Logo de Criterio.hn en blanco png

Empresa británica sin experiencia tejió red para explorar el petróleo en La Moskitia hondureña

ENTREGA I

La principal accionista de la concesión, CaribX (UK) Limited, constituida en Reino Unido, cambió de nombre y rubro, para saltar, sin experiencia alguna, al negocio del petróleo, en mayo de 2014, cuando ya se había suscrito el contrato con BG International con quien concretó la exploración de la cuenca costera de La Moskitia entre finales de 2011 e inicios de 2012.

Al final, el contrato quedó en manos de las empresas: High Power Petroleum o H2P, constituida en el paraíso fiscal de Bermudas con el 45%, como operador, y cuyos dueños se desconocen y de CaribX con el 55%, como no operador. Esta última, con un socio cuestionado por haber sido beneficiado por el gobierno británico al menos en dos ocasiones, una ellas una concesión para la explotación de petróleo en el Mar del Norte tras financiar la campaña política del Partido Conservador británico.

Los hondureños siguen desconociendo qué pasó con los trabajos efectuados durante los primeros seis años del contrato de concesión.

Las instituciones del Estado siguen manejando el tema con mucha discrecionalidad, siendo la misma práctica de los tres gobiernos anteriores y del actual de Xiomara Castro.

Co – edición: 

Andrés Bermúdez

Co – edición: 

Daniel Lizárraga (IWPR)

Web y Diseño:

Guillermo Burgos

Emy Padilla

Autora: 

Emy Padilla

Marcia

CoAutora: 

Marcia Perdomo

Katerin

Apoyo:

Katerin Galo

Horacio Lorca

Fotografía:

Horacio Lorca

Tegucigalpa. El contrato de concesión para la exploración de hidrocarburos en el Caribe hondureño ha estado hasta ahora sumido en la opacidad, sin que exista información sobre los resultados de un proyecto que arrancó en julio de 2013. Entre el entramado de empresas que se ha tejido alrededor sobresale una empresa que terminó convertida en su principal concesionaria, pese a que no tenía experiencia en ese sector. También es notoria la participación de inversionistas cuyas acciones podrían configurar tráfico de influencias.

A casi once años de la firma del contrato de concesión para la exploración y posterior explotación de hidrocarburos en la región marítima del Caribe que incluye La Moskitia, los hondureños desconocen lo que realmente pasó alrededor de este tema. Tras siete meses de investigación, Criterio.hn encontró que la empresa CaribX, que se convirtió en la principal concesionaria con el 55% de los derechos y potestades, ingresó al negocio a través de BG International Limited que fue la que suscribió, en 2013, el contrato original con el gobierno hondureño.

En 2013, el Congreso Nacional de Honduras aprobó la concesión a favor de la empresa BG International Limited, una empresa con sede en Londres, dedicada a la explotación de hidrocarburos, con operaciones en dos países del Caribe, Trinidad y Tobago y Barbados, así como en el Mar del Norte del Reino Unido, Egipto y Australia. Esta empresa, que ha venido cambiando de nombre, fue fundada en 1962 como Gas Council (Exploration) Limited y, en 2015, fue absorbida por la compañía angloholandesa Royal Dutch Shell, más conocida como Shell.

CaribX (UK) Limited también cambió de nombre en dos ocasiones. Inicialmente, el 27 de abril de 2009, fue incorporada en los registros de Gran Bretaña bajo el nombre de Security Parking Services Limited y, luego, el 25 de marzo de 2010, cambió a ParkinGatwick Limited y, finalmente, el 15 de mayo de 2010, se convirtió en CaribX (UK) Limited.

Junto con esos repentinos cambios de nombre también vinieron modificaciones de su objeto empresarial. La empresa contratada por el Gobierno de Honduras para explorar los hidrocarburos cambió de rubro a los cuatro años de su constitución, según los registros en Reino Unido, al pasar de diversas actividades comerciales, excepto el rubro de las actividades petroleras, a las que entró a partir del 23 de mayo de 2014.

Es decir, al momento de firmarse el contrato de concesión entre el Gobierno de Honduras y BG International, CaribX (UK) Limited no estaba constituida para incursionar en la industria de los hidrocarburos y mucho menos tenía experiencia en este rubro y su filial en Honduras, CaribX Honduras LTD, aún no había sido creada.

Otra movida empresarial de CaribX (UK) Limited, para entrar en el negocio petrolero, es que, a partir del 15 de noviembre de 2010, incorporó en el registro de Reino Unido al experimentado geoquímico petrolero Christopher Matchette-Downes como director.

Noticia Relacionada:

Estado de Honduras compromete patrimonio mundial en favor de petroleras

 

foto aerea moskitia hondureña

El contrato establece una cobertura de aproximadamente 35 mil kilómetros cuadrados de las bases sedimentarias de Patuca y La Moskitia.

La dinámica de CaribX en Honduras

CaribX no fue un actor visible en Honduras sino hasta 2017, cuando BG International Limited le cedió el 15% de su participación como no operadora del contrato petrolero en La Moskitia. Posteriormente, en 2020, logró un adicional 40% luego que High Power Petroleum Honduras, constituida inicialmente como AZIPETROL, creada en Honduras en 2016 por la abogada Evangelina Lardizábal en representación de AZILAT Limited, constituida bajo la opacidad de las leyes de Bermudas, también, le cediera ese porcentaje. Logró así acumular el 55% sin convertirse en operador.

BG International Limited comenzó a tener acercamientos con CaribX (UK) Limited desde 2011, según muestra un documento fechado el 31 de marzo de 2012 de esta última empresa.

Christopher Matchette-Downes —quien laboró para BG International y renunció el 15 de septiembre de 2021 como director de su filial CaribX Honduras LTD, pero mantiene su cargo de director de Caribx (UK) Limited—  escribió, junto a Huw Williams, en septiembre de 2021, en la revista Maya de biociencias, que inversionistas de CaribX visitaron Honduras en 2009, tiempo durante el cual estudiaron el potencial y presentaron su oferta inicial por el Pozo de Main Cape, explorado en 1973 por la Union Oil Company, hoy Chevron. Esta exploración estableció la existencia de petróleo a 30 kilómetros al noreste de la costa de La Moskitia, en el oriente de Honduras.

También lea: Exploración petrolera en La Mosquitia, ¿leyenda o realidad?

Dicho pozo fue asignado en 2017 a CaribX, permitiéndole a esta empresa un mayor conocimiento de las tres áreas de estudio Patuca, Niobe y La Moskitia, según la publicación en la revista Maya.

Asimismo, en un reporte financiero correspondiente al año fiscal que finalizó el 31 de marzo de 2012 el director de CaribX (UK) Limited, Matchette-Downes, estableció que “desde (…) el 13 de marzo de 2011, CaribX ha consolidado aún más su posición en Honduras y Nicaragua”, enfatizando de esta manera la intención de explotar los hidrocarburos del Caribe hondureño y nicaragüense.

En ese mismo escrito, apuntó que el interés de BG International Limited de acercarse a CaribX (UK) Limited surgió a raíz del éxito en la exploración en África Oriental, sin establecer a qué país o países se refería.

Aún sin haberse incluido la participación de CaribX al contrato, desde 2012, se determinó en dicho documento que esta empresa asumiría el reembolso de los costos atrasados por parte de BG International y la finalización del 80% de todos los costos posteriores.

De hecho, Christopher Matchette-Downes, admitió públicamente que Honduras determinó otorgarle el contrato a BG International por ser una empresa grande y con bases establecidas, dejando de lado a CaribX, que cuatro años después entró al negocio.

«El camino a seguir era incorporar al socio adecuado desde el principio, y esto ocurrió con el British Gas Group [BG International Group]. Luego, después de la fusión de BG con Shell y su posterior retirada de Honduras como parte de la reorganización estratégica de la cartera de Shell, esto permitió a CaribX crecer hasta convertirse en la principal empresa de exploración petrolera del Caribe Occidental que somos hoy”, dijo Matchette-Downes.

Lo anterior sugiere que la contratación inicial a favor de BG International Limited podría haber sido un canal para introducir a CaribX en Honduras.

CaribX, constituida en Reino Unido y principal accionista de la concesión con el 55% de participación, cambió de nombre y rubro, para saltar sin experiencia alguna, al negocio del petróleo en mayo de 2014, un año después de que el gobierno de Honduras firmara el contrato de concesión con BG International, con quien CaribX concretó la exploración de la cuenca costera de La Moskitia entre finales de 2011 e inicios de 2012.

Mutación del contrato de BG y su cierre en Honduras

BG International Limited fue beneficiada en 2013 por el Estado de Honduras con el contrato de concesión para la exploración y posterior explotación de hidrocarburos en el Mar Caribe, quedando abierta la posibilidad de la exploración tanto de petróleo como de gas natural o condensado, cubriendo aproximadamente 35,000 kilómetros cuadrados de las bases sedimentarias de Patuca y La Moskitia.

El 19 de abril de 2017, la Secretaría de Energía autorizó a BG International para que cediera el 85% de sus derechos a favor de la empresa Azipetrol Honduras S.A., en calidad de operador y el 15% a CaribX (UK) Limited, Sucursal Honduras, como no operador.

Azipetrol, Honduras, S.A. fue constituida apenas 14 meses antes de entrar al negocio, para ser precisos el 11 de febrero de 2016, ante el Registro Mercantil de Francisco Morazán. La constitución estuvo bajo la responsabilidad de la abogada hondureña Evangelina Lardizábal, del bufete centroamericano Arias, en representación de la empresa Azilat, constituida bajo las leyes del territorio británico de las islas Bermudas.

Azilat pertenece a Azimuth Group, una empresa líder mundial en la gestión de carteras de petróleo y gas, formada en 2011 por Seacrest Capital, un inversor energético, especializado en inversiones de petróleo y gas submarinos.

En el sitio de Azimuth Group se establece que Azilat se centra en el mar de América del Sur con licencias en las cuencas de Ceará y Potiguar del margen Conjugado Ecuatorial en la plataforma submarina de Brasil y “una licencia muy extensa en la Cuenca del Cabo Principal, mar adentro de Honduras”.

Actualmente tiene licencias en Reino Unido, Noruega, Irlanda, Namibia y Sudáfrica, además de poseer posiciones de licencia no operadas en Brasil.

Después de haber cedido el 100% de sus derechos en el contrato de La Moskitia, el 4 de junio de 2018, BG International, acordó, en asamblea de Consejo de Administración, el cierre permanente y su liquidación en Honduras.

Posteriormente, en diciembre de 2020, la Secretaría de Energía autorizó el cambio de nombre de la empresa Azipetrol Honduras, S.A. a High Power Petroleum, Honduras, S.A., también conocida como H2P Honduras y a la vez autorizó a esta última a ceder el 40% de sus derechos y potestades a CaribX (UK) Limited, Sucursal Honduras que, a partir de esa fecha, quedó con el 55%, pero en calidad de no operador. H2P, antes Azipetrol, que tenía el 85%, quedó entonces con el 45% como operador.

CaribX Honduras LTD  filial de CaribX (UK) Limited fue disuelta en Inglaterra el 14 de diciembre de 2021, luego de haber sido registrada el 17 de diciembre de 2016. Sin embargo, el 31 de marzo de 2022, CaribX (UK) Limited, manifestó su preocupación por sus compromisos y gastos “sustanciales para cumplir con obligaciones” derivadas de la licencia de Main Cape.

Al respecto, Juan Carlos Rodríguez, representante de la Coalición Patriótica de Solidaridad—una organización de sociedad civil que influye en la temática de los hidrocarburos en Honduras—, considera que la mutación de empresas “podría llevarnos a la constitución de empresas de maletín [empresas fachadas] que pueden ser parte de paraísos fiscales que tratan de cubrir algún tipo de actividad no lícita y que Honduras se habría prestado en este manejo de capitales raros en inversión”.

Rodríguez apuntó que ya se conoce que muchos inversionistas con mala fama “andan invirtiendo en el mundo para hacer lavado de activos”. Y, en el caso de Honduras, por ser un país con una institucionalidad muy débil, podría prestarse a ese tipo de actividades.

foto de entrevistado juan carlos rodríguez presidente coalicion patriotica de solaridad

El presidente de la Coalición Patriótica de Solidaridad, Juan Carlos Rodríguez, denunció durante una entrevista con Criterio.hn la falta de transparencia que hay alrededor del contrato para la exploración de petróleo en el Caribe hondureño.

Accionista de CaribX en la mira por financiar campaña en Reino Unido

Criterio.hn también encontró que al menos un funcionario y dos de los 40 accionistas de CaribX son mencionados en los Paradise Papers y Panama Papers, dos investigaciones lideradas por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) a partir de la filtración de miles de documentos de sociedades basadas en jurisdicciones opacas como Panamá, las Bermudas o las Islas Vírgenes Británicas.

También se descubrió que otro de los accionistas de CaribX (UK) financió una campaña política en Reino Unido y, posteriormente, una de sus empresas obtuvo una licencia de perforación en el Mar del Norte.

En mayo de 2023, el medio de investigación especializado en temas climáticos DeSmog reveló que Amjad Bseisu, un magnate petrolero bahreiní de origen palestino y propietario de Mecon Holding CO. W. L.L., una de las empresas accionistas de la firma CaribX (UK) Limited, aportó, a título personal, entre 2013 y 2023, alrededor de 500 mil libras esterlinas [USD 635,000 al precio actual del dólar] al Partido Conservador y Unionista británico.

En el marco de esta investigación Criterio.hn, con apoyo de OCCRP, precisó que Amjad Bseisu, residente en Gran Bretaña, propietario de varias empresas alrededor del mundo y exembajador empresarial británico de energía, donó, en 2014, al Partido Conservador y Unionista británico 81 mil libras esterlinas [USD 102,870 de acuerdo al valor del dólar en aquel entonces] y, posteriormente, obtuvo una licencia de perforación en el Mar del Norte.

Según el periódico The Sunday Times, el magnate del petróleo fue beneficiado en dos ocasiones por el gobierno británico a través de la empresa EnQuest, mientras realizaba donaciones a título personal. EnQuest, empresa de la que Bseisu es director ejecutivo y que resultó beneficiada con un contrato de explotación petrolera, afirmó que nunca hizo donaciones y que estas se hicieron de manera personal por Amjad Bseisu y que los aportes no llevaban el propósito de lograr beneficios.

¿Qué ha pasado con el contrato de concesión?

La vigencia del contrato petrolero en La Moskitia es de cuatro años, prorrogable por dos años adicionales y, en su caso, por otro periodo adicional de dos años aplicables para actividades de explotación. En la eventualidad de que se ingrese a la fase de explotación, el plazo del contrato sería de 20 años prorrogables por un periodo adicional de cinco años.

Dado que el contrato entró en vigor el 25 de julio de 2013, las actividades del mismo habrían expirado el 25 de julio de 2019.

La Secretaría de Energía (SEN) aseguró en marzo del 2023, mediante un comunicado, que “cuando la nueva administración de la SEN tomó posesión, el 14 de febrero de 2022, dicho contrato aún seguía vigente y les correspondía a las nuevas autoridades decidir si otorgar una segunda prórroga o no”.

A pesar de ello, un informe del Tribunal Superior de Cuentas (TSC), de agosto de 2022, estableció que desde el 2020 existe una solicitud por parte de Azipetrol Honduras, S.A. [H2P Honduras, S.A.] y CaribX, “para la extensión al tiempo de contrato de operación para la exploración y subsiguiente explotación de hidrocarburos en la zona marítima de Honduras”.

El TSC afirma que, posterior a la solicitud, la Secretaría de Energía (SEN) realizó una revisión documental y se pronunció mediante dictamen técnico DGEEH-IT-003-2021.

Con base a la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, Criterio.hn solicitó dicho dictamen a la Secretaría de Energía. Sin embargo, esta institución del Estado declinó entregarlo con el argumento de que estaba pendiente una solicitud de reserva de información planteada al Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública.

Al consultar mediante el mismo procedimiento sobre el estado actual del contrato de concesión a las secretarías de Energía y Recursos Naturales y Ambiente, ambas coincidieron en que se encuentra en proceso de análisis y evaluación de actividades desarrolladas en la fase “A” de exploración.

Criterio.hn también buscó, durante tres meses, entrevistar al ministro de Energía, Erick Tejada, haciendo múltiples contactos por varias vías, primero a través del Departamento de Prensa mediante llamadas telefónicas y mensajes de WhatsApp y luego directamente con el propio ministro, pero el encuentro no se concretó. Incluso se hizo la solicitud de la entrevista mediante una nota entregada de manera presencial en la Secretaría de Energía. En primera instancia se nos había informado que la cita estaba siendo agendada, pero esta fue cancelada a última hora aduciendo la atención de una emergencia.

Lo ocurrido a partir de la vigencia del contrato de concesión, en julio de 2013 a la fecha, sigue siendo un misterio. De hecho, una fuente, que pertenece a una organización que en la actualidad está analizando la temática y que pidió omitir su nombre porque no está autorizada para hablar del tema, se atrevió a decir que al actual gobierno ya no le interesa seguir tratando ni con H2P ni con CaribX, porque su interés ahora está en lograr un acuerdo con México a través de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) o con Venezuela por la vía de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA).

Lea, además: AMLO promete apoyar a Honduras en exploración y explotación petrolera en la Mosquitia y Mar Caribe

El 7 de marzo de 2023 la Secretaría de Energía de Honduras y Pemex firmaron un memorándum de entendimiento, mediante el cual se estableció un marco de cooperación de conocimiento técnico y legal, información, experiencias y mejores prácticas en toda la cadena de valor en materia de hidrocarburos.

El acuerdo, que establece el acompañamiento de técnicos mexicanos, sin fines de remuneración, para capacitar a hondureños, deja abierta la posibilidad de futuras exploraciones y explotaciones de hidrocarburos, sin establecer los puntos geográficos para tal fin, aunque en una publicación, del 23 de marzo de 2023, el medio estatal Poder Popular, aseguró que el ministro de Energía, Erick Tejada estaba “decidido a explotar el petróleo de La Moskitia”.

La publicación provocó el malestar de la única diputada por el departamento de Gracias a Dios (La Moskitia) Ericka Urtecho, quien recordó que previo a cualquier prospección y explotación se necesita la aplicación de una Consulta Previa, Libre e Informada (CPLI), conforme al numeral 2 de artículo 15 del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) del que Honduras es parte.

La noticia también incomodó a la Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh) que, haciendo uso de las redes sociales, lamentó que el gobierno de Xiomara Castro heredara la práctica de la “narcodictadura” [como se refieren a los doce años de gobierno del conservador Partido Nacional] de implementar los “cabildos consultivos” para validar la CPLI.

Ante los cuestionamientos, el ministro de Energía, Erick Tejada, reaccionó a través de sus redes sociales y aseguró que el “gobierno de la República, a través de la SEN (Secretaría de Energía), no ejecutará ninguna acción exploratoria y mucho menos de explotación (de posibles recursos petroleros) sin consultarlo de forma adecuada con las comunidades y consejos territoriales respectivos; por lo que, ya nos hemos reunido con alcaldes de varios municipios”.

Un contrato directo que violentó la normativa hondureña

En 2013, el Congreso Nacional de Honduras aprobó la concesión a favor de la empresa BG International Limited, una transnacional con sede en Londres, dedicada a la explotación de hidrocarburos en varios países y que, un año antes se inscribió en el Registro Mercantil de Tegucigalpa para realizar actividades de lícito comercio en Honduras, bajo el nombre de BG International Limited, Sucursal Honduras.

Según un documento oficial y fuentes consultadas por Criterio.hn, BG International manifestó formalmente en diciembre de 2011 su interés de explorar las aguas del Caribe hondureño con la intención de encontrar yacimientos de petróleo y gas natural para su posterior explotación.

La inscripción en noviembre de 2012, de la firma en Honduras, bajo el registro número 89, tomo 750 del Registro Mercantil de Francisco Morazán, se efectuó siete meses antes de que se aprobara en el Congreso Nacional el contrato de concesión sin que este pasara por un proceso de licitación pública. Ese proceso se hizo de manera directa, obviando los procedimientos establecidos en la Ley de Hidrocarburos que, en el numeral 3 del artículo 5, manda al Poder Ejecutivo, a través de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente, que para contratar una empresa con fines de exploración y explotación de los recursos, se deberá establecer, en primer término, las  “condiciones y requisitos de las ofertas para la selección de contratistas”. Es decir, para la contratación de la empresa BG Internacional se obvió este proceso.

También lea: Exploración petrolera en La Mosquitia, ¿leyenda o realidad?

Otro de los incumplimientos que se dieron alrededor de la concesión es lo contemplado en el artículo 8 de la Ley de Hidrocarburos que señala que la Secretaría de Recursos Naturales, antes de celebrar algún tipo de contrato, debe hacer un levantamiento geofísico de las áreas a ser exploradas o explotadas para que, posteriormente, las compañías interesadas en la celebración de contratos de operación, formulen sus ofertas y los correspondientes programas exploratorios mínimos.

Para Juan Carlos Rodríguez, especialista en temas energéticos, jamás se debió dar una contratación directa, precisamente para evitar que el contrato haya pasado por varias manos, lo que podría conllevar a negocios poco transparentes en detrimento de los intereses del Estado.

El artículo 20 de la Ley de Hidrocarburos, refiere que “la celebración de los contratos de operación podrá acordarse mediante negociación directa o a través de concurrencia de ofertas, según lo decida el presidente de la República apreciando las razones de oportunidad, mérito o conveniencia nacional”.  Esto tampoco se cumplió porque no hubo convocatoria para la presentación de ofertas.

También, la normativa supedita cualquier contratación a un previo proceso de levantamiento geofísico de las áreas a ser exploradas o explotadas por parte de empresas interesadas las que, además, deben cubrir los costos y que, obviamente antes de ser contratadas de manera directa o mediante licitación, debieron participar en el proceso inicial, es decir, en el levantamiento geofísico de las áreas.

Entre las múltiples pesquisas que efectuó Criterio.hn, en el marco de esta investigación, se consultó a la Secretaría de Finanzas si las empresas concesionarias habían recibido algún tipo de beneficio fiscal. La respuesta fue un no, aunque el contrato de concesión estipula la aplicación de exoneraciones fiscales a favor de las empresas concesionarias para la importación y exportación de equipos y maquinarias, específicamente del Impuesto Sobre la Venta, gravámenes arancelarios y derechos consulares.

Consultada mediante solicitud de información pública sobre la existencia de acciones judiciales en contra del contrato, la Corte Suprema de Justicia (CSJ)  respondió a Criterio.hn que no se ha presentado ninguna.

reunión de ejecutivos con juan Orlando pagina sea pulse

Una publicación de High Power Petroleum registró una reunión entre el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, junto a funcionarios de su gobierno y representantes de empresas dedicadas a la explotación de
petróleo.

Juan Orlando Hernández, el precursor del contrato

El contrato original fue aprobado en reunión de Consejo de Ministros, presidido por el entonces presidente Porfirio Lobo Sosa, el 9 de abril de 2013, según Decreto PCM 017-2013. Posteriormente, el 23 de mayo, fue aprobado por el Congreso Nacional y entró en vigor a partir del 25 de julio de 2013 con su publicación en el diario oficial La Gaceta.

Previo a los dos actos anteriores, el contrato había sido suscrito entre la procuradora general de la república Ethel Deras Enamorado y el abogado Óscar Armando Manzanares Díaz, representante legal de BG International Limited, Sucursal Honduras.

La aprobación, en el Congreso, se originó en una sesión legislativa liderada por el diputado Mauricio Oliva, quien actuó en su condición de presidente por ley, en ausencia de Juan Orlando Hernández, en aquel entonces, presidente del Poder Legislativo, que se encontraba ausente inmerso en una campaña en busca del solio presidencial.

Hernández llegó a la presidencia de Honduras en enero de 2014 y logró reelegirse, por cuatro años más, en noviembre de 2017, gracias a un fraude electoral y una postulación cuestionada por la falta de legitimidad porque en Honduras no existe la reelección presidencial.

El expresidente hondureño, que se mantuvo en el poder por doce años consecutivos, cuatro de ellos al mando del Congreso y ocho en la titularidad del Poder Ejecutivo, se enfrenta en la actualidad a un juicio en Estados Unidos por delitos de narcotráfico. Además, el 24 de noviembre de 2023, fue acusado por el Ministerio Público por supuestos actos de corrupción en un afamado caso que procesó la desarticulada Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), que imputó a 38 personas, entre diputados, funcionarios del Poder Ejecutivo y particulares que participaron en el desvió de más de 12 millones de dólares.

Desde que se convirtió en presidente del Congreso Nacional en 2010, Hernández utilizó su poder para cooptar las instituciones y aprobar leyes que beneficiaran su ambicioso proyecto político que, además le sirvió para tejer relaciones con empresarios locales, con quienes logró ciertos acuerdos e incluso a algunos los colocó en posiciones durante sus dos periodos de gobierno 2014-2018 y 2018-2022.

Para el caso nombró ministro de inversiones a Yankel Rosenthal — un reconocido empresario de la zona norte de Honduras que fue condenado por la justicia estadounidense por tentativa de lavado de activos del cártel de narcotraficantes “Los Cachiros”. Estuvo en el cargo entre 2013 y 2014, un año antes de ser procesado en la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

A partir del juicio a Rosenthal, el Departamento de Justicia de Estados Unidos liberó una serie de comunicaciones privadas que incluían correos electrónicos que evidenciaron cómo Rosenthal mantuvo pláticas entre 2011 y 2013 con un director ejecutivo de una empresa petrolera, identificado con las iniciales “JG”.

Rosenthal, quien estaba involucrado en aquel entonces en el negocio de los hidrocarburos, según las cartas, pidió un soborno de 100,000 dólares al ejecutivo identificado con las iniciales “JG” para financiar la campaña presidencial de 2013 de Juan Orlando Hernández.

El soborno fue tramitado por la empresa offshore Shelimar Investments registrada en las Islas Vírgenes Británicas, propiedad de Yankel Rosenthal y fue canalizado a través de un banco que no se precisa en las comunicaciones.

En octubre de 2015 las autoridades hondureñas liquidaron al banco Continental, propiedad de la familia Rosenthal, luego que esta institución bancaria fuera incluida en la lista de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

Banco Continental fue fundado por el fallecido empresario de origen rumano, radicado en la ciudad de San Pedro Sula, zona norte de Honduras, Jaime Rosenthal Oliva, acusado en 2015, por Estados Unidos, por el delito de lavado de activos, en el mismo caso en el que fueron procesados su sobrino Yankel Rosenthal y su hijo Yani Rosenthal, exdiputado del Congreso hondureño y actual presidente del Partido Liberal.

Juan Carlos Rodríguez, de la Coalición Patriótica de Solidaridad, rememoró que en Honduras siempre se ha sostenido que Juan Orlando Hernández era quien manejaba los hilos cuando, en entre 2010 y 2013, se negoció la concesión de la exploración y posterior explotación de hidrocarburos y es muy probable que, “parte de esta situación, así como ha pasado con otro tipo de concesiones, tuviera un lado oscuro que, nosotros los hondureños no lo conocíamos y que ellos lo estaban trabajando con empresas extranjeras”.

Además de la opacidad que hay alrededor del contrato de concesión para la exploración de hidrocarburos en el Caribe hondureño, algunas de las empresas concesionarias se fueron constituyendo tanto en Honduras como el Reino Unido, meses antes de que se firmara el contrato, incluso después de que este se pactara entre el Gobierno de Honduras y la empresa BG International Limited.

Para conocer cómo se negoció el contrato y los acercamientos entre el gobierno y los inversionistas, Criterio.hn contactó a la exprocuradora general de la República, Ethel Deras, pero no logró entrevistarla, pese a que inicialmente había manifestado su intención de hacerlo.

Al cierre de esta investigación, debido a la opacidad con la que se maneja el tema, se desconoce el contenido de un dictamen que contempla todos los pormenores del contrato y que la Secretaría de Energía guarda con recelo argumentando que las empresas concesionarias podrían entablar una demanda en contra del Estado por violentar la Ley de Hidrocarburos y las cláusulas de confidencialidad del contrato.

Si bien, se sabe que en Honduras hay petróleo, específicamente en La Moskitia, se desconoce el volumen y las zonas dónde se encuentra. Sin embargo, el interés por la explotación de este recurso natural es tan evidente por parte de las empresas concesionarias, de hecho, Criterio.hn conoció que en las últimas semanas funcionarios del gobierno de Xiomara Castro han sostenido reuniones con representantes de CaribX (UK) Limited.

Esta investigación fue realizada gracias al apoyo del Consorcio para Apoyar el Periodismo Regional en América Latina (CAPIR) liderado por el Institute for War and Peace Reporting (IWPR). 

Criterio.hn Todos los derechos reservados

Criterio.hn Todos los derechos reservados

Periodismo en tus manos

Contenido de calidad en tus manos

Suscríbete y se parte de nuestro newsletter