En Honduras tributar no es progreSAR, es retroceDEI

Por: Ismael Zepeda Galo

redaccion@criterio.hn

Las Zedes
Ismael Zepeda, analista del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh).

Tegucigalpa.-Hoy miércoles 02 de mayo vence la presentación y pago de la Declaración Jurada del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y otros impuestos. Debido a dos (2) días de ampliación, días concedidos por el 1° de mayo; Día Internacional de los Trabajadores, y con “puente” el 30 de abril. En esta última fecha vencía el plazo de declaración. 

El Servicio de Administración de Rentas (SAR) tiene el lema; tributar es progreSAR, frase para “dorar la píldora” a todos los contribuyentes del tesoro público, y más que un tesoro público, el botín de los corruptos, a sabiendas de la gran impunidad. Con este lema, tratan de eludir la realidad del sistema regresivo de Honduras (por la estructura compuesta mayormente de Impuestos Indirectos -los que menos tienen pagan más impuestos con respecto a su ingreso), y sobre todo la excesiva cantidad de impuestos que contribuimos sin ver resultados concretos, ahora somos el país más pobre de Latinoamérica. 

Entonces, con miles de millones de Lempiras en impuestos pagados, la pregunta es ¿Cuál progreso, si vamos para atrás? Podríamos decir; en Honduras tributar es atraSAR.

Noticia Relacionada: Gobierno exonera de impuestos a inversionistas de Palmerola y Centro Cívico Gubernamental

Otro “eslogan” que tiene la administración tributaria es; Declara tu amor por Honduras. Sin embargo, declarar el amor por la patria, es más que pagar impuestos, también es respetar la Constitución. Algunos hablan de una “Cultura Tributaria”, donde nos tratan de meter, hasta como un “civismo” tributario sólo para no someter al debate ¿Qué diablos hacen con nuestros impuestos?, la falta de transparencia y rendición de cuentas impera en la gestión pública, no sólo como gastan los recursos, también ¿Quién paga los impuestos?. Sin duda existe clases privilegiadas, beneficiados con miles de millones en exoneraciones y exenciones fiscales, cúpula que no se cansa de solicitarlas y defenderlas con premisas del “derrame económico”. Es más, la estrategia gubernamental de atracción de inversiones es con sacrificio fiscal, por ejemplo; Fomento al Turismo, o las “famosas” Alianzas Público Privadas. 

Todos deseamos una Honduras mejor, el asunto, es que son pocos los que pagamos para ello, o nos obligan, sinceramente. Somos los mismos, que no sólo ensanchamos los ingresos tributarios del Estado, además pagamos Seguridad Social (a la fuerza, sinceramente, Instituto Hondureño de Seguridad Social ¿y para qué?), pagamos nuestras propias jubilaciones y pensiones; cotizando en un instituto de previsión privado o público, somos los mismos que pagamos por un Instituto Nacional de Formación Profesional (INFOP) que poco o nada sabemos cómo se maneja (han salido informes sobra la gran corrupción que allí se maneja), entre otros…

Sumado a dobles implosiones como; el Peaje por la utilización de una carretera (ya pagamos vía impuestos al combustible, por cierto, impuesto “dolarizado), Tasa de Seguridad Población, conocido como el “Tazón”, me imagino por qué con “cuchara grande” se reparten ese “billete”.

Y el más dañino, el Impuesto Sobre Ventas (ISV), que se convierte en un impuesto en “cascada”, debido que a veces pagamos por un bien o producto, y sus componentes ya se habían pagado el ISV. Por ende se sobre recauda vía este impuesto, cargando al consumidor final.

Muchas de esas cosas no se meten en los análisis (por ejemplo las contribuciones de la seguridad social antes mencionadas), así las autoridades dicen que la “Presión Tributaria” es baja. De esta manera, buscan nuevas formas para “jodernos”, ¡por ahí viene el Monotributo! Cargas que sacan de los bolsillos y del sudor de nuestra frente como “aves de rapiña”.

Por eso, los grandes obstáculos aparte de la Corrupción y la Impunidad en Honduras, son las tasas de los impuestos. No lo digo yo, lo dice el Informe de Competitividad Global 2017-2018 del Foro Económico Mundial y del Haciendo Negocios 2018 del Banco Mundial (Doing Business 2018), sobre el pago de impuestos. Que no sólo resalta el pago de impuestos, sino la tramitología y el tiempo incurrido. Estos son los temas de la política fiscal sobre la cual se debe debatir, no sólo la dizque eficiencia y eficacia de la SAR, o que se llega a la “meta”, como si fuera por si sola o los “genios” que la dirigen. Es el hondureño y la hondureña que se encuentra asfixiada de tanta carga… ¿Y para qué?

Al escuchar cientos de historias sobre lo complejo para que le realicen cualquier trámite, en este caso puntual la recepción de documentación, pareciera que estamos en los tiempos de la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI), donde los mismos empleados que nos atienden no saben cuál es el debido proceso. Tal vez si regresan los “tramitadores independientes” se vuelve más ágil el pago de impuestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.