Demagogia, intereses privados y riesgos a la salud en ley de vacuna covid-19

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa. – En un típico acto de demagogia epidemiológica, mezclado con intereses políticos del partido en el poder y cierto sector privado del país, se convirtió la aprobación del proyecto de Ley para aplicar la vacuna contra el Covid-19 de forma gratuita en Honduras, denunció el diputado de Innovación y Unidad, (PINU-SD), Luis Redondo.

“Es decir que al Partido Nacional no le importa comprar cualquier vacuna que puede causar efectos, dañar la salud o que haya consecuencias porque ni siquiera hay estudios que puedan determinar que hay una vacuna adecuada, y quieren comprar cualquier porque es una acción política”, dijo Redondo.

La norma se aprobó en sesión virtual del Congreso Nacional el jueves anterior sin contar con una opinión científica que la refrende, y después que la junta directiva rechazara mociones que incorporaban el criterio de un consejo consultivo científico.

También se rechazó la veeduría de oenegés independientes de la sociedad civil por la transparencia y rendición de cuentas que demanda la comunidad. Incluso la opinión del diputado nacionalista Oswaldo Ramos Soto, que destacó la falta de respaldo científico.

“Estas son circunstancias que podrían deparar en daños a la salud, además, existen presiones de un sector de la empresa privada por asignarla a una firma en particular”, señaló Redondo.

Siguiendo la línea de irrespetar el reglamento interno de la cámara legislativa el proyecto fue remitido a las 9:51 de la noche y 12 horas después sometido a votación sin que la Comisión de Salud sancionara el dictamen, que tuvo el respaldo exclusivo del diputado Mario Noé Villafranca, presidente de dicha comisión.

Propuestas de crear un consejo consultivo con científicos nacionales como Sir Salvador Moncada, María Elena Vallecillo y María Elena Botazzi, entre otros, de la diputada de Libre, Patricia Murillo. Otra de Enrique Yllescas de integrar al Concejo Nacional Anticorrupción, (CNA) y al Foro social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras, (FOSDEH) y otros, en labores de veeduría y rendición de cuentas a la sociedad, fueron rechazadas por la junta directiva del Congreso Nacional.

El diputado pinuista denunció que un sector de la empresa privada presiona para que la vacuna se compre a un distribuidor que tiene la representación de tal o de cuál vacuna en el país.

“Hay presión para que se le dé a esa casa privada y no queremos que el tiempo no dé la razón porque las consecuencias pueden ser nefastas para la población”, acotó el legislador. 

Quieren tener un cheque en blanco sin determinar el monto de los fondos para comprar una cantidad indeterminada de vacunas, y sin la certificación del Departamento de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos, (FDA, siglas en inglés).

El proyecto obliga al Instituto Hondureño de Seguridad Social, (IHSS), apegarse a la Vacunación del 2014, y esta señala que no podemos comprar una vacuna que no esté aprobada por el Departamento de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos, (FDA, siglas en inglés), cuando AstraZeneca aún no tiene la certificación de este organismo y más bien está siendo demandada por efectos secundarias.

Asimismo, cuestionó la conducta del presidente de la Comisión de Salud, Mario Villafranca, médico que en la sesión aseguró que la vacuna de AztraZeneca fue aprobada por la FDA o la EMA, “y la vacuna de Aztra no tiene esa certificación, por eso no fue turnado a la comisión”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.