Estados Unidos calla las muertes en Honduras por violencia post electoral: The Guardian

Las familias temen que no haya justicia para las víctimas, ya que 31 mueren en Honduras después de la violencia electoral

Los Estados Unidos callan sobre la supuesta responsabilidad de la policía militar por las muertes a pesar de la ayuda de 114 millones de dólares a las fuerzas de seguridad, en medio de reclamos de ‘fraude electoral’ por parte del presidente Juan Orlando Hernández

Sarah Kinosian en San Pedro Sula 

Árboles y luces de colores todavía adornan muchas casas en Choloma, una ciudad manufacturera arenosa cerca de la costa caribeña de Honduras, pero en la casa de David Ramos no hay señales de la temporada festiva.

«La Navidad ya no existe para nosotros: no este año, no cualquier año», dijo Ramos mientras hojeaba imágenes recién impresas de su hijo mayor. José Ramos, de 22 años, fue asesinado por agentes de la policía militar el mes pasado, en una protesta por presunto fraude en las elecciones presidenciales del país.

Los resultados impugnados desencadenaron la peor crisis política del país en una década y provocaron la muerte de al menos 30 personas, según el Comité para las Familias de Detenidos y Desaparecidos en Honduras (Cofadeh), un grupo de derechos humanos.

La mayoría de las víctimas eran opositores al presidente Juan Orlando Hernández, a quien dicen que manipularon el voto para vencer al candidato de la oposición, Salvador Nasralla.

Según Cofadeh, al menos 31 personas fueron asesinadas por la policía militar (PMOP), que fue creada originalmente para liderar la represión del gobierno contra las pandillas callejeras violentas.

Los familiares de los muertos dicen que temen que no habrá justicia sobre la violencia postelectoral: algunos dicen que han sido amenazados por las tropas; otros señalan que los enjuiciamientos de derechos humanos que involucran a las fuerzas de seguridad son supervisados ​​por el mismo grupo de trabajo que ayuda a coordinar las operaciones de PMOP.

En toda Honduras, los manifestantes tomaron las calles después de las elecciones del 26 de noviembre, bloquearon las carreteras y se enfrentaron con las fuerzas de seguridad que usaban gas lacrimógeno, cañones de agua y munición real.

Los disturbios fueron más letales en el norte de Honduras, en particular alrededor de la segunda ciudad de San Pedro Sula, que apoyó abrumadoramente a Nasralla.

De las 30 muertes documentadas, 21 estaban en el norte, dijo Cofadeh. Pero el total es probablemente mayor.

La morgue de San Pedro Sula confirmó que 13 manifestantes habían muerto en el área y dijo que tenía al menos otros seis cadáveres que «con toda probabilidad» estaban relacionados con las protestas.

«[La cifra de muertos] es mayor: algunas personas no han informado las muertes por miedo; otras muertes no han sido investigadas «, dijo un trabajador de la morgue que pidió no ser identificado.

Amnistía Internacional ha acusado al gobierno de desplegar «tácticas peligrosas e ilegales para silenciar las voces disidentes», mientras que las Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos han denunciado la tortura de detenidos en instalaciones militares y dijeron que estaban «alarmados por lo ilegal y uso excesivo de la fuerza para dispersar las protestas «.

Pero el gobierno respaldado por Estados Unidos ha rechazado una solicitud de la Organización de Estados Americanos (OEA) para enviar un delegado especial para investigar abusos.

Funcionarios hondureños han restado importancia a las muertes, alegando que los miembros de pandillas están detrás de las protestas.

Al menos otras cuatro personas murieron en el mismo incidente que José Ramos. El PMOP le dijo a la prensa local que habían disparado contra un grupo de hombres armados, pero un video de teléfono celular enviado a la familia Ramos por un testigo cuenta una historia diferente.

José Ramos aparece en la foto a la izquierda, con una bandera roja de la oposición sobre los hombros, en una imagen de teléfono celular del incidente en el que murió.

La escena comienza con un pequeño grupo de hombres jóvenes que bloquean una carretera y lanzan piedras contra lo que testigos y la prensa local dicen que fueron oficiales de la policía militar.

José aparece brevemente con la bandera roja del partido opositor Libre atado a sus hombros.

Luego estalla un aluvión de disparos. El camarógrafo comienza a correr. José, que también se había dado vuelta para correr, golpea el suelo.

En las imágenes, ninguno de los manifestantes tiene un arma de fuego. José claramente tiene las manos vacías.

La fuente de la morgue dijo de los cinco jóvenes asesinados en el incidente, «prácticamente todos fueron asesinados en algún lugar de la parte posterior de sus cuerpos».

Los Estados Unidos no han respondido a los homicidios, más allá de una declaración del 22 de diciembre en la que se pedía a «todos los hondureños que se abstuvieran de la violencia» y pedían a los militares que respetaran los derechos de los manifestantes pacíficos.

Y el gobierno de Trump felicitó rápidamente a Hernández , quien ha trabajado estrechamente con Washington para frenar la migración y el tráfico de drogas.

Nota relacionada Conoce los nombres de los hondureños que han perdido la vida por protestar contra el fraude

Desde 2009, Estados Unidos ha proporcionado al menos $ 114 millones en asistencia de seguridad a Honduras, según Security Assistance Monitor, un grupo de expertos con sede en Washington DC.

Altos funcionarios militares, incluido el recién nombrado jefe de las fuerzas armadas, René Ponce, han recibido una amplia formación militar de los EE. UU.

Ponce -quien fue designado en medio de la crisis postelectoral el 20 de diciembre- tiene fuertes vínculos tanto con el PMOP como con Fusina, la estructura interinstitucional dirigida por militares a través de la cual se despliega en gran medida la policía militar.

José Ramos en vida junto a su familia. foto de la familia

Mientras era comandante militar en San Pedro Sula, Ponce supervisó el entrenamiento y las operaciones de la fuerza de PMOP en el área. Luego fue nombrado jefe de Fusina en el norte de Honduras.

Ponce ha participado en varios cursos de capacitación de los EE. UU., Según informes de la prensa local, incluido un curso antiterrorista en la Universidad de operaciones conjuntas especiales en la base de la fuerza aérea MacDill en Florida.

Si bien los Estados Unidos no financian directamente el PMOP o Fusina, las unidades asignadas a Fusina pueden recibir fondos de los EE. UU. Y operar junto con el PMOP.

«Estados Unidos tiene un fuerte incentivo para presionar a Hernández para que lo recorte», dijo Adam Isacson, asociado sénior de la Oficina de Washington para América Latina. «La óptica de Estados Unidos respaldando a un candidato que sale y masacra mucho a la oposición no es grandioso».

Las unidades de policía militar que operan en Fusina han sido vinculadas a graves violaciones de derechos humanos, incluido el asesinato de la activista ambiental Berta Cáceres.

Sin embargo, dos días después de las elecciones, el Departamento de Estado certificó que Honduras había progresado en la mejora de los derechos humanos y la lucha contra la corrupción, allanando el camino para que millones de personas en ayuda de seguridad sean liberados.

Y Fusina también supervisa a los abogados responsables de casos de derechos humanos que involucran a soldados, lo que lleva a muchos activistas a preocuparse de que no habrá una investigación seria de la violencia postelectoral.

Los familiares de algunas de las víctimas dicen que temen represalias si hablan.

Las fuerzas de seguridad dispararon contra el esposo de Sandi Mancía, David Quiroz, durante una protesta del 15 de diciembre; cuando corrió al hospital para verlo, Mancia y su hijo fueron amenazados por las tropas.

«En el hospital, la policía militar tomó videos y fotos míos y de mi familia. Estuvieron de pie a cada lado de la cama de David todo el día y amenazaron con matar a mi hijo cuando les tomó una foto”. Dos grupos de derechos humanos y un médico a cargo confirmaron que los soldados hostigaron a la familia. Quiroz murió más tarde de sus heridas.

Las protestas han disminuido durante las vacaciones, pero los activistas locales dicen que retomarán el año nuevo, particularmente antes de la inauguración de Hernández el 27 de enero.

Mariela Hernández, cuyo hermano Cristian fue asesinado a tiros por el PMOP el 18 de diciembre, dice que otros seguirán luchando.

«Todo este país está de luto, hay tantos asesinatos y no hay justicia». No puedo recuperar a mi hermano, pero la resistencia continuará. Juan Orlando no es mi presidente».

Un comentario en “Estados Unidos calla las muertes en Honduras por violencia post electoral: The Guardian

  • Jimmy Katracho Ramos
    el enero 3, 2018 a las 12:40 pm
    Permalink

    QUE ES LA DESOBEDIENCIA CIVIL?

    No significa crear caos o terror

    Se puede expresar:
    Discursos públicos
    Panfletos, volantes y libros
    Grabaciones, radio y televisión
    Despliegue de banderas y colores simbólicos
    Abucheos
    Canciones
    Desfiles en moto
    Salir del sitio de trabajo o de una oficina
    Suspensión de actividades sociales o deportivas
    Permanecer en casa
    No consumo de productos
    Huelgas
    No cooperación ciudadana con el gobierno
    Etc.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.