Desfase financiero de tres mil millones para el 2021 en el IHSS

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

La autoridad sindical de la institución sospecha que el despilfarro continuó durante la gestión de la Junta Interventora, pues nunca informaron nada…

Tegucigalpa, Honduras.- Si los servicios de salud del Instituto Hondureño de Seguridad Social, (IHSS), renqueaban y se desangraban con lentitud, la expectativa para el 2021 es que esto empeore a causa del impacto económico de la pandemia de Covid-19, que sigue diezmando empresas formales, al proyectar un déficit de tres millones de lempiras, equivalentes al 41 por ciento del presupuesto general de la entidad

Un impacto financiero que hoy es el olor de la guayaba que atrae el interés de las Administradoras de Fondos de Pensiones, (AFP´s), de dos importantes bancos del país, señaló el presidente del sindicato del IHSS.

“Bajo las proyecciones establecidas al cierre del periodo 2020 se espera un Déficit presupuestario de L3,000.0 millones (tres mil millones de lempiras) equivalente al 41% del presupuesto vigente, por lo que el uso de las reservas líquidas serán insuficientes para atender la estructura de gasto vigente, no permitiendo tampoco la incorporación presupuestaria de recursos adicionales para atender la pandemia”, según este informe al que Criterio.hn tuvo acceso.

El panorama gris se desprende de uno de los pocos informes financieros desde que la Junta Interventora tomó las riendas del IHSS tras el escandaloso fraude de 7 mil millones de lempiras que dejó la administración de Mario Zelaya Rojas y cuyos autores intelectuales, al igual que con la discrecionalidad de la Fiscalía en el caso de Invest-H, persisten en la impunidad.

El informe, denominado “Marco de Gestión del IHSS frente a la Pandemia”, fue presentado en una reunión vía Zoom del Concejo Económico y Social, con presencia de Herman Leitzelar, por la Junta Interventora, Carlos Madero, Coordinador del Gabinete de Gobierno, Juan Carlos Sikaffy, presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada, (COHEP); Armando Urtecho, director del ente empresarial, Hilario Espinoza, por las centrales obreras y Héctor Escoto, presidente del sindicato del Seguro Social, entre otros. 

El mismo revela que “al 30 de junio de 2020, los ingresos por cotizaciones del Régimen (del Seguro de Atención a la Salud) no son suficientes para atender la estructura de gasto vigente, teniendo que hacer uso de reservas líquidas derivadas de recuperaciones de cuentas por cobrar, uso eficiente de los recursos de periodos anteriores, para atender los gastos fijos del Régimen, es así que se registra un resultado negativo entre ingresos por cotizaciones y gastos de L. 253.9 millones”.

“En este resultado ha incidido de manera directa la reducción importante los ingresos del Régimen, a consecuencia del impacto que la pandemia ha provocado en la economía de las empresas e instituciones cotizantes al IHSS”.

“Por corresponder a un régimen eminentemente de gasto, los principales rubros de ejecución corresponden a: Pago de planilla de sueldos y salarios, seguido (de) compra de medicamentos, materiales e insumos y servicios, entre otros”, señaló Leitzelar, interventor del IHSS desde el 2013 al par de Vilma Morales y Carlos Salinas.

Dentro de la estructura de la institución el Régimen del Seguro de Atención a la Salud, (RSAS), es el que financieramente enfrenta mayores retos para atender la pandemia y cubrir necesidades de insumos, materiales, equipamiento, contratación de recurso humano; ampliar la capacidad hospitalaria, pago de subsidios o incapacidades laborales.

El presupuesto del RSAS asciende a 7 mil 288 millones 119 mil 510 lempiras; previsto con una proyección de ingresos estimados en 2020 de 7 mil 968 millones 600 mil lempiras; ´dando como resultado una cobertura presupuestaria del 9% adicional al techo de gasto aprobado´, o sea, un desfase cercano a 700 millones de lempiras.

Un quinto gráfico de la Situación Financiera del RSAS del IHSS, muestra una tendencia más marcada hacia la baja en la recaudación mensual durante el primer trimestre de 553.4 millones de lempiras a 399 millones de lempiras en el segundo trimestre del año, equivalentes al 28%.

Lo anterior confirma un cierre del 2020 en que los ingresos “se reduzcan un más pasando a un promedio de recaudo en el tercer trimestre de L265.20 millones y en el último de L.110.7 millones”.

“Teniendo que ser necesario la obtención de fuente de financiamiento empleando el servicio de deuda, aunado al incremento de las cotizaciones del régimen”, según el informe.

CUESTIONAMIENTOS

Ismael Zepeda, del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras, (FOSDEH) dijo desconocer el informe y que durante su gestión la Junta Interventora no ha rendido cuentas al país.

“Ellos llegaron a acomodar algunas cosas y desde que fue creada no han dado un informe de cuánto ha sido el latrocinio del 2013, si hubo recuperación, qué pasó con los inmuebles de Mario Zelaya; solo hubo un informe de Vilma Morales diciendo que no eran 7 mil millones, sino que 4 mil millones, no hay nada”.

“Para mí ese informe es una sorpresa porque al final dejan oculto todo, el Seguro Social no es una empresa, los aportantes y derechohabientes tienen derecho a conocer la situación, aunque se proyecta una ruptura de techos y endeudamiento, aunque los pacientes no ven una mejor atención.

Héctor Escoto, presidente del Sindicato del Seguro Social, aseveró que el financiamiento no tiene nada que ver con la privatización, una vía de rescate es que el Estado sea solidario

reconoce que la entidad ha perdido el 41 por ciento durante la pandemia, algo que, junto a un decreto ejecutivo, que ordena atender a miles de trabajadores suspendidos, erosionan las finanzas y desmejoran la compra de medicinas, equipos, desarrollo estructural y la contratación de médicos, especialistas y enfermeras, entre algunas secuelas.

Además del pago de incapacidades sin que el Estado diga voy a pagar. “Con 100 mil suspendidos es un hoyo enorme”, acotó.

Mario Rojas, representante de las centrales obreras en el Consejo Económico y Social, aseguró no tener copia del informe financiero del IHSS.

“La comisión interventora no ha sido abierta porque nadie la auditó, en seis años no informó y los derechohabientes sale sin nada del Seguro Social; para mí sí ha habido malos manejos en el Seguro Social”, opinó.

Tampoco se ha hecho público cuánto recuperó la Oficina Administradora de Bienes Incautados, (OABI) de lo que saqueó Mario Zelaya, por eso creo que han seguido despilfarrando”, puntualizó el líder sindical.

Estos señores andan esquivando y promoviendo cuestiones que no son acordes al IHSS, donde no hay medicamentos para enfermedades crónicas, la Comisión sólo llegó a limpiar lo que había hecho Mario Zelaya.

Las AFP’ las manejan los bancos de mayor ingreso, son sin escrúpulos y solo buscan esquilmar al paciente; con esta pandemia tendremos que reinventarnos, Banco Atlántida y FICOHSA, sabemos la trayectoria de este último banco que ha sido mencionados en casos que dan pena, por eso estamos en la mirilla”, concluyó el dirigente obrero.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.