Día 29 de la cuarentena. 14 de abril

Por: Fernando Destéphen

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-La normalidad que permite la emergencia.

De manera considerable se ha detenido el flujo, tanto de vehículos como de personas en el Distrito Central. Las aglomeraciones en mercados y supermercados se reducen a unas cinco o diez personas. El uso de las mascarillas es obligatorio. En los últimos 29 días los hondureños han sido obligados a estar en sus casas y las empresas han cerrado debido a la epidemia de Covid-19.

Este martes, y de acuerdo con las medidas de prevención contra el Covid-19, la circulación fue permitida para los ciudadanos cuyas identidades terminan en 2 y 3. La segmentación tal vez ha funcionado porque los ciudadanos ya se abastecieron, pero la pregunta que flota en el aire es: ¿y cuándo lleguen los días de pago qué pasará? ¿Otra vez las filas serán interminables y volverán las aglomeraciones?

Hasta ahora Honduras mantiene una aparente estabilidad sobre la pandemia, un cierto control, o es lo que se cree o pretende hacer creer el gobierno.

El gobierno ha oficializado 31 muertes, pero Iván Torres, miembro de la junta interventora del hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula, confirmó 18 cadáveres de pacientes que estuvieron en la sala de Covid-19, que todavía no se han sumado a la lista oficial. Ahora están en un contenedor frío. Según Torres, están a la espera de los resultados del laboratorio para confirmar si murieron o no por Covid-19.

Samuel Santos, vicepresidente del Colegio Médico de Honduras (CMH) dijo que no hay que maquillar la muerte, que hay que hablar con la verdad. También dijo que se desconoce el número de enfermos porque no se están practicando las pruebas necesarias. “Las malas decisiones que toman en Sinager (Sistema Nacional de Gestión de Riesgos) están repercutiendo en la salud y la vida de los hondureños”, manifestó Santos, quien sustentó que los políticos no sirven en crisis reales.

Brigada de médicos cubanos viene a Honduras

Mientras tanto, la esperanza de contener la pandemia ante la llegada de los médicos cubanos ronda la mente de muchas personas, esto también ha creado una grieta, por la cantidad de médicos hondureños sin trabajo, unos ocho mil, según la doctora, Suyapa Figueroa, presidenta del Colegio Médico de Honduras, quien aclaró que no está en contra de los médicos cubanos, pero que primero hay que emplear a sus colegas que están desempleados.

El ambiente del Distrito Central es amarillo opaco, de pereza y mucho calor.Una capa de bruma cubre Tegucigalpa y Comayagüela.

La transparencia es un tema del día, las compras y los responsables por “errores” en los listados o filtraciones,  han dejado al menos indicios de corrupción. Christian Santelli Echeverría, administrador de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) fue suspendido de su cargo. Él y otras personas responsables de enviar la información al sitio web de la secretaría de Finanzas sobre las compras, que se han hecho en el marco de la emergencia sanitaria, fueron suspendidos de sus puestos luego que los datos reflejaran compras sobrevaloradas.

Al quedar en evidencia, el gobierno optó por pedir una auditoría al Tribunal Superior de Cuentas (TSC) y a la Oficina Normativa de Contratación y Adquisiciones del Estado (ONCAE), sien embargo, estas instituciones no gozan de credibilidad porque están plegadas al oficialismo.

El director de Copeco, Gabriel Rubí, también salió al paso mostrando, supuestas, facturas para contrarrestar la información colocada en el sitio web por los mismos empleados y funcionarios del gobierno.

Ya casi ha transcurrido un  mes del confinamiento y las calles comienzan a tener la forma de antes. De esa esos días antes del Covid-19. Una flota de carros blancos se mueve por Tegucigalpa y Comayagüela. Son los ruidosos taxistas que, sigilosamente comienzan a salir luego de casi un mes sin trabajar. Aunque el servicio del trasporte colectivo esta prohibido por las medidas de aislamiento social, ellos burlan a los policías y comienzan a generar unos cuantos lempiras para paliar su apretada situación económica. Otros, que siempre deambulan por las calles, limpian vidrios. 

¿Será está crisis el punto de inflexión de la corrupción en Honduras?

El secretario de la Presidencia, Ebal Díaz, fue uno de los funcionarios que pidió sanciones para los involucrados en actos de corrupción en medio de la epidemia.

Carlos Hernández de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ) aclaró que ellos como institución no han acompañado la compra de los hospitales móviles, como lo aseveró el gobierno, al verse descubierto por la sobrevaloración de estos bienes del Estado. En pocas palabras, Hernández desmintió al gobierno.

Mientras  los cerros que rodean el Distrito Central continúan quemándose ante la indiferente mirada del gobierno, sólo los bomberos se multiplican en esta crisis.

Diez nuevos casos de coronavirus

Francis Contreras, quien apareció este martes media hora antes de lo normal en la acostumbrada cadena nacional de radio y televisión, explicó el desarrollo del virus a nivel mundial y qué es la prueba rápida.

Luego de una participación extensa, Contreras confirmó 12 casos nuevos, 419 casos positivos, 31 muertes, 9 recuperados.

Diversos líderes de opinión comentan que las cadenas de radio y televisión, que están siendo utilizadas de manera desproporcionada por el gobierno, deberían ser para propósitos que vayan más allá de promesas y datos superficiales de la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.