terna arbitral serán universitarios de amplia trayectoria, reconocidos por su profesionalismo, independencia de criterio, objetividad en el análisis, actitud conciliatoria y habilidad en la negociación.

4). Los temas a ser sometidos a arbitraje son:

4.1. Representación estudiantil en los órganos de gobierno universitario.

4.2. Tratamiento de conflictos entre autoridades y estudiantes.

4.3. Procedimiento y calendario de discusión de las normas académicas.

Mientras estos temas estén en proceso de arbitraje se avanzará en las otras acciones de solución al conflicto, abajo enunciadas.

5). Los grupos estudiantiles en protesta y toda la comunidad universitaria deben aceptar el compromiso expresado de manera pública por la señora Rectora de la Universidad, de vacar en su cargo en la fecha en que expira su período. El ejercicio del actual rectorado durante el tiempo que legalmente le corresponde no debe ser objeto de conflicto.

6). El Consejo Universitario en su próxima reunión debe elegir y poner en posesión de sus cargos a los miembros de la nueva Junta de Dirección Universitaria. Los miembros de la actual Junta que aspiran a ser reelectos no podrán ser aceptados por el Consejo Universitario como postulantes a dichos cargos, en razón de que ellos han violado la Ley Orgánica de la UNAH, y han faltado a su juramento de ley, al no haber convocado en tiempo y forma a los concursos públicos para cargos que vacarán en menos de tres meses, entre los que se incluyen algunas decanaturas y la Rectoría. La Ley Orgánica de la UNAH ordena que la Junta de Dirección Universitaria debe convocar a concurso público tres meses antes de que se produzcan las vacancias, y la actual Junta de Dirección Universitaria incumplió tal mandato de ley.

La nueva Junta de Dirección Universitaria debe ser electa por el Consejo Universitario teniendo como candidatos a los aspirantes que ya se presentaron al concurso y que habiendo satisfecho todos los requisitos establecidos, fueron eliminados bajo el criterio de ser más académicos que administradores. Deben considerarse también los nuevos candidatos que se presenten hasta el día fijado para el cierre de presentación de postulaciones. El criterio relevante a ser considerado por el Consejo Universitario y los filtros previos, en la elección de la nueva Junta de Dirección Universitaria es que la misma esté integrada por reales académicos, con perfil intelectual más que de administradores académicos. Eso garantiza un futuro de preeminencia académico-científica en la conducción superior de la Universidad.

7). Al ser electa, la nueva Junta de Dirección Universitaria debe convocar de inmediato a los concursos para elegir rector, decanos y directores regionales, que por mandato de la ley ya debían haber sido convocados.

8). La Rectoría y el Consejo Universitario deben lograr que se reponga el tiempo dejado de enseñar/aprender, evitando que se pierda el actual período académico en toda la UNAH, incluyendo el Centro Universitario Regional del Litoral Pacífico (CURLP). Deben además tomar todas las disposiciones necesarias para superar la polarización y lograr la pronta restauración de la normalidad en la vida universitaria.

Finalmente expreso mi aspiración a que por esta vía de solución pacífica se supere el conflicto, se fortalezca la comunidad universitaria y se transite a una nueva etapa de la reforma universitaria, sobre la base de los procesos de reforma ejecutados por las autoridades que están por vacar en sus cargos. Este es el camino más adecuado para continuar ensanchando la contribución de la Universidad con la  transformación de la sociedad hondureña.

Mi saludo universitario y ciudadano,

Dr. Ramón Antonio Romero Cantarero

Profesor Investigador y Vinculador de la UNAH

4 comentarios en “Expresidente de Junta de Dirección Universitaria propone fin al conflicto sin intervención del Congreso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.