Entrada en vigencia de la Ley de Previsión Social mantiene en zozobra a hondureños

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Así de abarrotadas lucen las instalaciones del RAP este viernes con la entrada en vigencia de la Ley Marco de Previsión Social.
Así de abarrotadas lucen las instalaciones del RAP este viernes, con la entrada en vigencia de la Ley Marco de Previsión Social.

Tegucigalpa.-La preocupación de los hondureños por la entrada en vigencia de la Ley Marco de Previsión Social, a partir de este viernes 4 de septiembre es latente y se observa y escucha en las pláticas que entablan los ciudadanos que en su mayoría piensan que la normativa les cercenará sus derechos como trabajadores.

La zozobra estriba porque el techo de cotización del salario mínimo máximo pasa de 7,000 lempiras a 8,882.30, lo que implica que quienes devenguen este salario pasarán a pagar 375 lempiras, cuando antes pagaban 350 lempiras, por el financiamiento del Régimen del Seguro de Previsión (IVM) y por el Régimen de Seguro de Atención de la Salud.

En tanto, quienes devenguen de 8,882.30 a 26,646.90, que antes pagaban 350 lempiras ahora pagarán 444.12 lempiras e igual cantidad para los que devenguen arriba de los 26,646.90 lempiras.

CESANTÍAS

Otra de las preocupaciones de los trabajadores y empresarios, es el pago de las cesantías, ya que se establece que en el marco de la nueva ley o de la Ley de Administración de Fondos de Pensiones y Cesantías serán autorizadas, reguladas y supervisadas por la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) para proveer dicho servicio.

Estas brindarán un sistema de ahorro, donde el patrono depositará la reserva laboral del trabajador, que deberá acumular el 50% de las prestaciones.

El gobierno asegura que estos fondos podrán ser retirados una vez que concluya la relación laboral entre empleado y empleador, lo que aún no ha sido aceptado por los empleadores que consideran que esto los afectará e incluso podría provocar más desempleo ante la carga del pasivo laboral que tendrán que enfrentar, ya que deberán pagar una aportación del 4 % por este concepto.

PETICIÓN DE LOS EMPRESARIOS

A raíz de la poca socialización y de los cambios amañados que sufrió la ley al ser publicada en el diario oficial La Gaceta, mediante una fe de erratas, los empresarios también han levantado su voz de protesta y han pedido ante el Consejo Económico y Social (CES), utilizar el principio de gradualidad en el pago del 50 por ciento de prestaciones de los trabajadores, de lo contrario el impacto será negativo en la economía nacional, porque comenzarán a recortar el personal y a generar más desempleo del ya existente.

Según el presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT), Miguel Mourra, “si no se aplica en forma gradual, el impacto económico sería muy fuerte, por eso es que insistimos mucho en que se aplique la gradualidad, ya que no hay empresa que pueda soportar  pagar el 4 por ciento de retención de previsión social”, vaticinó, al tiempo que adelantó que si no se aplica la gradualidad, “se cerrarían muchos empleos”.

Miguel Mourra, presidente de la CCIT.
Miguel Mourra, presidente de la CCIT.

Los empresarios esperan que el plazo que especifica la ley de 30 días para definir la gradualidad para el pago de la retención, puedan ponerse de acuerdo con los demás sectores y comenzar a aplicar la ley, pero antes definir la gradualidad de las retenciones hasta llegar al 50 % de las prestaciones laborales.

PRIVATIZACIÓN DE LA SALUD

La ley también contempla el acceso a los servicios de salud bajo dos pilares, uno contributivo y otro subsidiado. Al contributivo aportarán como hasta ahora, los patronos un 5% y los trabajadores un 2.50% del salario ordinario mensual.

El subsidiado será financiado por el Estado mediante los impuestos y las cooperaciones lícitas para que las personas de escasos recursos accedan a los servicios de salud a través de un sistema denominado en la ley Plan Pro-Solidar.

Según el gobierno los trabajadores no tendrán que pagar dinero adicional por ser atendidos en las clínicas. Se contará con una red de hospitales privados que se manejará bajo un contrato de adhesión al Seguro Social, el cual será supervisado y pagado cada mes por cada servicio prestado debidamente registrado.

La ley va a estructurar un sistema de salud en el cual todos los afiliados a la seguridad social que cotizan van a tener derecho de ser atendidos en el instituto o en una de las clínicas de la cadena de subrogación.

Lo anterior, ha sido catalogado por los sindicatos y organizaciones obreras, como una demagogia del gobierno y un plan para privatizar la salud, ya que el Estado es quien debe garantizar este derecho desde sus clínicas y hospitales del IHSS.

Asimismo porque la atención en las clínicas y hospitales privados, dependerá de la proporcionalidad de los salarios de los asegurados, es decir que un obrero solo podrá tener derecho a ser atendido en un consultorio carente de los servicios básicos y un trabajador, cuyo salario sea más elevado podrá tener opción a recibir un servicio más especializado, pero deberá pagar un aporte adicional, de acuerdo a las tasas que fije la clínica u hospital.

PANICO EN LOS TRABAJADORES         

En virtud que con la entrada en vigencia de la nueva ley, el Régimen de Aportaciones Privadas (RAP) se quedará administrando solo los fondos de pensiones y el pasivo laboral, a través de una Administradora de Fondos de Pensión (AFP) solidaria.

Asimismo porque el 3 por ciento que  ingresaba como aportaciones al RAP de los salarios de los trabajadores, pasará al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), con el propósito de cubrir el déficit actuarial originado del defalco de casi 7,000 millones de lempiras (unos 35millones de dólares), ha provocado que miles de hondureños se estén abocando a las oficinas de esta institución a retirar sus aportaciones.

Las largas filas de los hondureños, que tienen seis meses o más de no laborar, se vienen observando desde los últimos días porque no conciben que sus recursos sean trasladados para solventar un problema generado por corruptos que saquearon el IHSS y a quienes no se les aplican los castigos que establece la ley.

Este viernes, que entra en vigencia la nueva ley, las oficinas del RAP lucen copadas por cientos de ciudadanos que reclaman la devolución de sus aportaciones porque temen perderlas.

CRITERIO visitó las oficinas principales del RAP, ubicadas en Tegucigalpa y constató que el retiro de los fondos obedece al temor de perderlos con la entrada en vigencia de la nueva ley y ante la falta de empleo que impera en el país y desde luego la necesidad de contar con algún dinero que pueda solventar algunas necesidades inmediatas.

Las filas para retirar los aportes son interminables e incluso la gente comienza a llegar desde las 5:00 de la mañana. Byron Fuentes llegó muy temprano de la mañana, “pero ya habían más de 40 personas y me tocó esperar y salir hasta ahora”, nos relató, mientras el reloj marcaba las 10:37 de la mañana.
El joven quien es técnico en computación, tiene la dicha de tener un empleo, pero como su empresa no cotiza a este régimen y al estar inactivo por más de seis meses, se le permitió que se llevara su dinero.
Nos confesó que decidió retirar sus aportaciones porque teme que su dinero “se lo vayan a robar, porque puede ser que pasen este dinero al Seguro y se lo vayan a robar como se han robado todo y han hecho desastres”, dijo.

 “Uno escucha que nuestro dinero lo van a remover al Seguro y ni quiera Dios que se lo dejemos a Zelaya (Mario Zelaya) otra vez”, expresó mientras se tiraba una carcajada.
Fuentes apuntó que el retiro de las aportaciones se está dando en masa porque la gente tiene miedo que le roben el dinero. Ese extremo, comentó, se lo han expresado amigos y familiares, que también están haciendo lo mismo.

Pese a tener el título de licenciado en relaciones internacionales, Enrique Videa, otro de los solicitantes, apuntó que está sacando sus aportaciones porque no tiene sentido que sigan en las arcas del RAP porque por su sueldos que tuvo en el pasado nunca llenó los requisitos para adquirir una vivienda.

Enrique Videa
Enrique Videa

“De nada sirve tener el dinero si uno no lo puede utilizar”, expresó, al tiempo que nos detalló que el retiro de las aportaciones las utilizará para pagar deudas acumuladas que ha adquirido a lo largo del año que lleva sin no tener una fuente de empleo.
Y mientras más nos acercábamos a la gente nos dábamos cuenta que la situación de desempleo es lamentable en Honduras y que la historia es casi la misma, tanto para los profesionales universitarios, los de educación media o para los obreros.

Con su rostro de preocupación, Elvín Geovanny Flores, nos contó que tiene tres años de no tener un empleo, ya que los puestos de trabajo se han cerrado hasta para él que es un simple obrero.

Elvin Geovany Flores
Elvin Geovanny Flores

Manifestó que su último trabajo fue de jardinero en un centro comercial, aunque también le entiende a la albañilería, pero tampoco encuentra de eso. El joven, que retiró sus aportaciones porque tiene miedo que se las roben, manifestó que otra de las razones que tiene para llevarse su dinero es porque no tiene trabajo.

Actualmente para retirar las aportaciones del RAP se requiere que el trabajador tenga como mínimo seis meses de estar inactivo y una copia de la tarjeta de identidad.

ES MEJOR QUEDARSE EN EL RAP

Una vez que se cumplan 45 días después de la entrada en vigencia de la nueva Ley Marco del Sistema de Protección Social, los trabajadores ya no podrán sacar sus aportaciones, pues solo tendrán derecho a trasladarlos a otra Administradora de Fondos de Pensiones, “pero lo mejor sería que los dejaran en nuestra AFP solidaria, porque van a tener más beneficios que los que obtendrían con un x o y banco”, aseguró José Luis Baquedano, directivo del RAP.

Baquedano considera que el nuevo mecanismo no afectará a los trabajadores, sino por el contrario, les permitirá, además de gozar de una jubilación, tener acceso a préstamos de vivienda y a préstamos automáticos, ya sea para mejoras o compra de terrenos o para préstamos para montar una empresa propia y también se ofrecerán becas y se distribuirán excedentes.

José Luis Baquedano, directivo del RAP.
José Luis Baquedano, directivo del RAP.

«Es una ventaja que va a tener un trabajador que deje sus fondos en el RAP y que sea parte de la AFP solidaria y para que el trabajador tenga un cúmulo de capital y a futuro cuando cumpla los 65 años, pueda tener una jubilación digna”, consideró.

La Ley Marco de Protección Social fue publicada en el diario oficial La Gaceta  desde el pasado 11 de agosto, pero su vigencia será gradual a partir de este 4 de septiembre.

BENEFICIOS DESTACADOS POR EL GOBIERNO

Pese a las inumerables críticas y desconfianza, el gobierno encabezado por el presidente Juan Hernández, ha destacado que la ley traerá varios beneficios como un seguro laboral que garantiza el 50% de las prestaciones al trabajador.

Asimismo el artículo 5 de la ley indica que se crea una estructura multipilar conformada por cinco regímenes. Estos son: el Régimen del Piso de Protección Social; Régimen del Seguro de Previsión Social; Régimen del Seguro de Atención de la Salud; Régimen del Seguro de Riesgos Profesionales; y, el Régimen del Seguro de Cobertura Laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.