Día internacional de la juventud

Por: Mario Cooper

El 12 de agosto celebramos el Día Internacional de la Juventud, una fecha promovida por la ONU desde 1999, que busca conseguir la participación de los jóvenes en todos los ámbitos de la sociedad, para solucionar los desafíos a los que la juventud se enfrenta cada día.

La ONU ha destacado que este 2020 la intención es destacar las maneras en las que el compromiso de los jóvenes a nivel local, nacional y mundial puede enriquecer los procesos y las instituciones nacionales y multilaterales, así identificar cómo mejorar significativamente su representación y participación en las instituciones políticas oficiales.

Por lo tanto, la ONU también ha destacado la necesidad de aumentar el acceso a una educación de calidad, a la participación democrática y las competencias interculturales que le ayuden a vivir juntos, especialmente en las ciudades más pobladas.

Actualmente nuestra población juvenil es la más grande de la historia. Según datos de la ONU, en el mundo hay unos 1.800 millones de jóvenes con edades comprendidas entre 10 y 24 años. Y se trata de un colectivo frágil que hay que proteger, pero a su vez, con un gran potencial.

Con la generación de jóvenes más numerosa de la historia, se puede encabezar el impulso mundial para romper con los patrones del pasado y situar al mundo en la senda de un futuro más sostenible y resolver los problemas que se ven directamente más afectados como la pobreza, desempleo, delincuencia y desnutrición.

Los jóvenes suelen estar a la vanguardia y la juventud de hoy dispone de más información que cualquier otra. Su dinamismo, creatividad e idealismo se puede combinar para configurar las actitudes relativas a la demanda y contribuir a crear industrias más sostenibles.

No obstante, los jóvenes ya están influyendo en los patrones mundiales de producción, distribución y consumo, al tiempo que impulsan las iniciativas emprendedoras ecológicas mediante el diseño de productos y servicios sostenibles. En su calidad de consumidores conscientes, los jóvenes están en la primera línea del cambio encaminado a establecer patrones de consumo más justos, equitativos y sostenibles.

Las inversiones en los jóvenes propician que puedan contribuir a generar nuevos mercados, trabajos decentes, opciones de vivienda, transporte y turismo sostenibles y a suscitar otras oportunidades que beneficien al mundo.

‘‘En este Día Internacional de la Juventud, insto a todos a que se unan a este esfuerzo mundial en pos del progreso. Dotemos a los jóvenes de los recursos, el apoyo y el espacio que necesitan para generar un cambio duradero en nuestro mundo’’ Ban Ki-moon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.