Dios le dijo a JOH: no robarás, no matarás ¿Y qué hizo JOH?

Presidente Hernández

Por: Oscar Miguel Marroquín

Estos dos mandatos bíblicos son para todos los humanos sin excepción alguna, por lo tanto lo son también para el que ocupa fraudulentamente la silla presidencial en Honduras, y además, de quien se dice que ha saqueado el seguro social y otras tantas instituciones del Estado con miras a financiar campañas políticas y además, a satisfacer caprichos personales o mejor dicho, a robar en beneficio personal y familiar, de todo esto hay información de sobra en la Fiscalía General como para abrir inmediato un expediente de investigación al fraudulento presidente.

Ahora bien, dejemos de lado momentáneamente todo lo que atañe a la institucionalidad del Estado y, pasemos a ocuparnos del papel que juegan los pastores evangélicos o algunos llamados apóstoles con relación a los dos mandamientos de la ley de Dios que dicen: NO ROBARAS, NO MATARAS.

Es lógico pensar que si JOH ha dado la orden de matar y además ha participado directa o indirectamente en acciones de latrocinio, entonces ha incumplido estos dos mandamientos bíblicos, lo que hace suponer que los pastores o profetas desde sus iglesias deberían denunciar esta afrenta mayor contra la voluntad divina, sin embargo, nada de eso ocurre, más bien estos supuestos adoradores de la palabra sagrada guardan un sepulcral silenció, algo así como una especie de complicidad, ¿Es que acaso cuando alguien mata a un hombre o mujer, no está matando la semejanza de Dios? Siendo, así las cosas, entonces por que los pastores o apóstoles callan semejante enfrentamiento con la ley divina.

La única respuesta que podemos encontrar de todo lo anterior, es que los pastores o apóstoles se han convertido en hijos de la hipocresía, de la complicidad, de la maldad terrenal y que básicamente utilizan la palabra de Dios como forma instrumental para obtener prebendas terrenales de todo tipo e incluso para obtener satisfacciones sexuales fuera de sus hogares, hay cientos de ejemplos en toda América Latina, Honduras no es la excepción, ejemplos documentados en los que estos pastores o apóstoles han permitido alianzas con el narcotráfico, el neofascismo e incluso con gobiernos neoliberales que han sumido a millones de seres humanos en la miseria.

De todo esto surge la siguiente interrogante ¿De cuál reserva moral nos hablan los pastores?

¿A caso la reserva moral debe callar ante el sufrimiento de los que se marchan forzosamente de su país por motivos de la gigantesca corrupción cometida por los funcionarios públicos?

La moral no es sinónimo del silencio cómplice.

¿Cómo pueden llamarse reserva moral, si callan ante tanta y tanta injusticia?

No existe una sola frase bíblica que obligue a los pastores o apóstoles a guardar silencio, sin embargo, estos contrariando todos los preceptos divinos de los que ellos mismos dicen ser fieles creyentes, optan por la complicidad junto a quienes han matado una y otra vez a los hijos de Dios y, por lo tanto, han matado la voluntad divina.

Nota relacionada Créalo o no, a JOH le llegó la hora

Volviendo  a lo que atañe propiamente a la política y el Estado, ahora esos mismos que se hacen llamar reserva moral, nos vienen con el cuento de quererse convertir en partido político, con el argumento de hacer bien las cosas desde el Estado, pero que argumento más descabellado y absurdo nos presentan estos, es que acaso no se dan cuenta que conocemos de sobra cuales son los verdaderos propósitos de esta incursión de la iglesia a la política, el propósito central de todo esto es facilitar o colaborar con la impunidad de quienes se han convertido en poderosos magnates a costa de un pueblo que va en tránsito de la pobreza a la miseria.

Cuando estos pastores o apóstoles llaman al pueblo para que este perdone toda la corrupción, los asesinatos, el lavado de activos y el narcotráfico entre otros delitos, esto no es más que un burdo intento por eliminar las leyes del país bajo el supuesto de que los corruptos, asesinos y narcotraficantes ya fueron juzgados y perdonados por Dios, de esta manera la impunidad terminaría por imponerse.

21 comentarios en “Dios le dijo a JOH: no robarás, no matarás ¿Y qué hizo JOH?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.