A tu criterio|Noticias Destacadas

En el sexto aniversario de Criterio.hn

Compartir

 

 Por: Rodil Rivera Rodil

Durante largos treinta y ocho años de mi vida, de 1965 al 200 3, publiqué de manera prácticamente ininterrumpida artículos de diverso contenido, político, económico, histórico, literario y otros, en distintos medios de comunicación del país: El Pueblo, El Cronista, La Prensa, Tiempo y La Tribuna. Y es que, como es sabido, a los columnistas nos da por escribir de todo, un poco despreocupadamente, atenidos, tal vez, a que nunca sabemos a ciencia cierta quiénes ni cuántos se tomarán el trabajo de leernos y, muchos menos, con qué seriedad tomarán nuestras opiniones.

En el 2003 decidí tomarme un descanso que, según mis cuentas, no pasaría de unos pocos meses, pero, como suele suceder, por razones que he olvidado, o que nunca intenté dilucidar, el plazo se extendió por diecisiete años.

En el transcurso de uno de los almuerzos y agradables tertulias que semanalmente sosteníamos antes de la irrupción del coronavirus con mis excelentes amigos Víctor Meza y Edmundo Orellana, este último nos contó que había comenzado a publicar sus valiosos comentarios en Criterio, que se sentía muy satisfecho por la acogida que se le había brindado y me alentó a que retomara mi viejo hábito e hiciera lo mismo.

La sugerencia de “Mundo”, como cariñosamente lo llamamos, me dejó pensativo y en algún momento de finales del 2019 decidí seguir su consejo, pero comenzando más de un año después, en el mes de abril de este año 2021, pues previamente debía concluir algunos compromisos personales. Pero también en esta oportunidad las circunstancias dispusieron otra cosa. En abril del 2020 me sentí impactado por la inhumana corrupción con que el gobierno del presidente Hernández comenzó a manejar la pandemia, por lo que, para darle salida a la indignación que sentía, me resolví tomar la pluma de inmediato, mucho antes de lo previsto.

Debo agregar que contribuyó a mi cambio de planes que, para mi agradable sorpresa. por recomendación de una querida amiga, Marta Kartelherberg, residente desde hace muchos años en Europa, Criterio publicó en esos días mis ensayos sobre la desigualdad y el modelo económico chino.

Y fue así como inicié esta nueva etapa de mis andanzas como columnista. Me complace mucho aclarar que en el devenir de los trece meses que tengo de escribir para Criterio he podido comprobar que Mundo Orellana tenía toda la razón. El recibimiento que se me ha deparado en este medio a través de sus cofundadores, Emy Padilla y Jorge Burgos, ha sido cálido e inmejorable.

En este tiempo he podido percibir las grandes ventajas que para un comentarista ofrecen los periódicos digitales sobre los tradicionales de papel. Entre muchas otras, no se está constreñido por la extensión de los escritos, por la fecha ni por la hora máxima en que estos deben enviarse a la redacción, se pueden hacer correcciones a los ya publicados, estos pueden mantenerse por varios días a disposición de los lectores y es posible su difusión de manera casi instantánea. Ello, sin tomar en cuenta el extraordinario impulso que la pandemia le ha imprimido a escala mundial a la lectura en dispositivos electrónicos.

Y lo fundamental para mí. He corroborado, sin ningún género de duda, que Criterio es absolutamente fiel a lo que dice ser: “Una alternativa de comunicación independiente y como un contrapoder de las élites económicas y políticas de Honduras, para contribuir a la construcción de la democracia y luchar contra la corrupción y las injusticias, dándole participación a aquellos sectores que no tienen cabida en la prensa tradicional y corporativa, de ahí nuestro slogan: “periodismo amplio e influyente”.

¡Mis efusivas felicitaciones para Criterio en su sexto aniversario!

Tegucigalpa, 1 de mayo de 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.