Día 12 de la cuarentena: los días tienen cara de domingo y la preocupación del último de cada mes

Por: Fernando Destéphen

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- En este décimo segundo dia de la cuarentena por coronavirus estuvo marcado porque los bancos abrieron. Hoy fue el primer viernes que la banca abrió sus puertas en el marco del toque de queda de la cuarentena. 

También abrieron las gasolineras y esta vez ya no hubo muchos comparadores que llenaron los tanques  de sus autos en días anteriores, y que no necesitan más,  pues los recorridos son cortos dentro de la ciudad debido al toque de queda. 

El sol golpeó fuerte y la temperatura alcanzó los 28 grados este viernes 27 de marzo en Tegucigalpa, la capital de Honduras

En la fila la gente se resistía a tomar la distancia de un metro, tal vez temen que ese espacio sea robado y alguien más entre antes que ellos. En todas las filas hay un guardián, ese devoto del panóptico que avisa quién se quiere colar en la fila.

Los guardias de los bancos solicitan a los clientes que se limpien los pies para entrar, el primer paso en una alfombra afuera del banco, un paso adelante está la otra alfombra, ahí un empleado pone gel desinfectante en las manos, tarda en secar y es pegajoso, otro empleado toma la temperatura, luego los sientan en sillas distanciadas. La sociedad se aleja, el aislamiento se normaliza,  el miedo también.

Una patrulla de la Policía Nacional pasa, notan que la gente no guarda la distancia, se bajan los cuatro policías y mientras dos personas colocan un toldo, el altavoz de la patrulla rompe el silencio: “por favor, tomen distancia, un metro, sino el banco tiene la autoridad de cerrar si no cumplen con las medidas”.

Al fin la gente entiende, se separa, la fila continúa ahora es más extensa. En una sucursal de Western Union la fila es igual de lejana.

Al frente del banco un empleado de una pollera limpia el polvo del mostrador con una máquina para soplar. Comienza a llegar la gente, solo para llevar, esperan, pagan, reciben y se van.

Los  vendedores ofrecen pan,  guantes, bolsas con agua y mascarillas cuyos precios oscilan entre los 25 y los 30 lempiras. Otro vendedor ofrece guantes empacados en las bolsas de semillas secas.
El comercio informal se adapta a la temporada, la selección natural aplica a las ventas.
Los bancos tienen la misma cara: dura, fría, poco amigable.

Las protestas siguen, ya no son temas políticos, exigen comida, “¿por qué a otros lados si van a entregar y acá no?” pregunta un hombre joven, pelo teñido y soportando el sol mientra bloquea una calle de Las Tapias, cerca del Campo de Parada Marte.

Otros pobladores cerraron la carretera a Olancho, exigen comida, la fila de vehículos es larga, el mismo sol casi a mediodía golpea otras caras, espaldas y brazos.
“Desde hace tres horas estoy acá” dice un ciudadano el que se bajó de su carro para quejarse.

La emergencia sanitaria por el Covid 19 ignora el hambre, las medidas de autoaislamiento del gobierno tampoco entienden del hambre, algunos funcionarios tampoco.

Hasta el 26 de marzo en la noche Honduras registraba 67 casos confirmados, una muerte y Estados Unidos había superado a Italia en número de contagiados.
Por la tarde, Honduras suspira y aguanta la respiración cada vez que, Francis Contreras, vocero del Sistema Nacional de Gestión de Riesgo (Sinager), anuncia con voz pausada cuántos resultados han sido positivos, esto día a día.

Honduras se mueve lento y poco a poco en el contexto de esta enfermedad, la gente sabe poco, en los mercados de Comayagüela la vida sigue igual: venta de frutas, verduras, pan, el tráfico es poco, no hay buses los pocos taxis que andan cubren con papel blanco el número.
Las filas en los bancos duran todo el día, como el miedo de la gente al contagio.
En esta normalidad debido al Covid 19 ha creado una tradición: esperar, por la tarde la Cadena Nacional de Radio y Televisión, en la que Francis Contreras, vocero del Sistema Nacional de Gestión de Riesgo (Sinager) anuncia la cantidad de contagios.

Este viernes no fue en la tarde, sino al finalizar esta, a las 6 de la tarde, Francis Contreras, inflexible en su mirada, con una cara más fría -y preocupada- anunció 27 casos confirmados. 27 casos y la noche del viernes 27 de marzo, el día 12 de la cuarentena fue más silenciosa.
Honduras 94 casos y una muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.