Día 15 de la cuarentena. Siete muertes

Por: Fernando Destéphen

Tegucigalpa.- Este lunes 30 de marzo, día 15 de la cuarentena estuvo marcado por la noticia que ya son siete hondureños que han fallecido a causa del coronavirus y que los casos van en ascenso mientras hoy entraron en vigencia las salidas controladas para evitar las aglomeraciones en los bancos, supermercados y estaciones gasolineras.

“Si no trabajo no como” repiten los comerciantes informales de la quinta avenida de Comayagüela, los que siguen vendiendo sus productos: frutas, verduras mascarillas lavables. Como Lizeth de 37 años con dos hijos, en su puesto se pueden contar: 1, 2, 3, 10, 20 papayas, unas 10 guayabas, aguacates cubiertos por una sombrilla de varios colores. A unos metros y sin medidas de distancia una fila comienza a hacerse enorme.

A 15 días de la cuarentena, Honduras vive un encierro obligatorio que se extenderá hasta el 13 de abril, esto, porque estas dos semanas son decisivas en el contexto de los contagios: se controla la situación o se sale de las manos de las autoridades y Honduras podría ser una especie de Italia.


El domingo ajustó mucho para asomarse a la ventana y respirar el silencioso aire de un Distrito Central en apariencia vacío.

La nueva medida será aplicada para que las personas puedan visitar supermercados, gasolineras, farmacias y bancos, los que estarán abiertos los días programados y en un horario de 9:00 de la mañana a 3:00 de la tarde, pero los martes, jueves, sábado y domingo queda prohibida la circulación. Nadie podrá salir de sus casas, esto para evitar la propagación del virus.

El mecanismo para controlar las salidas es así:
Lunes, desde las 9 am hasta las 3 pm podrán salir a abastecerse los ciudadanos cuyas cedulas de identidad terminen en los dígitos: 1, 2 y 3.
El miércoles: 4, 5 y 6.
Viernes: 7, 8, 9 y 10.

Gobierno de Honduras
Personas de la tercera edad, mujeres embarazadas y personas con discapacidad serán atendidos los mismos días, pero en un horario de 7 am hasta las 9 am.
Con estas medidas el gobierno pretende frenar la ola de contagios y que el sistema de salud, -colapsado de hace años- colapse y como en el himno nacional: serán muchos, oh Honduras tus muertos.

Las ayudas llegan lento a los barrios y colonias, los que ven de lejos protestan porque ya no tienen comida ni dinero.
Este lunes las calles tuvieron poco tráfico, los negocios -algunos- piden guardar la distancia, otros no, como en Comayagüela, que no se respeta e incluso ha habido congestionamiento vehicular.

Día 14 de la cuarentena

En el mercado informal las mascarillas se venden desde los 20 hasta los 30 lempiras, algunas son tela, tela, solo tela con elásticos, otras lavables, otras para construcción, algunas personas usan pañuelos, aunque la Organización Mundial de la Salud aclaró que el uso de mascarillas es casi inútil porque el virus se transmite en partículas de saliva diminutas y que lo mejor es guardar la distancia de uno o dos metros, no saludar de beso o de mano y usar gel.

“El coronavirus que provoca el COVID-19 se transmite por el contacto con gotitas de saliva que procedan de tos, estornudos o de la simple respiración cercana de otra persona. Pero no queda flotando en el aire ni es posible que se transmita a través de él si salimos a la calle o caminamos por un supermercado donde pasó un rato antes una persona infectada.

Así lo concluyó una informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que evaluó la evidencia científica disponible hasta el momento y que por eso mismo reiteró que no es necesario utilizar mascarillas para transitar por las calles.”
El gobierno ha oficializado siete muertos por complicaciones relacionadas al Covid 19: la interpretación popular: murió de Covid-19.
La especulación, la desinformación por redes sociales y por cadenas de Whatsapp es incesante y preocupa porque los remedios para el Covid 19, los muertos, los contagios y todas las tragedias que caben en un texto se transmiten a mayor velocidad que el Covid-19.

Gobierno de Honduras

Lo real: hay una nueva enfermedad, pero en las calles eso no parece ser así, algunos entienden la gravedad, otros no y para estos la Policía Nacional y la Policía Militar del Orden Público han prometido castigos, fuertes castigos para quienes incumplan el toque de queda, como decomiso del vehículo y 24 horas de detención.
Siempre en las calles, desde temprano las filas en los supermercados y bancos son extrañas, lejos quedaron los días de aglomeramiento contacto humano, esa perdida del espacio personal es ahora una regla; uno o dos metros alejado del prójimo.


También la lucha por un planeta mejor y más limpio sin usar plásticos, estos días son exentos de las buenas acciones pro ecologistas, primero se salva la humanidad, luego, si hay tiempo salvaremos al planeta.

Francis Contreras apareció con una cara más relajada y anunció que de 89 pruebas solo en dos casos resultaron positivos por Covid-19, pero aún no es un momento para regresar al caos normalizado, no, Contreras repitió las medidas de prevención, no mencionó a los muertos por Covid 19, quizás ya no sirven como estadísticas, tal vez lo olvidó, tal vez sin las costumbres un muerto es solo eso un muerto más, sin llorarlo, sin reunión familiar sin abrazos, pero muchas lágrimas ahogadas en la incertidumbre de qué sigue.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.