“Ecocidio” consideran comunidades instalación de térmica en La Ceiba

 

La planta termoeléctrica Ensenada amenaza con contaminar el ambiente y acabar con la tranquilidad en Sambo Creek y Corozal, según habitantes indignados. Autoridades apoyan la construcción del proyecto en zonas consideradas protegidas

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

 

Tegucigalpa, Honduras.- “Ecocidio” llama la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH) a la instalación de la termoeléctrica Ensenada, impulsada por búnker, que están construyendo entre las comunidades de Sambo Creek y Corozal, en La Ceiba, departamento de Atlántida, donde los habitantes han alzado la voz quejándose de que el gobierno de Juan Orlando Hernández no ha hecho una “consulta previa e informada” con las poblaciones perjudicadas por la planta térmica.

Ensenada generará 70 megas de energía que, según las autoridades, beneficiarán a los departamentos de Atlántida y Colón, en el norte de Honduras, donde hay un conflicto de intereses entre los pobladores y las autoridades municipales y gubernamentales. Mientras el Gobierno asegura que el proyecto será beneficioso, las comunidades y organizaciones dicen que la térmica amenaza con contaminar el ambiente y perturbar la tranquilidad.

“Aprobación del Congreso Nacional de contratos leoninos a Laeisz es una estafa al pueblo que incurre empresa de los Hirsch, además de violación al derecho de consulta previa que poseemos comunidades garífunas y ecocidio al colocar una termoeléctrica base búnker C entre dos áreas protegidas”, escribió OFRANEH en Twitter. La organización garífuna dice que este proyecto podría afectar directamente el parque marítimo Cayos Cochinos y el parque cordillera Nombre de Dios.

Por otra parte, el alcalde ceibeño Jerry Sabio se refirió en 2018 en entrevista para Radio Progreso a los beneficios que el proyecto Ensenada traerá a varios departamentos de la costa norte de Honduras. El proyecto, dijo, “beneficia a la ciudad de La Ceiba, al Bajo Aguán y Colón porque estamos con un problema grave de racionamiento”.

Habitantes organizados de las comunidades que se consideran perjudicadas alegan que la instalación de la planta térmica violenta el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el cual obliga a la consulta previa e informada con las comunidades.

El proyecto ha estado causando problemas desde el año pasado a las comunidades, según denuncias. En mayo de 2019, varias poblaciones del sector se quedaron sin energía eléctrica durante diez horas debido a pruebas para la instalación de la planta térmica.

La empresa Comercial Laeisz, responsable del proyecto Ensenada, tiene tres contratos con la ENEE para generar 70 megas por un período de más de tres años que vencerán en 2021.

OFRANEH ha estado oponiéndose desde el principio a la instalación de la planta Ensenada. “Construcción termoeléctrica entre dos áreas protegidas sin contar con licencia ambiental alguna, teniendo otros posibles parajes para su localización, denota ausencia de compromiso con la transición climática y el derecho consulta previa burlado por @jerrysabio y #MIAMBIENTE“, tuiteó la organización étnica hondureña.

Los mensajes en redes sociales de OFRANEH incluyen fotos en las que denuncia que las autoridades municipales ceibeñas “le dieron la espalda al pueblo portándose como empleados de Laeisz y de Jesús Mejía (ENEE)”.

Lea: Persecución y violencia: respuesta del Estado de Honduras a comunidades indígenas y negras que defienden sus territorios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.