Auditoría a muertes por Covid-19 en Olancho, otra muestra de improvisación durante la Pandemia

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa, Honduras.- El Sistema Nacional de Gestión de Riesgo (Sinager), informó que enviará al departamento de Olancho a un equipo forense para realizar una auditoría de las actas de defunciones a más de cien muertes por Covid-19 registradas en esa zona del país.

La jefe de Respuesta Rápida de Sinager, Roxana Díaz, manifestó que el jueves iniciarán las labores de verificación de los decesos en los municipios de Juticalpa, después se trasladarán a Catacamas y así sucesivamente a los demás municipios en donde sus habitantes han sido contagiados de Coronavirus.

“Viajaremos tres médicos especialistas post-mortem y cuatro microbiólogos, para hacer una especie de auditoría caso por caso de las muertes por Covid-19. Hay errores en cada defunción, casos en donde no se les aplicó pruebas PCR post-mortem, solo pruebas rápidas”, afirmó luego de que trascendiera en medios de comunicación el incremento de casos que se han reportado en Olancho.

Según el personal de Sinager, que se encarga del registro de actas de defunción de personas fallecidas con sospecha de Covid-19, el repunte de casos puede estar relacionado también con la falta de cuidados en las medidas de bioseguridad de los habitantes de Olancho, como el uso de la mascarilla como principal acción para protegerse, así mismo guardar la distancia y evitar las aglomeraciones.  

Autoridades de Salud, por su parte, han salido al paso manifestando que factores que agravan la situación de contagios o sospecha de Covid-19 se debe a que  la población está llegando muy tarde al hospital en busca de atención médica.

Epidemiólogos son del criterio que las pocas pruebas PCR que se han realizado en una población tan extensa, es otra muestra de falta de asistencia a la población para evitar más contagios.

Ante esto, la Secretaria de Salud anunció que junto al personal de Sinager quienes realizarán las auditorías de los casos de personas fallecidas por sospecha de Covid-19, también un equipo médico intervendrá con las familias. 

¿QUIÉN AUDITA A QUIÉN?

La auditoría que plantea hacer Sinager sobre muertes sospechosas de Covid-19   es una nueva acción incoherente, que lo que demostrará una vez más, es la  improvisación máxima en esta pandemia, ¿Quién audita a quién? Es la observación que debemos tener en cuenta, dijo a Criterio.hn la ex directora de Medicina Forense, Julissa Villanueva.

Julissa Villanueva

Julissa Villanueva, ex directora de Medicina Forense dijo que, » En Olancho, todo se entierra, ni siquiera se investiga las muertes violentas, los femicidios, ahora pretenden auditorías por muertes COVID-19, están proyectando una vez más, improvisación de contención».

 

No es una auditoría de muertes, es un nuevo invento, no es una acción estratégica inteligente en este momento en que vivimos una Pandemia, lo ideal hubiese sido el estudio epidemiológico de los casos positivos con pruebas de tamizaje, eso es lo que necesita Olancho en estos momentos de emergencia, y que Medicina Forense asuma su rol de cobertura con la creación de  una sede forense en esa región, eso es lo que se necesita la población entorno a este tema,  con la estructura forense bien desarrollada se realizarían investigaciones post mortem adecuadas, las autopsia en tiempos adecuados y más ahora con la Pandemia, sin olvidar la investigación criminal.

Entendiendo esto, la población debe tener claro que “el grupo de médicos de Sinager son los que deberían ser auditados y supervisado por el servicio forense Nacional ya que estoy segura que las causas de muerte en los más de 140 muertes domiciliarias  del distrito central tampoco se han investigado, carecen de certificados bien soportados científicamente y son llenados con la rapidez para evitar escándalos”.

Aconsejó a los responsables que, “la articulación del trabajo de los médicos en el  Sinager debe ir de la mano del trabajo integral para con los forenses, y no la usurpación de funciones de aquellos que pretenden verificar causas de muerte en certificados médicos (papel) que ya se sabe son certificados de mala calidad”.

NI SIQUIERA LAS MUERTES VIOLENTAS HAN INVESTIGADO

Para Villanueva el tema de las muertes en Olancho, sin tener claras las causas, es histórico ya que son decenas de casos los que conoce en donde han pasado muchos años y a la fecha no existen dictámenes forenses.

“Hay un desapego científico en relación a establecer las verdaderas causas  y manera de muerte en esa región ya que en ese departamento es tierra abandonada por parte del departamento forense Nacional y todo se entierra y después se inventan hallazgos pero de manera superficial lo que ha sumado a varios casos de impunidad”, lamentó.

Es uno de los departamentos en donde se entierran los femicidios, las muertes violentas de niños y niños, y no digamos cualquier sospecha de Covid-19 ahora, las exhumaciones son el recurso científico que los fiscales tienen para investigar la muerte violenta y hasta estas llegan muchas veces tarde, recordó haciendo énfasis en que para los forenses una avanzada putrefacción en los cuerpos termina con los hallazgos que dan origen a las causas de muertes y terminan en ser una sumatoria de muertes por “causas indeterminadas” o muertes “en estudio”.

Para la ex directora de Medicina Forense Olancho necesita en estos momentos un estudio epidemiológico de detección de casos con pruebas de tamizaje y se realicen muestreo del 10 por ciento de la población.

Construcción de una sede regional  de Medicina Forense completa para que se investigue la muerte violenta o se construya una sala de autopsias en el hospital regional más cercano ya que no existe investigación científica en los hospitales nacionales.

“No hay sala de autopsias para que se investigue muerte violenta por parte de medicina forense, ni tampoco salas de autopsias en hospitales regionales donde se realizan autopsias intrahospitalarias que sean  el control de calidad en los hospitales. No solo es trabajo del Ministerio Público (MP) también es deber del Ministerio de Salud que carece de departamentos de Anatomía Patológica”.

Tal es la situación de Olancho, que algunas veces se envían “con suerte” algunos cuerpos de víctimas de violencia hacia Tegucigalpa o San Pedro Sula, pero generalmente se entierran, para después solicitar exhumaciones.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.