Noticias Destacadas|Opinion

EUA y Centroamérica, futuro escenario a la vista

Compartir

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

¡con soldaditos de plomo montados en caballitos de carrusel!

                            a Sergio Ramírez, amigo y buen patriota

Es lo malo compa, que no aprenden las lecciones, no sacan en limpio la moraleja. Entrampados a perpetuidad en sus atascaderos ideológicos mal empatados con un análisis elemental de lo que, según ellos, les conviene, basado en información mal recopilada, sin perspectiva de pasado ni futuro. Las potencias y sus títeres nativos, que se desplazan en círculos. Enrumbados por lo mismo a otro nuevo conflicto interminable y este, aquí, no más, en su patio trasero. Donde ya no hay embajadores. Un desfiladero

La Encargada de negocios de EUA en El Salvador, mediante una cadena de tuits, ¡qué tiempos! ha manifestado su desaprobación de la sentencia, por lo demás soberana, de la Corte Suprema de Justicia de la República de El Salvador, aprobando la reelección sucedánea, a saber, para periodos consecutivos. Antier ha escrito que esa determinación es contraria a la prohibición expresa en la Constitución vigente de El Salvador. Que ese fallo se produce luego de la ilegal sustitución de los jueces que se resistían de la Corte Suprema hace unos meses. Y que le resta al estado salvadoreño, equilibrio y contrapeso entre sus máximas autoridades. Declara, finalmente, que esta arbitrariedad afectará severamente las relaciones bilaterales entre los dos países. ¿Será?

Eso dependerá de ambas partes. De la historia del asunto, puedo decir que, en términos conceptuales, es rigurosamente correcta la apreciación de la legación americana. Es intrínsecamente contradictorio y carece de toda legitimidad el veredicto de la Corte salvadoreña que quiere amparar una campaña del actual presidente para reelegirse. En mi personal concepto, los salvadoreños deberían tomarse las calles en protesta, y después, las carreteras y si eso no alcanza deben asaltar los cuarteles y tomarse las sedes de gobierno para impedir que ese procedimiento se convierta en una avenida de dictadura. Y si no, alzarse otra vez en armas, ¡quizás la Encargada las procure! Es mi opinión particular, como ciudadano amante de la libertad de Centroamérica. Nada de eso sucederá, porque los salvadoreños quieren a Bukele y depende de ellos. Hoy, como suele suceder, la Encargada de negocios inglesa le ha hecho eco a la declaración de su aliado estadounidense en la defensa de las Islas Falkland. He’s a bad boy, o como dire Trump, bad, bad, bad.

Uno tiembla de pensar que, acusándolo de continuismo, pueden los ingleses provocar a este turco loco a declararse monarca, al aplauso de la masa en la plaza. Tampoco era obligado para la oficial estadounidense recordar que fue hasta 1951 que en su país se prohibió una tercera reelección. E incontinenti, hay que decir que, para hacer ese pronunciamiento, la representación diplomática de Estados Unidos tiene exactamente la misma facultad legal que tendría la Embajada de la Republica de El Salvador en Washington, para pronunciarse sobre fallos inapelables de la Corte Suprema de los Estados Unidos de América, idéntica, es decir, ninguna, no tiene jurisdicción ni ningún derecho. No le toca, ni concierne el sistema político ajeno.

Es obligado entonces recordar (como han hecho muchos) que eso o algo peor sucedió en Honduras en este último gobierno. Con la salvedad de que, a diferencia de sus pares de El Salvador, los diputados hondureños no tenían legal autoridad para ese fin, JOH los hizo destituir, arbitrariamente, a los magistrados de La Corte que le representaban una resistencia a su proyecto de reelección, aparejado al de establecer las ZEDE.[1] Así, pudo reelegirse con fraude, puesto que no iba a ser posible de otra manera, cuando ya habían trascendido sus conexiones con los Cachiros y el saqueo del Seguro Social. (Aunque aun no se llevaban a marca TH ni habían documentado el caso de Geovanny Fuentes). Absolutamente todo ante el cómplice silencio de Viera y del Departamento de Estado, hasta que, convulsionado el país por la protesta, la Encargada Cl. Fulton, certificó, ante las cámaras y en el recinto oficial de la autoridad electoral, el resultado fraudulento de la elección, levantándole a JOH el puño triunfal en Ring.

Entonces, ¿por qué actuar de un modo en y en el otro caso de otra manera? Me pregunta un amigo que mira el escenario desde lejos, y se responde a sí mismo; porque JOH garantiza los intereses que los EUA consideran estratégicos y Bukele los amenaza.

Lo que no pareciera entender ninguno de los protagonistas (los nativos o los foráneos), ni menos la prensa vendida o despistada, es que con esta contradicción ilusoria, los intereses extranjeros colaboran con los nativos, para atizar una contradicción, conflicto que otra vez conviene a todos, menos a los pobres pueblos.

Porque Bukele sigue siendo un presidente más popular de todos los tiempos, goza la lealtad de sus fuerzas armadas, alebrestadas como nunca desde tiempos de aquel otro pequeño déspota, Fidel Sánchez, es el paladín de los jóvenes y de la plebe, y tiene el apoyo de oscuros extranjeros poderosos, aparte de los chinos comprometidos con varios macroproyectos. Gana Bukele con cada día que pasa, cada hora. Mientras que EUA calcula poder aquí si, ya que no pudo en Afganistán, hacer prevalecer su imagen de invencible tigre digital, de utopía y modelo universal de democracia y probidad, la tierra de los libres, el hogar de los honestos y el país de los valientes. Aunque podría caer en mora e impago dentro de un mes, según su Secretaría de Finanzas.

Y aunque es el mas odiado de los presidentes aun que Ortega Juan Orlando igual, pese a todas sus corruptelas y su inmenso desprestigio, impunemente, anda inaugurando aeropuerto y nuevos vuelos, y empujando proyectos políticos de bajo mundo, como David Chávez, que lleva la misma imagen de macho joven y penco con gorrita, y alero para atrás. ¿Gana JOH y pierde Bukele? Pues, la contradicción no es entre ellos. ¡Los EUA se atrincheran -como el Cl. George Custer- en su patio trasero!

¿Quién llorará por ti Centroamérica? Mientras, durante los juegos de la Octagonal que escogen las selecciones de Concacaf para el campeonato mundial la semana pasada, en un palco lujoso del Estadio salvadoreño, un par de los locales arrebatan la bandera del visitante y provocan en las redes un estallido de insultos y respuestas. Sufro un déjà-vu. Ahí viene otra vez la vuelta, el giro del carrusel, cantado por Edith Piaf. Pica en mano, Bukele monta caballito pintado de azul y crin volada, acompañado de una rubia venezolana, vestida de delantal. De la mano de Heidy Fulton, que viene de regreso, con su sonrisita inefable, JOH sube y baja en el suyo, de cola alzada, blanca, como su machete. Atrás viene, de turbante, Ortega montando leona salvaje, custodiado por Rosario. ¡Luces de mil colores, y suena in crescendo La Vie en rose!

[1] Recién electo, aun diciendo del diente al labio y en publico todo lo contrario, les había intimado esa intención a sus mas cercanos y a personajes estratégicos, le había pedido a Yani Rosenthal que lo apoyara para la reelección

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.