Opinion

El abuso de los religiosos (¿cristianos?)

Compartir

Por: Guillermo Serrano

Parece ser una noticia de la llamada “crónica roja”, esa que aparecía en los periódicos de antes, para dedicar páginas y tinta a los crímenes que se cometían contra víctimas inocentes.

Pero no. Hoy hablamos de líderes religiosos, algunos con muchos títulos a cuesta y también otorgados por denominaciones eclesiásticas que pareciera que buscan premiar el abuso.

Tenemos el caso de obispos y hasta cardenales metidos en abusos contra menores y que la Iglesia Católica Romana ha procurado ignorar a través de los siglos.

Pero no es sola cosa de esa denominación -que según dicen los que siguen la estadística, es la más grande de las denominaciones cristianas-, porque también en las filas protestantes, sabemos del uso y abuso de niños, de mujeres y de personas indefensas ante la pretensión de ministros y algunos de ellos con títulos de doctores, que han pretendido tener visiones (de tipo mormón, nos imaginamos) para justificar sus abusos.

La cuestión de la represión sexual y las psicopatías que se asocian con algunos individuos que trabajan en organizaciones religiosas, son solo una punta del témpano que habla muy mal de los filtros de selección que se utilizan para aquellos que van a seminarios y escuelas de teología diciendo que han recibido un llamado “al servicio cristiano”.

Los escándalos financieros, de los que conocemos por la prensa, a veces también nos presentan a ministros de todas las denominaciones que se han sentido que también el vil dinero es una fuente constante de tentación…

¿Cuándo se echó a perder la visión de servicio a los demás que debería ser la norma y la meta del cristianismo y sus líderes? “Es público y notorio el hecho que los abusos sexuales en la Iglesia Católica no son un problema nuevo. Ya en el concilio de Elvira realizado el año 306, se establecieron normas para sancionar las agresiones sexuales de clérigos en contra de menores de edad” Esta cita viene de la página de la internet, que cada uno interesado debería leer:  Bishop accountability org: https://tbinternet.ohchr.org/Treaties/CAT/Shared%20Documents/VAT/INT_CAT_NGS_VAT_41584_O.pdf

En el caso de los protestantes o evangélicos, se conocen casos, solo cuando hay denuncias ante los tribunales de justicia; pero en muchos casos, las víctimas de abuso deben guardar silencio, por aquello de “la vergüenza del, o, al escándalo”.

No puede ser una sorpresa, entonces, la falta de credibilidad de clérigos y religiosos que pretenden hablar en nombre de aquél que dijo “dejen a los niños que venga a mí”. Pero cuando dijo esas palabras ese personaje histórico, era para bendecir a los infantes, no para abusar de ellos.

(guillermo.serrano@ideasyvoces.com) Lunes 9 de agosto, 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.